guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Precios predatorios

Precios predatorios

Oferta de productos a un precio por debajo de lo que sería óptimo, con el objeto de expulsar a una empresa rival del mercado o de impedir la entrada de nuevos competidores.

Contabilidad y finanzas

Concepto

Se dice que una empresa fija precios predatorios cuando ofrece su producto a un precio por debajo de lo que sería óptimo y lo hace con el objeto de expulsar a una empresa rival del mercado o de impedir la entrada de nuevos competidores.

En condiciones normales, para que una empresa que fija precios predatorios consiga expulsar a su rival, deberá fijar precios por debajo de los costes de la empresa rival hasta su expulsión. Una vez conseguida la expulsión o evitada la entrada, la empresa que fijó precios predatorios podrá subir los precios por encima del nivel de precios original, amparada en el poder de mercado resultante de la expulsión de sus rivales. Es decir, que la estrategia de precios predatorios implica períodos de precios muy bajos, posiblemente por debajo del coste de producción y con beneficios negativos para las empresas y períodos de precios muy altos, con beneficios extraordinarios para la empresa que subsista en el mercado.

La estrategia de precios predatorios es, en general, perjudicial para los consumidores puesto que los períodos de precios altos serán más largos que los períodos de precios por debajo de los costes (de otro modo, las empresas no tendrían incentivos para seguir esta estrategia). Por este motivo las autoridades de defensa de la competencia persiguen y castigan a las empresas que fijan precios predatorios.

Precios predatorios y credibilidad

Para que una empresa que fija precios predatorios tenga éxito ha de ser capaz de convencer a las empresas rivales de que puede mantener el precio muy bajo durante un largo período de tiempo. Es decir la bajada de precios debe ser creíble. De otro modo, las empresas rivales no saldrán del mercado puesto que sabrán que la bajada de precios es solo temporal.

Un ejemplo ayudará a comprender por qué la credibilidad es crucial en este ámbito. Supongamos que un mercado está ocupado por dos empresas exactamente iguales, cuyos costes marginales son constantes e iguales a c. En la actualidad el mercado es un duopolio en el que ambas empresas cobran un precio p0 y obtienen ciertos beneficios (p0 > c). Si una de las empresas decide llevar a cabo una estrategia de precios predatorios para expulsar a la otra, bajará los precios. Si la bajada de precios es hasta un precio p1, que sea igual o superior al coste marginal, la empresa rival no se sentirá amenazada puesto que podrá imitar a la empresa rival, bajar los precios y seguir obteniendo beneficios. Si la bajada de precios es hasta un precio p2 inferior al coste marginal (p2 < c), la empresa rival se sentirá amenazada, puesto que si imita a la empresa que fija el precio predatorio obtendría pérdidas y si no baja los precios perdería la demanda del producto obteniendo cero beneficios. Si la situación se mantiene, la empresa debería cerrar, lo que haría que la empresa que fijó el precio predatorio consiguiese su objetivo, se quedase con todo el mercado y pudiese fijar precios de monopolio p3 (mayores que p0), con los que compensaría las pérdidas alcanzadas durante el período en el que mantuvo el precio en p2. El problema está en que, si ambas empresas son exactamente iguales, la empresa rival sabe que la empresa que fija precios predatorios no podrá mantener el precio en p2 < c, puesto que también obtendría pérdidas. Por este motivo la empresa rival no cerrará, sino que preferirá obtener pérdidas durante un cierto tiempo a sabiendas de que el período de precios predatorios será necesariamente corto. Es decir, en un mercado en el que las dos empresas son iguales y ambas lo saben, la estrategia de precios predatorios no es creíble y, por tanto, no tendrá éxito. La credibilidad de la bajada de precios es, en consecuencia, un factor crucial en la estrategia de precios predatorios.

Factores que hacen creíble la estrategia de precios predatorios

Varios aspectos hacen que la estrategia de precios predatorios sea creíble y, por tanto, facilitan el éxito de la misma. En primer lugar, la información imperfecta. Si una empresa no conoce con exactitud los costes de las rivales, la estrategia de precios predatorios podría ser exitosa, incluso aunque las empresas operantes en un mercado sean exactamente iguales. En efecto, el desconocimiento de la estructura de costes de las empresas rivales podría inducir a una empresa a pensar que la bajada de precios de una empresa rival es consecuencia de sus menores costes y, por tanto, es sostenible a largo plazo. En estas circunstancias preferiría salir del mercado al no poder igualar los precios bajos sin obtener pérdidas.

Un segundo aspecto que facilita la aparición de estrategias de precios predatorios es el tamaño de las empresas que operan en el mercado. Si una empresa es mucho mayor que las demás, podrá operar a costes más bajos que la rival aprovechando las economías de escala y, por tanto, podrá cobrar también un precio inferior sin sufrir pérdidas. En este caso la bajada de precios es creíble dado que es también sostenible durante un largo período de tiempo.

