guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Renting

Renting

Contrato de alquiler a largo plazo de un bien entre una compañía especializada arrendadora y un arrendatario.

Banca y bolsa

Concepto

Contrato de alquiler a largo plazo de un bien, que se celebra entre una compañía especializada arrendadora y un arrendatario, el cual incluye una serie de servicios complementarios que se amoldan a las necesidades del segundo. En España no existe una regulación legal específica del renting, debiendo remitirse a lo que de forma general regula el Código Civil sobre el contrato de arrendamiento de bienes y a lo que libremente dispongan las partes contratantes de la operación.

Notas características

Las principales características que definen a este producto son las siguientes:

  • Es un servicio de tipo integral.
  • Es ofrecido por entidades financieras y por grandes compañías especializadas, así como por divisiones y filiales de los propios fabricantes de los bienes.
  • Puede realizarse sobre bienes muebles (maquinaria, vehículos, ordenadores, fotocopiadoras, etcétera) y también sobre inmuebles, aunque este último caso es mucho menos habitual.
  • Con la operación no se persigue la propiedad del bien sino solamente su disfrute.
  • El arrendatario puede realizar o no una actividad empresarial o profesional.
  • El contrato de renting tiene carácter irrevocable, salvo pacto en contrario entre las partes.

Operativa

El arrendatario puede utilizar el bien con las limitaciones que se especifiquen en el contrato en función del uso. De este modo, puede establecerse un número determinado de horas/mes para una máquina, un número de fotocopias/año para una copiadora o un número de kilómetros/año para un automóvil. Por lo general, el contrato incluye unas cláusulas de penalización económica para el caso de que se sobrepase la utilización inicial pactada del bien. También es posible pactar una bonificación en el precio para el arrendatario si este no alcanza el uso previsto. El coste de la operación se fracciona en cuotas periódicas que suelen ser mensuales, prepagables y constantes, y se calcula en función del bien arrendado, los servicios complementarios contratados y la duración del arrendamiento. Además es habitual que se exija al arrendatario el depósito de una fianza a la firma del contrato, equivalente a una o dos cuotas, reintegrable a la finalización del mismo. En el caso de un renting realizado sobre un automóvil, por ejemplo, la cuota periódica variará en función de la marca y modelo elegidos, del descuento de flotas aplicado por el fabricante (que la entidad arrendadora suele trasladar al arrendatario), del plazo arrendado, del kilometraje anual y de los servicios contratados (seguro a todo riesgo, cambio de neumáticos, impuesto de circulación, mantenimiento, averías, etcétera). En cuanto al mantenimiento de los bienes, fundamentalmente el correspondiente a maquinaria y vehículos, es habitual que se obligue al arrendatario a realizarlo en los talleres concertados por la compañía de renting. De igual modo, en algunos tipos de renting, como en el caso del efectuado sobre vehículos, el cliente debe amoldarse a la oferta limitada de modelos que ofrece el arrendador.

Al finalizar el período de arrendamiento se puede optar entre devolver el bien a la compañía de renting o prorrogar el contrato de alquiler. Aunque la operación no incluya opción de compra (recordar que con ella se persigue únicamente el disfrute del bien), puede ofrecerse la posibilidad de negociar la transmisión del elemento al finalizar el contrato, en función de cuál sea su valor de mercado.

El renting parece un servicio adecuado para usuarios que trabajan con activos expuestos a rápidas transformaciones, los cuales necesitan tener siempre al día. Por otro lado, facilita la gestión administrativa de los empresarios al integrar en una única factura el alquiler y los servicios complementarios de los bienes, permitiendo además un mejor control de ciertos elementos de coste empresarial que se transforman de naturaleza variable a fija (mantenimiento, reparaciones, seguros, etcétera). No obstante, no es una opción que se encuentre disponible para todos los bienes empresariales que se puedan necesitar.

CONDICIONES BÁSICAS DEL CONTRATO DE RENTING DE AUTOMÓVILES
QUÉ INCLUYEQUÉ EXCLUYE
Gestión integral del vehículo (compra, matriculación, mantenimiento, etcétera)Pago de las multas por infracciones que pueda cometer el usuario en la utilización del vehículo
Gestión y pago de los impuestos correspondientes (matriculación, circulación, etcétera)Reparaciones por daños debidos al mal uso demostrado del vehículo o irresponsabilidades cometidas
Contratación del seguro de vehículos en las diferentes modalidades posiblesResponsabilidad por conducción bajo los efectos del alcohol, estupefacientes u otras drogas
Mantenimiento preventivo del vehículo conforme a las revisiones indicadas por el fabricanteDaños que provengan del incumplimiento de las instrucciones especificadas por el fabricante o por la conducción o realización de práticas temerarias
Asistencia en carretera desde el kilómetro 0 o desde un determinado punto kilométricoLimpieza del vehículo
Atención integrada en un único número de teléfono durante 24 horas los 365 díasGastos de peaje y del combustible
Mantenimiento integral del vehículo incluyendo piezas y mano de obra
Reparaciones del vehículo
Sustitución de neumáticos a partir de un número de kilómetros
Asistencia jurídica
Vehículo de sustitución si el alquilado se halla en el taller
Informes periódicos acerca de la gestión de los vehículos
Fuente: Revista Emprendedores, Nº 121, 2007, pág. 151.

Recuerde que...

  • En España no existe una regulación legal específica del renting.
  • El renting parece un servicio adecuado para usuarios que trabajan con activos expuestos a rápidas transformaciones, los cuales necesitan tener siempre al día.
  • Al finalizar el período de arrendamiento se puede optar entre devolver el bien a la compañía de renting o prorrogar el contrato de alquiler.
  • Aunque la operación no incluya opción de compra, puede ofrecerse la posibilidad de negociar la transmisión del elemento al finalizar el contrato, en función de cuál sea su valor de mercado.
  • El contrato de renting incluye unas cláusulas de penalización económica para el caso de que se sobrepase la utilización inicial pactada del bien.
Subir