guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Valor Económico Añadido (VEA)

Valor Económico Añadido (VEA)

En su versión más simple, el VEA representa el exceso del beneficio de explotación contable sobre el coste de la totalidad de recursos utilizados (tanto ajenos como propios).

Contabilidad y finanzas

Concepto

El Valor Económico Añadido (VEA), en su versión más simple, representa el exceso del beneficio de explotación contable sobre el coste de la totalidad de recursos utilizados (tanto ajenos como propios). También se conoce con sus siglas en inglés, EVA (Economic Value Added).

Su cálculo es el siguiente:

VEA = BAIDI - (RP + RA) x CMEF

donde:

  • BAIDI: Beneficio antes de intereses y después de impuestos (conocido también por sus siglas en inglés, NOPAT, Net Operating Profit Less Adjusted Taxes).
  • RP: Recursos propios o patrimonio neto contable.
  • RA: Recurso ajenos o pasivo contable.
  • CMEF: Coste medio de la estructura financiera (con datos de mercado).

Sin embargo, la forma más generalizada y conocida del Valor Económico Añadido es la que se basa en la rentabilidad económica (RE) neta, es decir, una vez deducidos los impuestos, quedando la anterior formulación como:

VEA = (RP + RA) x (RE* - CMEF)

siendo:

  • RE*: Rentabilidad económica neta de impuestos:
  • RE* = RE x (1 - T)
  • T: Tasa impositiva aplicable en el Impuesto sobre Sociedades.

Según esta última expresión el Valor Económico Añadido no es más que el valor contable de los recursos de la empresa (RP y RA) multiplicado por la diferencia entre la rentabilidad económica y el coste de la estructura financiera. A esta diferencia se la conoce como “spread del Valor Económico Añadido” y coincide con lo que los autores clásicos denominaban ganancia económica (sin incluir los ajustes para su determinación. Independiente de la perspectiva desde la que se observa, interesa que sea positivo y lo más alto posible. Para ello bastaría con incrementar esta brecha entre rendimiento de capital y coste a favor del primero, lo que se reduce a incrementar la rentabilidad económica, reducir el coste de la estructura financiera o ambos.

Esta misma fórmula suele utilizarse sustituyendo la magnitud recursos financieros por su equivalente en inversiones, es decir, el activo, siendo una variante hoy muy empleada la que calcula el valor añadido en función de las inversiones permanentes, quedando como sigue:

VEA = A x (RE* - CMEF)

VEA = IP x (RE* - CMEF)

siendo:

  • A: Activo contable.
  • IP: Inversiones permanentes de la entidad, activo fijo y fondo de rotación.

Utilidades

La facilidad de cálculo y comprensión, así como su contribución a que la organización comprenda mejor el concepto de valor, hacen que este indicador sea uno de los índices más utilizados dentro del análisis económico-financiero de la empresa. Así, destacamos tres:

  • - El Valor Económico Añadido como indicador o medida de valor creado para el accionista. Su interpretación se basa normalmente en el spread o diferencia, por lo que cuando este sea positivo (rentabilidad económica superior al coste de la estructura financiera) se entiende que se está creando valor por la cantidad obtenida y en caso contrario se destruye. Sin embargo, no es una buena medida de creación de valor en sí, pues obvia sus elementos esenciales, es decir, las expectativas y sus variaciones.
  • - También es frecuente el empleo del Valor Económico Añadido como medio de evaluación de la gestión empresarial y baremo en la fijación de los incentivos para la dirección y en general para el personal (hoy en día es común fijar una estrategia de gerenciamiento, o proceso de management denominado “Value Based Management” (VBM) o gestión basada en el valor, que tiene como objetivo orientar todas y cada una de las decisiones empresariales, involucrando a toda la organización, en la búsqueda de creación de valor).

    Respecto a este último uso es preciso remarcar que debe aplicarse con cautela, pues una simple manipulación del resultado puede llevar a premiar o castigar una falsa creación de valor (conseguida por compra de acciones, venta de activos, etc.).

  • - Por último, el Valor Económico Añadido se utiliza, a su vez, frecuentemente como valoración de empresas mediante la actualización de los flujos futuros previstos del mismo, pues su resultado equivale en condiciones ideales al valor actual de los flujos de caja. Sus defensores alegan que es mejor que este último procedimiento pues permite seguir la performance de la empresa.

