guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Planificación de la empresa

Planificación de la empresa

Establecimiento de objetivos y estrategias por parte de la empresa, así como las tareas necesarias para alcanzarlos.

Gestión empresarial

Concepto

Supone el establecimiento de objetivos y la decisión sobre las estrategias y las tareas necesarias para alcanzar esos objetivos. La planificación es previa a otras funciones de dirección; es imposible organizar, gestionar y controlar con eficacia sin unos planes adecuados.

Horizonte temporal de la planificación

En la empresa pueden coexistir diferentes planes coherentes entre sí.

Ha de distinguirse entre planes a corto plazo y planes a largo plazo:

Los planes a corto plazo suelen tener un horizonte temporal no superior a un año. Algunos autores a la planificación a corto plazo la denominan planificación táctica, porque constituye una táctica para alcanzar los objetivos que se tienen a largo plazo. Evidentemente, los planes a corto plazo tienen que estar integrados con los planes a largo. Si falta esta coordinación, como a menudo sucede en la práctica, los planes a corto plazo contribuyen muy poco o nada a la consecución de los deseos que se tienen a largo plazo.

Los planes a largo plazo tienen una duración variable. Algunas empresas planifican solo a dos años, mientras que otras tienen planes a veinte o treinta años, pero el horizonte temporal más habitual está comprendido entre los tres y los cinco años.

La forma más extendida de planificación a largo plazo es la denominada planificación estratégica que es aquella que comporta la realización de las siguientes tareas:

  • Determinar la misión principal de la organización.
  • Analizar el entorno de la organización.
  • Analizar los puntos fuertes y débiles de la organización.
  • Fijar objetivos a alcanzar en un plazo de cinco años.
  • Desarrollar estrategias para implementar los planes.

Tipos de planificación

Según la orientación temporal que presenta la planificación, se distinguen cuatro formas principales:

  • a) Planificación reactiva: la intención del planificador reactivo es recuperar una situación anterior. Su metodología busca descubrir la causa perturbadora y tratar de eliminarla. La planificación es autocrática y premia el valor de la historia y la experiencia.
  • b) Planificación inactiva: supone actuar para que todo siga igual. Evita que se produzcan cambios. Cuando se produzcan crisis que pongan en peligro la estabilidad, la energía se dirige a eliminar la amenaza y no la causa. La recopilación exagerada de información o el abuso de comités son medios de su predilección.
  • c) Planificación preactiva: la planificación en una organización preactiva se concentra en pronosticar el futuro y prepararse para él aprovechando las oportunidades y eliminando las amenazas.
  • d) Planificación interactiva: parte de que el futuro es controlable. Los interactivistas creen que el futuro es afectado por lo que una empresa y los demás hacen. La planificación abarcará así el diseño de un futuro deseable y de los métodos que nos permitirán llegar a él.

Estas cuatro propuestas no suelen encontrarse en forma pura, sino que, en cualquier empresa, se hallarán mezclas y actitudes “impuras”. Sí habrá una predominancia de uno de estos tipos, que es ajustable y modificable.

La manera de enfrentar la participación en el proceso de planificación está directamente relacionada con la propuesta temporal que contiene.

El proceso de planificación

En la planificación ha de seguirse un enfoque lógico y bien desarrollado con las siguientes fases:

  • a) Reconocimiento de las oportunidades existentes. Los grandes éxitos se consiguen aprovechando las grandes oportunidades, pero, para ello, como es obvio, previamente es preciso advertir su existencia. ¿Existe algún servicio deseable que podría prestar la empresa? ¿Hay alguna necesidad en algún segmento del mercado que esté sin cubrir y que podría cubrirse creando un nuevo producto? ¿Qué dicen sobre ello nuestras investigaciones de mercado? ¿Pueden obtenerse más recursos con algún nuevo producto financiero?.
  • b) Selección de los objetivos del plan. El plan ha de tener algún propósito. Sin un objetivo claro y cuantificable, el plan fracasará. Por el contrario, un objetivo preciso ofrece una dirección y un sentido a las demás fases de la planificación.
  • c) Identificación y creación de alternativas. Se han de identificar las diversas alternativas existentes para alcanzar los objetivos. En esta fase es importante tener ideas creativas pues las mejores alternativas no son siempre las que resultan evidentes.
  • d) Evaluación de las alternativas. Cada alternativa ha de ser evaluada con precisión a la vista de los objetivos. El éxito precisa un estudio cuidadoso de las ventajas e inconvenientes de cada una de las alternativas existentes. Ha de estudiarse el coste de cada una, sus posibles resultados, la disponibilidad de recursos suficientes para llevarla a cabo, el tiempo que requerirá, etc.
  • e) Selección de una alternativa. Si se han seguido las fases anteriores cuidadosamente, se puede tener confianza en que la selección es la adecuada. No obstante, es posible que no estén del todo claras las ventajas e inconvenientes de todas las alternativas. Nunca se tiene toda la información que sería deseable para tomar una decisión. Sin embargo, hay que tomarla.
  • f) Seguimiento del plan. Como vivimos en un mundo que es cada vez más incierto y como los directivos son personas y, por lo tanto, seres imperfectos, ha de efectuarse un seguimiento continuo del plan que puede poner de manifiesto la conveniencia de alterar alguna o varias de las fases.

La planificación es conveniente en sí misma. Incluso si se fracasa en la consecución de los objetivos del plan, en el proceso se consigue un mejor conocimiento de la empresa, de sus posibilidades, de su entorno, de sus medios, etc. Planificar obliga a una disciplina de estudio e investigación que genera un conocimiento que, como todo saber, es conveniente en sí mismo.

Recuerde que...

  • Es imposible organizar, gestionar y controlar con eficacia sin unos planes de empresa adecuados.
  • Los planes a corto plazo suelen tener un horizonte temporal no superior a un año.
  • Los planes a largo plazo tienen una duración variable.
  • Tipos de planificación: planificación reactiva, planificación inactiva, planificación preactiva y planificación interactiva.
  • El proceso de planificación: reconocimiento de las oportunidades existentes, selección de los objetivos del plan, identificación y creación de alternativas, evaluación de las alternativas, selección de una alternativa y seguimiento del plan.
Subir