guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Pignoración de acciones

Pignoración de acciones

Cuando se establece un contrato entre dos personas, sean físicas o jurídicas, y una de ellas, recibe de la otra, una determinada prestación, comprometiéndose a realizar en el futuro la oportuna contraprestación, que los dos pactan como justa y justificativa del contrato.

Contabilidad y finanzas

Concepto

Cuando se establece un contrato entre dos personas, sean físicas o jurídicas, en el que una de ellas, el deudor, recibe de la otra, el acreedor, una determinada prestación, comprometiéndose a realizar en el futuro la oportuna contraprestación, que los dos pactan como justa y justificativa del contrato, puede darse la situación en la que el acreedor exija al deudor una garantía real mobiliaria que avale las obligaciones de contraprestación del deudor.

Cuando eso ocurre, el acreedor puede pignorar los bienes entregados en prenda, de tal manera que si llegado el vencimiento del contrato, el deudor no cumple con sus obligaciones, el acreedor puede exigir la ejecución de la prenda, siempre que el contrato haya sido previamente intervenido por un fedatario público.

Habitualmente se usan valores mobiliarios como garantía prendaria de préstamos y créditos.

Dado que los valores mobiliarios (al menos los cotizados) desde principios de los años noventa están representados por anotaciones en cuenta, esto es, no existen los títulos físicos, resulta de obligado cumplimiento el que el depósito de los valores se realice en una entidad financiera que realice las funciones de custodia de valores.

La entidad financiera depositaria está obligada a custodiar los valores en prenda y a cumplir con los deberes de administración de dichos depósitos, es decir:

  • Pagar los cupones, dividendos o primas de asistencia a Junta a su titular (salvo que en las condiciones del contrato se establezca que los rendimientos económicos son también objeto de prenda).
  • Facilitar la transformación de los valores en caso de que se produzcan fusiones o escisiones, aunque lógicamente los nuevos valores serán sustitutivos de los anteriores en la garantía prendaria.
  • Facilitar el derecho de voto a su titular en Juntas Generales de accionistas.
  • Levantar o facilitar la ejecución de la prenda, en su caso, en función de que se cumplan o no las obligaciones del contrato firmado entre las partes, previa comunicación del fedatario público que hubiera intervenido el citado contrato.

Cuando se firma el crédito o el préstamo ante notario, se comunica al banco depositario el hecho de que se ha constituido una prenda sobre determinadas referencias técnicas identificativas de anotaciones en cuenta en los libros del banco, que a partir de ese momento y hasta que se comunique oficialmente el levantamiento de la prenda deberán quedar inmovilizadas y por tanto no podrán ser objeto ni de venta ni de traspaso a otra entidad depositaria, salvo que las partes firmantes del contrato estén de acuerdo en ello y así lo comuniquen al banco.

Cuando cese la obligación del deudor, porque haya pagado el préstamo o porque las partes lleguen a algún otro tipo de acuerdo, el notario comunicará al banco el levantamiento de la prenda y a partir de ese momento las acciones volverán a ser de libre disposición para su titular.

Si el deudor no cumpliera con sus obligaciones y se procediera a la ejecución de la prenda de acciones, el depositario facilitaría la citada ejecución y la futura venta en el mercado o bien la adjudicación de las acciones a favor del acreedor, que pasaría a ser nuevo titular de las mismas cumplidos, obviamente, todos los requisitos legales que marca la legislación vigente.

Recuerde que...

  • El acreedor puede exigir al deudor una garantía real mobiliaria que avale las obligaciones de contraprestación del deudor.
  • El acreedor puede pignorar los bienes entregados en prenda, pues si llegado el vencimiento del contrato, el deudor no cumple con sus obligaciones, el acreedor puede exigir la ejecución de la prenda, siempre que el contrato haya sido previamente intervenido por un fedatario público.
  • La entidad financiera depositaria está obligada a custodiar los valores en prenda y a cumplir con los deberes de administración de dichos depósitos
  • Si el deudor no cumpliera con sus obligaciones, el acreedor pasaría a ser nuevo titular de las mismas, cumpliendo todos los requisitos legales que marca la legislación vigente.
Subir