Como conclusión, puede decirse que no existe una tendencia definida sobre este indicador, que no solo es utilizado para la medición del valor creado en un ejercicio, sino para la valoración de empresas (aunque no exista una postura común sobre su prioridad sobre los flujos de caja), así como pieza clave en los sistemas de remuneración basados en el valor.

Ejemplo

La empresa MARCES dispone de la siguiente información sobre su actividad y sobre el mercado, relativa a dos períodos (expresado en unidades monetarias, u.m.).

MAGNITUDDato 1Dato 2
Activo no corriente10.00011.500
Activo corriente10.00010.500
Recursos ajenos a largo plazo14.00013.000
Recursos ajenos a corto2.0003.500
Recursos propios4.0005.500
Beneficio antes de impuestos1.0005.000
Coste financiero recursos ajenos7,50%8,00%
Beta0,850,9
Tipo interés libre riesgo4%5%
Rentabilidad mercado7%8%
Tipo impositivo30%30%

Se pide: estimar el Valor Económico Añadido de la empresa (VEA).

Para cualquiera de las versiones explicadas del VEA es preciso determinar el coste de la estructura financiera, el cual se resume en la siguiente tabla:

CONCEPTODato 1Dato 2
Coste de los recursos propios o rentabilidad exigida por el accionista (ke)ke = 0.04 + 0.85 x (0.07 - 0.04) = 6,5%ke = 0.05 + 0.90 x (0.08 - 0.05) = 7,7%
Coste de los recursos ajenos sin impuestos (ki*)7,50%8,00%

Ponderación de RP

RP / (RA + RP)

20,00%25,00%

Ponderación de RA

RA / (RA + RP)

80,00%75,00%
CMEF5,50%6,13%

Otros cálculos necesarios para determinar el VEA son el beneficio neto después de impuestos pero antes de intereses y el spread del VEA, base fundamental del mismo y que marcará la creación o destrucción de valor en todo caso:

CONCEPTODato 1Dato 2
BAIDI700,003.500,00
RE*

700,00 / (10.000,00 + 10.000,00)

3,50%

3.500,00 / (11.500,00 + 10.500,00)

15,91%

Spread del VEA

3,50% - 5,50%

- 2,00%

15,91% - 6,13%

9,78%

El Valor Económico Añadido en cada una de sus versiones sería:

VALOR ECONÓMICO AÑADIDO o VEADato 1Dato 2
VEA = BAIDI x (RP + RA) x CMEF- 400,00 u.m.2.152,50 u.m.
VEA = (RP + RA) x (RE* - CMEF)- 400,00 u.m.2.152,50 u.m.
VEA = IPx (RE* - CMEF)- 360,00 u.m.1.810,06 u.m.

Como puede observarse, los resultados de los dos primeros son idénticos (pues no son más que dos perspectivas diferentes del mismo concepto), mientras que la última versión es inferior. Aunque el signo de la creación de valor es el mismo pues el diferencial (spread del VEA) no cambia (pero sí la inversión, únicamente se incluye la de carácter permanente), la cuantía es evidentemente menor.

Así, según los resultados obtenidos, en el período del dato 1 se destruye valor (400 u.m teniendo en cuenta toda la estructura económica de la entidad y 360 u.m. si solo se consideran las inversiones fijas y el fondo de rotación) y para el período del dato 2 se genera valor (2.152,50 u.m o 1.810,06 u.m). Para valorar una entidad en base al descuento de valores económicos añadidos futuros sería preciso tener datos de más períodos y hacer proyecciones en los siguientes, normalmente de forma detallada a lo largo de 10 o quince períodos.

Recuerde que...

  • La forma más generalizada y conocida del VEA es la que se basa en la rentabilidad económica (RE) neta, es decir, una vez deducidos los impuestos.
  • La facilidad de cálculo y comprensión, así como su contribución a que la organización comprenda mejor el concepto de valor, hacen que este indicador sea uno de los índices más utilizados dentro del análisis económico-financiero de la empresa.
  • El VEA se usa como indicador o medida de valor creado para el accionista; como medio de evaluación de la gestión empresarial y baremo en la fijación de los incentivos para la dirección y en general para el personal; así como en la valoración de empresas.
Subir