guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Pagaré

Pagaré

Título o documento de crédito por el que una persona (librador o firmante) se obliga a pagar a otra (tenedor) una cantidad en fecha y lugar determinados.

Banca y bolsa

Concepto

Un pagaré es un título o documento de crédito por el que una persona (librador o firmante) se obliga a pagar a otra (tenedor), o a su orden, una cantidad en fecha y lugar determinados. Cuando se asocia a una operación comercial, el carácter de este documento es similar al de una letra de cambio, con la que comparte una regulación jurídica muy similar. A diferencia de la letra, en el pagaré coinciden las figuras del librador y el librado, y no existe un modelo oficial para él, aunque sí existe un modelo normalizado de pagaré de cuenta corriente que se utiliza en el ámbito bancario, válido para las entidades financieras españolas, cuyo procedimiento ha sido desarrollado a través de sus respectivas asociaciones (Asociación Española de Banca, Confederación Española de Cajas de Ahorro y Unión Nacional de Cooperativas de Crédito). Este es el tipo de pagarés que proporcionan las entidades de crédito a sus clientes en forma de talonarios o en papel continuo.

Además puede hacer referencia a una promesa de pago emitida al descuento por una empresa y también a una obligación o bono de características especiales en cuanto a su vencimiento, restricciones a los tenedores, interés variable, etcétera.

Características

El pagaré, en su vertiente de documento de crédito asociado a una operación comercial, viene regulado en los artículos 94 al 97 de la Ley 19/1985, de 16 de julio, Cambiaria y del Cheque (LCCH), con entrada en vigor el 1 de enero de 1986. A partir de dicha legislación, podemos señalar los requisitos específicos que deberá contener:

  • La denominación de pagaré inserta en el texto mismo del título y expresada en el idioma empleado para la redacción de dicho título.
  • La promesa pura y simple de pagar una cantidad determinada en euros o moneda extranjera convertible admitida a cotización oficial.
  • La indicación del vencimiento.
  • El lugar en que el pago haya de efectuarse.
  • El nombre de la persona a quien haya de hacerse el pago o a cuya orden se haya de efectuar.
  • La fecha y el lugar en que se firme el pagaré.
  • La firma del que emite el título, denominado firmante, el cual es el obligado principal. En este sentido, desde el momento en que nace el pagaré, es decir, desde que lo firma el emisor y lo pone en circulación (lo entrega a un tercero), este título de crédito tiene al firmante como obligado principal.

El título que carezca de alguno de los elementos anteriores no se considera pagaré, salvo en los siguientes casos:

  • El pagaré cuyo vencimiento no esté indicado se considera pagadero a la vista (es decir, en el momento de su presentación).
  • A falta de una indicación especial, el lugar de emisión del título se considera como lugar de pago y, al mismo tiempo, como lugar de domicilio del firmante.
  • El pagaré que no indica el lugar de su emisión se considera firmado en el lugar que figure junto al nombre del firmante.

Según el artículo 96 de la LCCH, “serán aplicables al pagaré, mientras ello no sea incompatible con la naturaleza de este título, las disposiciones relativas a la letra de cambio y referentes:

  • Al endoso (artículos 14 a 24).
  • Al vencimiento (artículos 38 a 42).
  • Al pago (artículos 43 y 45 a 48).
  • A las acciones por falta de pago (artículos 49 a 60 y 62 a 68). No obstante, las cláusulas facultativas que se incorporen al pagaré, para su validez, deberán venir firmadas expresamente por persona autorizada para su inserción, sin perjuicio de las firmas exigidas en la presente Ley para la validez del título.
  • Al pago por intervención (artículos 70 y 74 a 78).
  • A las copias (artículos 82 y 83).
  • Al extravío, sustracción o destrucción (artículos 84 a 87).
  • A la prescripción (artículos 88 y 89).
  • Al cómputo de los plazos y a la prohibición de los días de gracia (artículos 90 y 91).
  • Al lugar y domicilio (artículo 92).
  • A las alteraciones (artículo 93).

Son igualmente aplicables al pagaré las disposiciones relativas a la letra de cambio pagadera en el domicilio de un tercero o en localidad distinta a la del domicilio del librado (artículo 5 y artículo 32); a la estipulación de intereses (artículo 6); a las diferencias de enunciación relativas a la cantidad pagadera (artículo 7); a las consecuencias de la firma puesta en las condiciones mencionadas en los artículos 8 y 9; a las de la firma de una persona que actúe sin poderes o rebasando sus poderes (artículo 10); a la letra de cambio en blanco (artículo 12) y a sus posibles suplementos (artículo 13).

También serán aplicables al pagaré las disposiciones relativas al aval (artículo 35 a 37). En el caso previsto en el artículo 36, párrafo último, si el aval no indicare a quién se ha avalado, se entenderá que éste ha sido al firmante del pagaré”.

Pago

Con respecto a los pagarés que hayan de hacerse efectivos a cierto plazo desde la vista, la LCCH prevé el mismo plazo de presentación que establece para la letra de cambio en su artículo 27 (en concreto, en el año siguiente a su fecha, plazo que puede ampliarse o reducirse por el librador, o reducirse únicamente por los endosantes). Para determinar la fecha desde la cual debe iniciarse el cómputo del plazo, en el caso del pagaré se toma la del “visto” o expresión equivalente suscrito por el firmante del mismo. En caso de negativa del firmante a poner su visto, se deberá hacer constar mediante protesto, cuya fecha servirá de punto de partida en el plazo a contar desde la vista.

Recuerde que...

  • No existe un modelo oficial de pagaré, aunque sí existe un modelo normalizado que se utiliza en el ámbito bancario para las entidades financieras españolas.
  • En el pagaré coinciden las figuras del librador y el librado.
  • Desde el momento en que nace el pagaré, es decir, desde que lo firma el emisor y lo pone en circulación, este título de crédito tiene al firmante como obligado principal.
  • El pagaré cuyo vencimiento no esté indicado se considera pagadero a la vista (es decir, en el momento de su presentación).
  • Cuando se asocia a una operación comercial, el carácter del pagaré es similar al de una letra de cambio, con la que comparte una regulación jurídica muy similar.
Subir