guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Apalancamiento en derivados

Apalancamiento en derivados

Contabilidad y finanzas

El endeudamiento de una empresa tiene una repercusión, que puede ser positiva o negativa, sobre su rentabilidad financiera, esto es, sobre el resultado de sus recursos propios. Cuando los costes financieros son muy elevados, el efecto de apalancamiento puede llegar a ser tan negativo que haga entrar en pérdidas a la empresa.

El punto crítico en el que el endeudamiento de una empresa no debe subir, fijándonos exclusivamente en los efectos de la rentabilidad financiera, es aquel en el que el coste de los recursos ajenos sea igual al beneficio obtenido con ellos. En este sentido, lo más normal es establecer si el apalancamiento es positivo, para lo cual el porcentaje que representen los beneficios antes de deducir cargas financieras, amortizaciones y provisiones e impuestos sobre recursos totales (ajenos y propios) debe ser superior al de la tasa media a la que resulten los recursos ajenos.

La elección de los recursos de una empresa se debe realizar en función del apalancamiento financiero, entre otras consideraciones, como la facilidad para efectuar el reembolso de los capitales tomados a préstamo, riesgo de descenso de la actividad que impida hacer frente a los pagos de intereses e incluso del reembolso, y el porcentaje de recursos ajenos sobre propios que no debe pasar de cierto porcentaje según el sector sin hacer peligrar la autonomía financiera.

En el ámbito de los mercados de derivados financieros, el apalancamiento (L) de una posición especulativa es el cociente entre el valor monetario de dicha posición (M) y la inversión requerida para realizar la misma (I):

El apalancamiento actúa como multiplicador de beneficios y pérdidas, e indica el nivel de riesgo asumido: a mayor apalancamiento mayor riesgo y viceversa. Cuando se especula en mercados al contado M = I ==> L = 1. En el mercado de futuros, L vendrá determinado por el depósito de garantía que exige la Cámara de Compensación. En el mercado de opciones, L vendrá determinado por el coste de la opción y, como se pueden combinar diferentes series de opciones, se puede modular su riesgo. Todo esto se comprenderá mejor a través de un ejemplo.

Ejemplo: Un inversor piensa que la Bolsa va a subir en un plazo corto y decide tomar una posición especulativa mediante la compra de contratos de futuros sobre el Índice selectivo de la Bolsa de Madrid. El contrato de futuros sobre el IBEX-35, vencimiento diciembre, sitúa el índice en 3.100, y la Cámara exige un depósito en garantía del 16 %. Si el agente dispone de 10.000.000 de euros para invertir, podrá adquirir:

Como solo se exige la constitución del depósito y no la compra del nominal del contrato, que en este caso es de 310.000 euros, es posible la adquisición de un mayor número de contratos de futuros con una inversión mucho menor.

El apalancamiento en esta situación será:

M = 310.000 euros/cto. x 201 contratos = 62.310.000 euros.

I = (201 cto. x 310.000 euros/cto.) x 0,16 = 9.969.600 euros.

Lo que quiere decir que la ganancia en la posición al contado se multiplicará por 6,25 veces en su posición de futuros.

Si en diciembre el índice IBEX-35 se sitúa en 3.190, el inversor habrá obtenido un beneficio de 90 puntos de índice por contrato, es decir:

90 x 100 x 201 = 1.809.000 euros

Si hubiese invertido en Bolsa directamente, comprando una cartera compuesta por los mismos valores que el índice y en su misma proporción, la ganancia obtenida hubiera sido de:

Es decir, invirtiendo los 9.969.600 euros en Bolsa hubiera obtenido: 9.969.600 x 2,9% = 289.118 euros, aproximadamente 6,25 veces menos que lo obtenido en la especulación con futuros, lo que quiere decir que con estos contratos derivados, los beneficios (y las pérdidas) se “apalancan” sobre las operaciones al contado.

Subir