guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Recursos productivos

Recursos productivos

Aquellos bienes y servicios que se emplean para producir otros bienes y servicios destinados a su consumo por parte de los agentes económicos y/o a la producción de nuevos bienes y servicios.

Sistemas constitucionales

Concepto

El término recursos productivos se refiere a todos aquellos bienes y servicios que se emplean para producir otros bienes y servicios destinados bien a su consumo por parte de los agentes económicos, bien a la producción de nuevos bienes y servicios. También reciben el nombre de factores productivos. Tradicionalmente se identifican tres tipos de factores productivos en la economía: la tierra, el trabajo y el capital.

Los recursos productivos tradicionales

Las empresas producen bienes y servicios que ofertan en el mercado y son adquiridos por los consumidores finales o por otras empresas. Sin embargo para producir dichos bienes necesitan recursos productivos, los denominados factores de producción. Combinando estos factores productivos, también denominados inputs, con una determinada tecnología, obtienen el producto final que posteriormente intercambian en el mercado. Estos recursos productivos son adquiridos por las empresas en los denominados mercados de factores, cuya principal característica es que su demanda es derivada. Esto significa que la demanda de los recursos de producción por parte de las empresas depende de la decisión de las mismas de ofertar el bien que va a producir con dichos recursos en otro mercado (que puede ser de bienes si se destina al consumo final o de nuevo de factores si va a ser empleado para producir otro bien o servicio).

Existen multitud de recursos productivos. Las empresas en función de la tecnología de la que dispongan y del bien que deseen producir, emplearán unos recursos productivos u otros. Para facilitar su estudio los recursos productivos se suelen agrupar en tres grandes categorías: tierra (T), capital (K) y trabajo (L).

La tierra

Incluye la totalidad de recursos naturales necesarios para producir un bien. Por tanto no sólo hace referencia al suelo, sino también a los recursos del subsuelo, al agua, etc. Recibe esta denominación como consecuencia de la importancia que tuvo en siglos anteriores la actividad agrícola. Para producir bienes agrícolas resultaba indispensable tierra, de ahí que se hiciera mención expresa a este tipo de recursos de la producción.

La principal característica de los recursos naturales es que no han sido elaborados por el hombre y son necesarios para la producción de bienes y servicios en combinación con los otros dos factores, el trabajo y el capital.

El capital

Se refiere al conjunto de bienes producidos por el hombre que resultan necesarios para fabricar otros bienes y servicios. Este tipo de recursos productivos se caracteriza pues por haber sido obtenidos mediante un proceso de fabricación iniciado por el hombre. Dentro del factor capital se suele diferenciar, a su vez, entre capital fijo y capital circulante:

Capital circulante: es aquel que se emplea una sólo vez a lo largo del proceso productivo y que se transforma a lo largo del mismo. El ejemplo característico son las materias primas. Para producir telas se necesita algodón. Éste se emplea en una ocasión a lo largo del proceso y además se transforma en la propia tela que adquirirán consumidores u otras empresas.

Capital fijo: se utiliza a lo largo de varios procesos productivos. El ejemplo característico de este tipo de capital es la maquinaria. Para producir 1 metro de tela no sólo necesitamos materias primas, algodón, sino también maquinaria que nos ayude a transformar dicho algodón en hilo. Esta maquinaria se empleará repetidamente, a lo largo de varios procesos productivos.

Al igual que ocurre con el factor tierra, cualquier recurso productivo que se pueda calificar como capital, ha de combinarse necesariamente con factor trabajo para poder dar lugar a bienes y servicios.

El trabajo

Se trata de los trabajadores de una empresa. La fuerza de trabajo resulta necesaria en combinación con los otros dos recursos productivos para obtener bienes y servicios. El factor trabajo en combinación con el factor capital transforma los recursos naturales u otros productos, dando lugar a nuevos bienes que se intercambian en el mercado. Continuando con el ejemplo anterior para producir telas necesitamos mano de obra que transforme artesanalmente el algodón o bien que utilice las máquinas necesarias para obtener el producto final.

