guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Pagaré empresarial

Pagaré empresarial

Activos financieros de deuda empresarial emitidos al descuento y a corto plazo.

Contabilidad y finanzas

Concepto

Los pagarés empresariales son activos financieros de deuda empresarial emitidos al descuento y a corto plazo. A grandes rasgos, las principales diferencias entre este tipo de activos y los de deuda pública son que pueden tener menor liquidez y, sobre todo, que el riesgo es mayor.

El pagaré de empresa, surgido en España a principios de los años ochenta (con una emisión de la empresa ENHER en octubre de 1982), no debe confundirse con el pagaré por cuenta corriente y el pagaré cambiario que son instrumentos mercantiles existentes desde hace muchos años y que están ligados, respectivamente, a una cuenta corriente bancaria o a una determinada transacción comercial, como el pago a proveedores, etc. y están sometidos a la Ley cambiaria y del cheque del 16 de julio de 1985.

En muchos casos, con el fin de asegurar su liquidez, las emisiones de estos pagarés están respaldadas por una línea de crédito bancario. Además, pueden cotizar en mercados secundarios tales como el mercado AIAF o Asociación de Intermediarios en Activos Financieros, en el Sistema Electrónico de Negociación de Deuda (SEND), en el mercado bursátil de renta fija y en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF).

La generación de rentas de los pagarés, al ser generalmente activos emitidos al descuento, coincide con la diferencia entre el precio inicial pagado en la adquisición y el valor nominal que percibe al vencimiento del título, incluyendo las comisiones y otros gastos derivados de su negociación en el mercado.

Algunas veces se emiten pagarés o bonos con interés flotante (FRN o Floating Rate Notes) de tal modo que abonan intereses en función de un tipo o índice de referencia (generalmente con un tope o techo). Este tipo de pagarés es muy habitual en el euromercado.

Dentro de la categoría de los pagarés se incluyen otros activos o instrumentos con determinadas características específicas por motivo de su emisor, como son los siguientes:

  • Los pagarés o bonos bancarios, emitidos específicamente por entidades del sector bancario (aunque su volumen no es importante) a corto o medio plazo, con la particularidad de que algunas veces ofrecen su futura conversión en acciones. Al ser títulos muy líquidos se negocian en los mercados monetarios.
  • Los bonos de caja y tesorería pueden ser emitidos tanto por entidades financieras como por empresas no financieras.
  • Los activos de renta fija no estatales, emitidos por algunas corporaciones públicas locales, como las Comunidades Autónomas, que dadas sus características, se pueden calificar más como una modalidad específica de pagarés que como deuda pública propiamente dicha. Por ello, estas emisiones suelen calificarse dentro de la categoría de los pagarés aunque cotizan en el Mercado de Deuda Pública Anotada.

Por otra parte, la entrada del euro ha supuesto un incremento del volumen de negociación de estos activos, en los que al estar denominados todos en la misma moneda, el criterio de selección se basará en el futuro más aún sobre la solvencia del emisor y la rentabilidad ofrecida. Debido a que se han homogeneizado los criterios en la deuda pública, los inversores estarán más que nunca atentos a las agencias de valoración de la calidad crediticia de las entidades emisoras (agencias de rating) para conocer el grado de calidad crediticia que estas agencias especializadas otorguen al emisor.

Ejemplo

EJEMPLO: PAGARÉ DE EMPRESA

Un inversor decide adquirir un pagaré a seis meses, emitido por una empresa, con un nominal 1.000 de euros. Se supone que no hay comisiones. Por el pagaré abona 960,47 euros, de modo que obtiene un beneficio de 39,53 euros, lo cual supone una rentabilidad del 3,95 %:

(1.000 - 960,47) / 1.000 = 39,53 / 1.000 = 0,395 = 3,95 %.

Si el inversor decidiera desprenderse del pagaré a los dos meses de su adquisición, y si necesita al menos una rentabilidad similar a la de emisión del pagaré, deberá vender el activo al siguiente precio, siempre y cuando se mantuviesen sus expectativas de tipos de interés:

Precio = precio inicial / [1+ (r x días desde adquisición / 360)]

Precio = 960,47 [1 + 0,0395 x (60 / 180)] = 973,12 euros.

Recuerde que...

  • Surgido en España a principios de los años ochenta, no debe confundirse con el pagaré por cuenta corriente y el pagaré cambiario que son instrumentos mercantiles existentes desde hace muchos años.
Subir