guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Valor de renta fija

Valor de renta fija

Instrumento financiero emitido por una empresa o una entidad pública o semipública, que habitualmente se comercializa en los mercados financieros.

Contabilidad y finanzas

Concepto

Un valor de renta fija es un instrumento financiero emitido por una empresa o una entidad pública o semipública, que habitualmente se comercializa en los mercados financieros.

Su característica principal es que se conoce el rendimiento que presumiblemente va a ser cobrado por su tenedor en determinadas fechas futuras, así como su amortización en una o varias fechas coincidiendo con el vencimiento de dicho instrumento financiero.

Principales valores de renta fija

Los principales valores de renta fija, aparte de los bonos del Estado y las Letras del Tesoro que comercializa el Tesoro Público son:

  • - Pagarés de Empresa. Constituyen una modalidad de deuda, emitida por una entidad semi-pública o privada, a corto plazo y con rendimiento implícito. Son valores emitidos al descuento.
  • - Obligaciones y Bonos Simples. Son partes alícuotas de un empréstito o deuda emitida por una entidad, usualmente con rendimiento explícito (pago de cupón periódico) con el objetivo de financiarse en los mercados de capitales a medio y largo plazo.

    Son la versión privada de los Bonos del Estado, aunque pueden ser objeto de diversas modificaciones, que no se dan en los Bonos del Estado, cuya emisión está completamente estandarizada.

    El rendimiento TIR de estos bonos es superior al de los bonos del Estado, siendo usual que se cotice un spread de una determinada cantidad de puntos básicos “sobre deuda” en la emisión (por ejemplo, 70 puntos básicos sobre deuda).

    Sus características básicas de cara a la generación de la emisión son:

    • Tipo de interés nominal. Se corresponde con el cupón periódico que se paga por parte del emisor a los suscriptores de los bonos u obligaciones. Por ejemplo, el 5 % anual, el 3 % semestral, el 1 % trimestral, etc.
    • Nominal de cada título. Sería el importe de la deuda reconocida individualmente a vencimiento en cada uno de los títulos emitidos. Por ejemplo, si se realiza una emisión de 100 millones de euros, dividida en 10.000 obligaciones, cada obligación tendría un nominal de 100.000 euros, que sería la cantidad mínima adquirible por parte de un inversor. Asimismo, si se desea adquirir una cantidad superior, habría que hacerlo en múltiplos de 100.000 euros.
    • Precio de emisión (Par, Encima Par, Debajo Par). Sería el precio que tiene un bono en el mercado, esto es, el valor actual de la renta representada por los cupones futuros a cobrar y por el nominal a amortizar en vencimiento. Si el precio coincide con el nominal del título, se dirá que se compra el bono a la par; si el precio es superior al nominal (por ejemplo, 102.000 € por un bono de nominal 100.000 €), se dirá que se compra el bono por encima de la par; si el precio es inferior al nominal (por ejemplo, 98.000 € por un bono de nominal 100.000 €), se dirá que se compra el bono por debajo de la par.
    • Periodicidad de Cupones (Anual, Semestral, Trimestral, Cero). Sería el período temporal que se corresponde con la materialización del pago de los cupones; esto es, el tipo de interés nominal de la emisión, se puede pagar de una sola vez (cupón anual), dos veces año por (cupón semestral), cuatro veces al año (cupón trimestral), etc., o bien, no se pagan cupones, y se cobra el nominal más los intereses acumulados capitalizados al vencimiento de la operación (cupón cero).
    • Plazo (Tres años, Cinco años, Diez años). Sería el número de años que median entre la emisión y el vencimiento de los bonos u obligaciones. Los períodos más habituales son tres, cinco, siete o diez años.
    • Modalidad de Amortización (Fin período, Reducción Nominal, Sorteo). Lo habitual en un bono es que se amortice de una sola vez al final del período, pero evidentemente, puede haber otras formas de amortización, como por ejemplo, por reducción de nominal, que supone que el bono se amortice por cuotas partes, por ejemplo, un 25 % en cada uno de los cuatro últimos años de la emisión; o bien, por sorteo, amortizándose por ejemplo, un tercio de las obligaciones en cada uno de los tres últimos años, etc.
    • Tasa Interna de Rentabilidad (TIR). Sería el tipo que iguala el precio de emisión o compra con el conjunto de pagos de cupón y amortizaciones de nominal futuras. Es la forma básica de cotizar este producto, esto es, el precio del mismo.
    • Rating. Es la calificación que realiza una agencia externa (por ejemplo, Standard & Poors, o Moody s), de la calidad crediticia de un determinado emisor, y en particular de unos determinados títulos de renta fija. El mejor o peor rating influirá en que se pague un menor o mayor cupón por parte del emisor de los bonos.
    • Opciones de Amortización (Emisor o Suscriptor). Hay emisiones que permiten al emisor (callable en terminología anglosajona), al inversor (putable en terminología anglosajona), o a ambos, amortizar anticipadamente los títulos que componen una emisión de bonos. Evidentemente, el emisor ejercerá su derecho a amortizar los bonos, cuando pueda refinanciarse en el mercado a un tipo de interés inferior al que tienen la emisión vigente; mientras que el inversor ejercerá su derecho a amortizar los bonos, cuando pueda invertir en otros bonos similares en el mercado, que tengan un cupón superior al de la emisión vigente.
    • Warrants incorporados. Los warrants no son otra cosa que opciones que lleva incorporados un bono, y que permiten suscribir otros valores de renta fija o variable a un precio definido en determinadas fechas. El derecho de suscripción en este caso lo tiene el inversor, y solamente lo hará en el supuesto de que el precio definido sea mejor que el precio de mercado en el momento fijado para el ejercicio del warrant. Estos títulos pueden cotizar por separado que los propios bonos con los que fueron emitidos.
    • Indiciaciones específicas. La rentabilidad de un bono no tiene porqué estar prefijada, sino que puede estar ligada a un índice, por ejemplo al Euribor, a la cotización de la Deuda Pública, a la diferencia de rentabilidad entre los bonos a cinco y a diez años, etc.
  • - Obligaciones y Bonos Cupón Cero. No tienen un interés o cupón explícito.

