guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Unión Nacional de Cooperativas de Cré...

Unión nacional de cooperativas de crédito

Asociación profesional y federativa para las sociedades cooperativas de crédito españolas creada en 1969.

Banca y bolsa

Concepto

Esta organización, representativa del cooperativismo de crédito, equiparable en sus funciones a la Asociación Española de Banca (AEB) para los bancos y a la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), se constituyó en 1969 como una asociación profesional y federativa para las sociedades cooperativas de crédito españolas.

Funciones

La misión de la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito es la defensa y la promoción de los intereses comunes de sus afiliados mediante funciones de representación institucional, que desarrolla tanto en el ámbito nacional como en el internacional. La Administración Pública española recaba su asistencia y asesoramiento para la elaboración de la normativa bancaria, junto con el resto de las representaciones de la banca comercial (AEB) y (CECA).

Otras funciones desarrolladas por la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito son las siguientes: la promoción de las cooperativas de crédito; las actividades de formación; el asesoramiento técnico, jurídico, legal, laboral y fiscal; la realización de estudios especializados; el apoyo técnico para la interpretación y aplicación de la normativa legal; la mediación en las diferencias y en los acuerdos de colaboración entre las sociedades cooperativas de crédito asociadas; la mediación en la negociación de los convenios colectivos; la función divulgativa de la actividad de la banca cooperativa nacional y extranjera, especialmente mediante la publicación de informes, estadísticas, el Anuario y la revista profesional "Banca Cooperativa”.

Por lo que respecta a la organización interna, los órganos sociales son: la Asamblea General, el Consejo Rector, la Comisión Permanente y la Secretaría General, a lo que se une un Presidente. Desde 1995 la Secretaría General de la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito y de la Asociación Española de Cajas Rurales recaen en la misma persona.

Representatividad internacional

Como organización representativa de las cooperativas de crédito españolas, la UNACC es miembro de diversas organizaciones e instituciones de diversa índole; así, por ejemplo, participa en determinados órganos de las entidades de crédito y en la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (anterior CEPES) y también forma parte del patronato de instituciones de investigación, como la Escuela de Estudios Cooperativos de la Universidad Complutense de Madrid, el CIRIEC-España, con sede en Valencia, etc.

En el ámbito internacional la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito es miembro de pleno derecho del Grupo Europeo de Bancos Cooperativos, con sede en Bruselas, lo que representa una continua colaboración con entidades extranjeras y un flujo de información de gran importancia para el seguimiento de la normativa europea y para la defensa de los intereses de la banca cooperativa. También es miembro de la CICA y de otras organizaciones.

Las federaciones de cooperativas de crédito

Al igual que la UNACC, las federaciones de cooperativas de crédito son organizaciones asociativas que defienden los intereses comunes de las asociadas. Tienen un papel activo, al actuar como interlocutores con las instituciones públicas y privadas y la negociación de convenios colectivos. Igualmente promueven la divulgación del crédito cooperativo mediante la organización de jornadas técnicas, encuentros y otras actividades de interés para las entidades asociadas.

En determinadas Comunidades Autónomas españolas existen federaciones regionales de cajas rurales, pero no están confederadas, es decir, que las cajas rurales son miembros de la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito directamente y no a través de sus federaciones.

Los órganos sociales de estas federaciones son el Consejo Rector y la Asamblea General, contando con un Presidente y un Secretario General.

Las principales o más activas federaciones regionales españolas son: la valenciana, la andaluza y la castellano-leonesa. A título de ejemplo la Federación de Cooperativas de Crédito de la Comunidad Valenciana cuenta con más de una veintena de entidades.

Las federaciones regionales desempeñan o pueden desempeñar entre otras las siguientes funciones:

  • La representación y defensa de los intereses generales de las cooperativas y de sus socios ante las Administraciones públicas y ante cualesquiera otras personas físicas o jurídicas, ejercitando, en su caso, las acciones legales pertinentes.
  • La promoción y formación cooperativa.
  • La conciliación en los conflictos surgidos entre las sociedades cooperativas que asocien o entre estas y sus socios.
  • La organización de servicios de asesoramiento, auditorías, asistencia jurídica o técnica y cuantos sean convenientes a los intereses de sus socios.
  • La actuación como interlocutores y representantes ante las entidades y organismos públicos.

El mapa de sector de la banca cooperativa en España

El mapa de las cooperativas de crédito españolas se ha visto radicalmente transformado desde el año 2009. La entrada en escena de los agrupamientos en forma de Sistema Institucional de Protección (SIP) y de Grupos Cooperativos, así como determinadas fusiones, han desbordado los tradicionales ámbitos territoriales de carácter provincial o comarcal. De hecho, la figura de los grupos cooperativos venía recogida ya en la Ley 27/1999, de Cooperativas (artículo 78).

Las cooperativas de crédito fueron pioneras en España para la aplicación de esta fórmula de concentración; concretamente fue el SIP de Cajamar el primero en ser autorizado por el Banco de España, en diciembre de 2009. Los procesos acaecidos desde 2009 permiten hablar desde el año 2014 de 40 entidades o grupos consolidables.

En este contexto, el advenimiento de la crisis financiera entre los años 2007 y 2008, coincidió con un proceso de reorganización que ya años antes parecía gestarse, y cuyo máximo exponente había sido veinte años atrás, la constitución, en el año 1989, del Grupo Caja Rural, dotado del Banco Cooperativo Español S.A. y de otras entidades especializadas como la compañía de seguros RGA y la de servicios tecnológicos RSI. Este modelo, conformado en torno a la Asociación Española de Cajas Rurales (AECR), llegó a aglutinar a la práctica totalidad del sector y se construyó bajo los principios de subsidiariedad, solidaridad interna y centralización de determinadas funciones; en definitiva, lo que se ha denominado un modelo de “cooperación reforzada” (Belmonte, 2007). Ahora bien, los diversos intentos de llegar a un modelo de mayor concentración y cohesión, planteados desde el año 2001, la propia evolución interna del sector y las recomendaciones del Banco de España, pusieron sobre la mesa la posible aplicación de la normativa europea del año 2006 sobre los sistemas institucionales de protección. Ese proceso evolutivo, unido a las nuevas circunstancias del conjunto del sector financiero global a partir del año 2008, se convirtieron en el escenario que sentaría las bases del actual, y aún inconcluso, mapa de las cajas rurales españolas. Desde comienzos de 2014, el sector del crédito cooperativo se polariza en torno a dos sistemas: el formado por las entidades vinculadas en torno a la Asociación Española de Cajas Rurales (Grupo Caja Rural) que cuenta con el Banco Cooperativo Español; y el integrado por el Grupo Cajamar, en torno al nuevo Banco de Crédito Social Cooperativo. Este sector, que no ha precisado rescate financiero está definiendo su estructura para cumplir con los nuevos requisitos regulatorios.

Recuerde que...

  • Su misión es la defensa y la promoción de los intereses comunes de sus afiliados mediante funciones de representación institucional, tanto en el ámbito nacional como en el internacional.
  • Las principales o más activas federaciones regionales españolas son: la valenciana, la andaluza y la castellano-leonesa.
  • Los órganos sociales de estas federaciones de cooperativas de crédito son: el consejo rector y la asamblea general, contando con un presidente y un secretario general.
  • Entre sus funciones está la organización de servicios de asesoramiento, auditorías, asistencia jurídica o técnica y cuantos sean convenientes a los intereses de sus socios.
  • También son interlocutores y representantes ante las entidades y organismos públicos.
Subir