guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Análisis técnico

Análisis técnico

Término comúnmente utilizado para definir y englobar todo lo concerniente al análisis basado en la utilización de gráficos.

Contabilidad y finanzas

Concepto

El análisis gráfico o “chartista” es un método de análisis que se basa en observar la evolución a lo largo del tiempo de los movimientos que realizan las cotizaciones, mediante la utilización de gráficos o charts.

Por tanto, un chart es un gráfico en el que se representa la evolución de las cotizaciones, tanto de los mercados como de las empresas, de los activos financieros, de las divisas, índices, materias primas, derivados financieros, fondos de inversión, etc. En el eje vertical del gráfico se ubican las cotizaciones o precios y en el eje horizontal se indica el tiempo, es decir, las sesiones de negociación, sean diarias, semanales, mensuales, etc.

Según el análisis gráfico el precio o cotización se forma, exclusivamente, por la libre concurrencia de la oferta y la demanda, reflejándose, por tanto, en el precio las opiniones de todos los participantes en los mercados, desde los expertos y altamente informados a los profanos o todo tipo de inversores, que se ven, además, influidos por su psicología produciéndose comportamientos racionales o irracionales, optimistas y pesimistas, etc.

El objetivo del análisis gráfico consiste en determinar en qué situación se encuentran las cotizaciones y procurar predecir cuál va a ser su evolución futura con base en su evolución pasada o historia gráfica.

El análisis técnico es un término comúnmente utilizado para definir y englobar todo lo concerniente al análisis basado en la utilización de gráficos, si bien, siendo más precisos y con el fin de establecer alguna diferenciación con el propio análisis gráfico, es una técnica de análisis que toma como base o referencia los gráficos y las cotizaciones, pero que, a través de procedimientos matemáticos, estadísticos y modelos econométricos, pretende presentar instrumentos, que eliminen la subjetividad generada por la interpretación de los gráficos y servir de apoyo y mejora en el objetivo de predecir la evolución de las cotizaciones. Estos instrumentos son denominados indicadores técnicos, los cuales son representados en gráficos separados o sobre el de cotizaciones o precios.

En este sentido hay que tener en cuenta que ambos tipos de análisis (gráfico y técnico) son métodos totalmente complementarios, es decir, es preciso utilizar ambos para que la toma de decisiones de inversión sea lo más acertada posible.

Diferencias con el análisis fundamental

El análisis fundamental y el análisis gráfico y técnico son los métodos más conocidos para la toma de decisiones de inversión en los mercados financieros. Ambos métodos tienen como objetivo proporcionar recomendaciones de inversión con el máximo grado de fiabilidad posible, determinando, en todo caso, si se debe comprar o vender un activo, producto o instrumento financiero, habida cuenta que en los últimos años se han desarrollado sistemas más complejos que, como los anteriores, pretenden ayudar a la toma de decisiones en los mercados financieros, si bien no están disponibles, en general, para los pequeños inversores e incluso para los analistas, pues requieren de sofisticados equipos y programas informáticos o son realizados por cualificados matemáticos incorporados a las plantillas de las entidades que prestan servicios de asesoramiento o de inversión en los mercados financieros.

Por tanto, se trata de sistemas basados en modelos o métodos cuantitativos complejos, en la teoría del caos, en redes neuronales y en algoritmos genéticos, etc., que aún no parece que hayan calado entre el público en general ni entre la mayoría de los analistas, ni parece claro que proporcionen mejores resultados que las decisiones basadas en el análisis gráfico, técnico o en el análisis fundamental, o las basadas en un sistema de trading diseñado por un inversor particular, analista o gestor de inversiones, con base en su experiencia o habilidad.