    Aunque en el fondo un pagaré al descuento y un bono cupón cero no son más que una promesa de pago a una fecha determinada, en la práctica, tienen una distinción clara en la emisión: el nominal. Mientras que en el pagaré tradicional, el nominal se fija a vencimiento, en el bono cupón cero, el nominal se fija en la emisión, y por ello, las leyes financieras de emisión son distintas.

  • - Obligaciones y Bonos Subordinados. Son obligaciones simples, pero con la característica de que el pago del cupón periódico, está condicionado a la existencia de beneficios distribuibles. Si la empresa no gana dinero, no paga el cupón.

    Son emisiones específicas susceptibles de formar parte de los recursos propios, y sin prelación en el orden de pagos en caso de quiebra. Obviamente, el tipo de interés de una obligación subordinada debe ser superior al de una obligación simple, a fin de cubrir la prima de riesgo, según sea el emisor.

  • - Obligaciones Bonificadas. Son obligaciones con ventajas fiscales específicas, consistentes en la retención del 1,20 % de los cupones y en la devolución del 24 % en la declaración del IRPF o Sociedades en el año siguiente al del cobro de los cupones, lo que supone una ganancia del 22,8 % (24 - 1,2).
  • - Obligaciones Convertibles. Son un producto híbrido entre obligaciones y acciones, puesto que suponen la existencia de una o varias opciones de conversión de las obligaciones en acciones de la entidad emisora.

    La principal ventaja para el emisor es que puede abaratar el coste de la emisión de los bonos, dado que suele incorporar opciones a favor del suscriptor para que adquiera acciones en el momento que sea más favorable para este último.

  • - Acciones Preferentes. Son un producto híbrido entre obligaciones y acciones, formando parte de los Recursos Propios del Emisor. Financieramente, emulan a una obligación perpetua a tipo fijo, aunque pueden emitirse a tipo variable.

    Como característica significativa está el hecho de que ocupan el último lugar en la prelación de acreedores en caso de quiebra.

Recuerde que...

  • Su característica principal es que se conoce el rendimiento que presumiblemente va a ser cobrado por su tenedor en determinadas fechas futuras, así como su amortización en una o varias fechas coincidiendo con el vencimiento.
  • Además de los Bonos del Estado y las Letras del Tesoro que comercializa el Tesoro Público, los principales valores de renta fija son los Pagarés de Empresa, las Obligaciones y Bonos Simples, las Obligaciones y Bonos Cupón Cero, las Obligaciones y Bonos Subordinados, las Obligaciones Bonificadas, las Obligaciones Convertibles y las Acciones Preferentes.
Subir