La cantidad de bienes y servicios que produzca una empresa dependerá tanto de la cantidad de recursos productivos que emplee como de la forma en que ésta los combine (lo que se denomina tecnología). De esta forma si el empresario desea aumentar la producción de los bienes que oferta podrá hacerlo de dos maneras: bien aumentando la cantidad de recursos empleados o bien variando la forma en que los combina (es decir, mejorando la tecnología). Las mejoras tecnológicas suponen que, con la misma cantidad de recursos productivos, se puede obtener una mayor producción.

Y= f (T, L, K) para una tecnología

Los recursos productivos y la producción

Una de las formas que tienen las empresas de aumentar su producción consiste en emplear una mayor cantidad de recursos productivos. De esta forma si se desea producir más telas bastará con adquirir más materias primas, además de contratar más trabajadores o adquirir más telares (máquinas). En función de la facilidad que tenga la empresa para modificar la cantidad de recursos productivos a lo largo de un horizonte temporal se puede hacer diferenciar entre recursos fijos y recursos variables:

Recursos Variables

Son los que pueden variarse inmediatamente cuando la empresa desea modificar (aumentar su nivel de producción. Tradicionalmente se identifica al factor trabajo como el recurso productivo variable. El motivo es que su cantidad puede ser modificada por el empresario en el corto plazo. Sin embargo hay ocasiones en los que el trabajo es un recurso fijo. Esto ocurre, por ejemplo, cuando se trata de mano de obra especializada. Por ejemplo encontrar un físico nuclear para nuestra empresa puede resultar una tarea que se alargue mucho en el tiempo. Las materias primas también suelen considerarse recursos variables, salvo que por escasez, se transformen en recursos fijos.

Recursos fijos

Aquellos cuya cantidad no puede variarse a corto plazo, ya que su modificación tiene un coste tan elevado que no resulta viable para la empresa. En principio ningún recurso es completamente fijo, todos los factores productivos son modificables, pero el coste de hacerlo en algunos casos resulta elevado. Tradicionalmente el capital fijo suele identificarse con un recurso productivo fijo. La adquisición de nueva maquinaria por ejemplo, no puede realizarse de la noche a la mañana. Ha de transcurrir un tiempo desde que se solicita hasta que la empresa la tiene a su disposición para aumentar su producción (obviamente esto dependerá del tipo de maquinaria y del tipo de empresa, no es lo mismo solicitar un generador para una empresa eléctrica que una máquina de helados nueva para nuestro restaurante).

Gráficamente si consideramos la tierra y el capital recursos fijos, y el trabajo un recurso variable, cualquier aumento en el número de trabajadores se traducirá en un incremento de la producción. Inicialmente el ritmo al que aumenta la producción es muy rápido (rendimientos marginales crecientes), pero a partir de un determinado punto, aunque la producción aumenta cuando incorporamos un nuevo trabajador, lo hace cada vez a un ritmo menor. A partir de un determinado nivel (L5) la incorporación de trabajadores adicionales no se traducirá en un aumento de la producción. La razón reside en que llega un momento en el que incorporar un nuevo trabajador no aumenta la producción. En nuestro ejemplo si teníamos tres telares, un cuarto trabajador no se traduciría en aumentos de la producción de telas.

La tecnología y los recursos productivos

Las empresas combinan los recursos productivos de los que disponen para producir bienes y servicios empleando una tecnología determinada. Las empresas pueden incrementar su producción incorporando mejoras tecnológicas. Éstas permiten emplear de manera más eficiente los recursos productivos que utilizan para la obtención de los productos que ofertarán en le mercado. Esto significa que para la misma cantidad de recursos productivos podrían obtener una mayor cantidad de bienes y servicios.

Gráficamente las mejoras tecnológicas se traducen en desplazamientos de la función de producción; suponen que para la misma cantidad de recursos productivos (L2) se puede obtener una mayor cantidad de producto (Y3 frente a Y2).

Recuerde que...

  • Son tres tipos de factores productivos en la economía: la tierra, el trabajo y el capital.
  • La tierra: totalidad de recursos naturales necesarios para producir un bien.
  • El capital: conjunto de bienes producidos por el hombre que resultan necesarios para fabricar otros bienes y servicios.
  • El trabajo: se trata de los trabajadores de una empresa.
  • Recursos Variables: pueden variarse cuando la empresa desea modificar su producción y Recursos fijos: no puede variarse a corto plazo tiene un coste muy elevado.
Subir