En tercer lugar, la política de innovación y desarrollo de la empresa puede también facilitar el éxito de la estrategia de precios predatorios a la hora de expulsar a las rivales o evitar la entrada de nuevas empresas. Un nivel alto de gasto en innovación y desarrollo puede indicar a las rivales que, en cualquier momento, la empresa que realiza el gasto mejorará su proceso productivo a través de una innovación de proceso, lo que le permitirá bajar sus costes. Si las rivales no tienen un nivel de gasto en innovación similar, sabrán que una bajada de precios de la empresa innovadora no podrá ser imitada puesto que, al no invertir en innovación las empresas rivales, el coste de producción no será susceptible de mejoras sustanciales.

En ocasiones, la simple amenaza del cobro de precios predatorios desincentiva la entrada de los rivales en un mercado. Una empresa que no opera a plena capacidad puede estar indicando a las empresas rivales potenciales que, si deciden entrar en el mercado atraídas por los altos beneficios, empezará a producir a plena capacidad. El aumento de la cantidad producida daría lugar a una bajada en el precio que desincentivaría la entrada a los nuevos competidores. Es decir, que el simple hecho de tener capacidad de producción no utilizada impide la entrada de rivales, lo que permite a la empresa que opera en ese mercado obtener beneficios extraordinarios debido a la ausencia de rivales.

Precios predatorios y políticas de defensa de la competencia

La estrategia de precios predatorios es considerada por las autoridades de defensa de la competencia, tanto americanas como europeas, como susceptible de perjudicar a la competencia y es, por ello, perseguida. La razón por la cual se persigue este comportamiento es que, si la estrategia de precios predatorios tiene éxito, la empresa que la practique obtendrá poder de mercado mediante la expulsión de los rivales. El mayor poder de mercado dará lugar a una subida de precios que perjudicará al consumidor final del producto y a la sociedad en su conjunto, al igual que ocurre con los monopolios.

En la práctica, sin embargo, es difícil distinguir la estrategia de precios dominantes de la legítima competencia entre empresas. El comportamiento de las empresas, en ambos casos, es similar pues lo primero que se observa es una bajada de precios. En efecto, la competencia entre empresas las lleva, en un mercado competitivo, a intentar fijar precios por debajo de los precios que marcan los rivales para así ganar cuota de mercado. ¿Cómo distinguir, entonces, este comportamiento de una estrategia de precios predatorios? La clave está en que, en competencia perfecta, lo óptimo para una empresa es bajar los precios lo más posible, es decir, hasta que coincidan con su coste marginal. Por el contrario, cuando una empresa sigue una estrategia de precios predatorios fija los precios en un nivel por debajo del óptimo. Es decir, la empresa no maximiza beneficios a corto plazo sino que elige un precio menor que el que le daría el máximo beneficio y lo hace para expulsar a las empresas rivales y así subir precios en el futuro. La pérdida de beneficios a corto plazo al fijar un precio no óptimo quedaría compensada por el cobro de un precio mayor en el futuro.

El problema está en que, en condiciones normales, es imposible para las autoridades de defensa de la competencia determinar con exactitud si una empresa está cobrando el precio óptimo puesto que el coste marginal es difícilmente observable. Por este motivo, en la práctica, el criterio que debe seguirse para determinar si una bajada de precios refleja una estrategia de precios predatorios es el siguiente:

  • 1. Si una empresa cobra precios por encima de su coste medio de producción, este comportamiento debe considerarse legítimo.
  • 2. Si una empresa cobra precios por debajo de su coste medio de producción pero por encima de su coste variable medio de producción, debe presumirse que este comportamiento es legítimo.
  • 3. Si una empresa cobra precios por debajo de su coste variable de producción, debe presumirse que la empresa está fijando precios predatorios.

Estos criterios fueron sugeridos por primera vez en 1974 por Areda y Turner en un artículo publicado en la Harvard Law Review con el título "Predatory Pricing and Related Practices under Section 2 of the Sherman Act". Desde entonces estos criterios han sido frecuentemente utilizados, tanto por las autoridades antimonopolio americanas como las europeas, como base para la determinación de conductas anticompetitivas.

Recuerde que...

  • La estrategia de precios predatorios implica períodos de precios muy bajos, y períodos de precios muy altos.
  • Estrategia perjudicial para los consumidores puesto que los períodos de precios altos serán más largos que los períodos de precios.
  • Si una empresa cobra precios por encima de su coste medio de producción, este comportamiento debe considerarse legítimo.
  • Si una empresa cobra precios por debajo de su coste medio de producción pero por encima de su coste variable medio de producción, debe presumirse que este comportamiento es legítimo.
  • Si una empresa cobra precios por debajo de su coste variable de producción, debe presumirse que la empresa está fijando precios predatorios.
Subir