Ventajas e inconvenientes

Las ventajas que puede proporcionar el análisis gráfico y técnico para la toma de decisiones de inversión en los mercados financieros frente a otras metodologías como es el análisis fundamental son las siguientes:

  • Se trata de un análisis relativamente sencillo de realizar. Cualquier persona, independiente de su formación o profesión puede realizarlo, al contrario de lo que ocurre con el análisis fundamental, el cual, principalmente, es realizado por economistas o especialistas en economía y empresa, puesto que se requieren sólidos conocimientos financieros, sectoriales, macroeconómicos, etc.
  • El acceso a la información no resulta excesivamente complicado. Los gráficos o charts son habitualmente proporcionados por los periódicos económicos, portales financieros de Internet e incluso no resulta difícil acceder a un programa informático básico gratuito o adquirir uno profesional para realizar este análisis, así como disponer de las bases de datos de cotizaciones históricas.
  • El análisis gráfico y técnico se puede utilizar para el análisis de cualquier mercado, valor, índice, divisa, materia prima, instrumentos derivados o cualquier activo financiero o no financiero susceptible de negociarse en un mercado; y se puede analizar tal activo o mercado aunque se ignoren sus “fundamentales” y características principales. Los gráficos son homogéneos para todos, consecuentemente no se requiere una especialización en conocimientos económicos, financieros, estratégicos, según el mercado u activo objeto de análisis.
  • Con respecto al mercado bursátil, el analista gráfico y técnico realiza la observación para un amplio abanico de empresas y de todo tipo, tengan o no buenos fundamentales, lo importante es el precio o cotización y su evolución, mientras que el analista fundamental, generalmente, solo se centrará en un grupo de empresas y aquellas que tengan buenos fundamentos.
  • El análisis gráfico y técnico permite una adaptación a cualquier plazo u horizonte temporal de inversión y, por tanto, a todo tipo de operador, gestor o inversor, sean estos, participantes intradiarios como a corto, medio o a largo plazo; mientras que el análisis fundamental se centra en general en aspectos relacionados con una vocación inversora a medio-largo plazo.
  • El análisis gráfico resulta más rápido de realizar que el análisis fundamental. Con solo observar la evolución gráfica de un valor o mercado se pueden destacar las principales características del mismo, su situación, etc.
  • Como consecuencia de todo ello, se trata de un análisis que resulta menos costoso en su realización que el análisis fundamental. Además, un informe sobre un mercado, empresa, etc. es más preciso y, por tanto, más válido cuanta más información, experiencia y tiempo se dedique a su elaboración. En caso contrario, no será completo y comportará un cierto grado de subjetividad, sobre todo, en lo que respecta a la hora de fijar la valoración económica de la empresa o precio teórico u objetivo de la misma.
  • Los mercados descuentan el futuro y ello se observa inmediatamente en los precios, por tanto, la evolución de un gráfico de precios se anticipa a la situación económica y a los fundamentos económicos y empresariales. Es decir, la bolsa, al descontar expectativas, estas se reflejan inmediatamente en la formación de los precios, pero este descuento de expectativas seguramente no esté todavía fundamentado o no esté confirmado por el análisis empresarial o por la noticia. La bolsa se anticipa a los fundamentos y, consecuentemente, se puede entender que el análisis gráfico incluye implícitamente al análisis fundamental.

La teória de Dow

El origen del análisis gráfico se concreta en las teorías expuestas por uno de los creadores del índice Dow Jones Industrial Average, Charles H. Dow, a finales del siglo XIX. Estas ideas sirvieron de base al desarrollo del análisis gráfico y técnico de los mercados financieros. Las premisas en las que se basa el análisis gráfico, según la Teoría de Dow, son las siguientes:

  • 1. Los índices lo descuentan todo, es decir, el mercado, representado por un índice bursátil, descuenta o tiene en cuenta toda la información y hechos que afectan o puedan afectar a los mercados, e incluso tiene en cuenta a todos los participantes en los mismos (a aquellos que poseen información y a los que no la tienen, a los expertos y a los inexpertos, a los especuladores y a los inversores conservadores), reflejándose todo ello en la oferta y la demanda y, consecuentemente, en los precios y en los gráficos construidos con base en ellos. Por tanto, basta con analizar los gráficos que representan la evolución de las cotizaciones o precios —índices bursátiles—, para realizar previsiones o tomar decisiones.
  • 2. Los mercados siguen tres tipos de tendencias o movimientos: tendencias primarias, secundarias y terciarias o menores. Las primeras son tendencias con una duración superior a un año, que representan a los mercados comúnmente denominados como alcistas y bajistas; dentro de estas se encuentran tendencias alcistas o bajistas con una duración entre tres semanas y tres meses, que suponen correcciones o reacciones dentro de la tendencia principal alcista o bajista respectivamente; y dentro de estas las tendencias también en ambas direcciones y con duraciones inferiores a las tres semanas.
  • 3. Las tendencias primarias alcistas siguen tres fases en su evolución. En un mercado alcista se da inicialmente una fase de acumulación o de compra institucional en la que determinados colectivos de inversores toman posiciones en los mercados en un entorno de noticias económicas negativas; pero anticipándose a posibles mejoras futuras en los fundamentos económicos; la fase fundamental o compra por parte del público en general en la que los mercados son alcistas y los fundamentales de las compañías cotizadas son buenos; y la fase de distribución o especulativa en la que el público en general entra de forma masiva en los mercados ante la euforia de las cotizaciones y comienza la especulación, en este momento el colectivo que acumuló en la primera fase procede a deshacer sus posiciones, es el momento de la venta institucional. A partir de este momento se inicia un mercado bajista que se mantendrá hasta un nuevo proceso de acumulación.
  • 4. Los diferentes índices bursátiles deben confirmar las tendencias alcistas o bajistas, aunque no resulta necesario que lo hagan simultáneamente. Es decir, para confirmar que un mercado es bajista o es alcista es preciso que varios índices bursátiles confirmen esta evolución alcista o bajista y no uno solo (ya que este podría representar a un conjunto determinado de valores y no a todo el mercado).

    En un entorno de globalización en el comportamiento de los mercados financieros mundiales (lógicamente con ciertas particularidades continentales o nacionales), y ante la dificultad de aplicar el sistema en determinados países como consecuencia de la inexistencia de índices bursátiles suficientemente significativos de carácter general o sectorial puede extenderse este aspecto a los índices de los diferentes mercados mundiales, concretamente, por ejemplo, y con carácter general, los mercados de la unión monetaria siguen tendencias similares, por ello, ante el cambio de tendencia de la evolución de un mercado puede exigirse para su fiabilidad que otros países europeos cambien o estén cambiando igualmente su evolución.

  • 5. El volumen confirma la tendencia, es decir, en una tendencia alcista el volumen sube con la tendencia y baja cuando va en contra de esta y en una tendencia bajista sube en los movimientos a la baja y desciende en las reacciones al alza. Como principal premisa, siempre hay que tener en cuenta que para que los precios o cotizaciones suban deben ir acompañados de incrementos en los volúmenes de negociación.
  • 6. Una tendencia se mantiene vigente hasta el momento en que no muestre señales contrarias o cambie de dirección: teniendo en cuenta que los mercados no suben ni bajan ilimitadamente; los mercados, valores o índices se mueven por tendencias, por lo que es suficiente detectar o identificar en qué tendencia nos encontramos y operar de acuerdo con ella.
  • 7. Charles Dow utilizaba para su análisis los precios de cierre de las cotizaciones, no interesándose por los movimientos intradiarios.

Recuerde que...

  • Trata de sistemas basados en modelos o métodos cuantitativos complejos, en la teoría del caos, en redes neuronales y en algoritmos genéticos, etc.,
  • El análisis gráfico y técnico permite una adaptación a cualquier plazo u horizonte temporal de inversión y, por tanto, a todo tipo de operador, gestor o inversor, sean estos, participantes intradiarios como a corto, medio o a largo plazo.
  • Trata de un análisis que resulta menos costoso en su realización que el análisis fundamental.
  • El origen del análisis gráfico se concreta en las teorías expuestas por uno de los creadores del índice Dow Jones Industrial Average, Charles H. Dow, a finales del siglo XIX.
  • Charles Dow utilizaba para su análisis los precios de cierre de las cotizaciones, no interesándose por los movimientos intradiarios.
Subir