guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Performance de una cartera

Performance de una cartera

Hace referencia a todas las disciplinas relacionadas con los resultados de la inversión, entre las que se incluyen la medición, explicación y presentación de los mismos.

Contabilidad y finanzas

Concepto

En sentido amplio, la performance de una inversión hace referencia a todas las disciplinas relacionadas con los resultados de la inversión, entre las que se incluyen la medición, explicación y presentación de los mismos.

Dentro de la performance destaca, principalmente, la evaluación del rendimiento de la gestión de carteras por parte de profesionales. En este sentido, se intenta determinar si el gestor de carteras ha sido capaz, a través de sus decisiones de inversión, de generar valor añadido para la inversión.

La importancia de la evaluación de los rendimientos de carteras se puede justificar desde varios puntos de vista:

  • La capacidad para diferenciar el rendimiento de fondos gestionados de manera competitiva, debería ser uno de los elementos fundamentales que empleen los inversores individuales a la hora de decidir si aceptan que les gestionen sus ahorros los gestores profesionales.
  • Por otro lado, podría ayudar a establecer las retribuciones de los gestores de las carteras o fondos, de forma que los resultados medios superiores deberían ser recompensados, mientras que los resultados medios inferiores podrían llevar, incluso, a sustituir al gestor del fondo correspondiente.

La idea básica en la mayoría de medidas de performance, consiste en establecer una cota de referencia o Benchmark que sea comparable a la cartera que se trata de evaluar. Esta cota de referencia debería tener la rentabilidad esperada de una cartera no gestionada con el mismo nivel de riesgo que la cartera gestionada durante el período de evaluación, y de este modo puede considerarse como un estándar de mercado simple. Por tanto, para evaluar la calidad de la gestión de una cartera no solo se ha de ponderar la rentabilidad alcanzada, sino también el riesgo asumido. Por ejemplo, un fondo de inversión que invierte en mercados emergentes no es mejor que otro fondo que invierte en renta variable europea solo por el hecho de haber conseguido una rentabilidad superior en un período de tiempo determinado. Para juzgar la calidad de un fondo, además de la rentabilidad se tendría que tener en cuenta el factor riesgo; obviamente, un fondo que invierte en mercados emergentes presenta mayor volatilidad, lo que en la práctica se traduce en la posibilidad de lograr mayores rentabilidades. Pero al ser su riesgo muy superior, también se asume la probabilidad de sufrir mayores pérdidas. De ahí, que las técnicas de evaluación de performance más utilizadas (Índice de Modigliani, Índice de Treynor, Ratio de información, Ratio de Jensen, Ratio de Sharpe y Ratio de valoración) consideren en sus planteamientos, simultáneamente, tanto el rendimiento como el riesgo de las carteras evaluadas.

La siguiente figura recoge un ejemplo de ficha informativa de la gestión de una cartera, concretamente de un plan de pensiones, en la que se incluyen distintas medidas de los dos parámetros fundamentales a tener presente de rentabilidad y riesgo de la citada cartera.

Como nos muestra la figura anterior, el plan de pensiones RGA Renta Variable presenta una posición relativa dentro de su categoría (renta variable) de rentabilidad-riesgo medio. Asimismo, por las características de este plan, está especialmente indicado para inversores dispuestos a asumir un riesgo elevado y con un horizonte de inversión a largo plazo. En cuanto a las medidas de performance que se facilitan, se encuentran Sharpe (-1,19), Treynor (-25,3%), Alfa de Jensen (6,2%) y M2 (-19,5%), todas ellas calculadas con datos referidos a los últimos 12 meses.

Recuerde que...

  • En la performance se acentúa la evaluación del rendimiento de la gestión de carteras por parte de profesionales, es decir, se intenta determinar si el gestor de carteras ha sido capaz, a través de sus decisiones de inversión, de generar valor añadido para la inversión.
  • En las medidas de performance, la idea básica consiste en establecer una cota de referencia o Benchmark que sea comparable a la cartera que se trata de evaluar.
  • La cota de referencia debería tener la rentabilidad esperada de una cartera no gestionada con el mismo nivel de riesgo que la cartera gestionada durante el período de evaluación.
Subir