guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Organización del trabajo

Organización del trabajo

Proceso de decisión por el que se resuelve la forma en la que la empresa va a desempeñar las tareas con las que debe obtener sus productos o servicios.

Gestión empresarial

Concepto y naturaleza

La organización del trabajo es el proceso de decisión por el que se resuelve la forma en la que la organización (empresa) va a desempeñar las tareas con las que debe obtener sus productos o servicios.

A comienzos del siglo XX las necesidades de las nuevas organizaciones nacidas a raíz de la Revolución Industrial suponen el desarrollo de nuevos modelos de trabajo. Aparece entonces la Organización Científica del Trabajo, nombre que se da a los principios para racionalizar el trabajo propuestos por Taylor (1911).

A lo largo de la historia los diferentes modos de producción han dado lugar a diferentes planteamientos de organización del trabajo, desde la especialización extrema (los modelos de producción en cadena), al trabajo en grupo, el enriquecimiento de puestos, los círculos de calidad, el trabajo en equipo, la reingeniería de procesos, o las organizaciones virtuales. Todo son formas características de organizar el trabajo dentro de una organización y de las diferentes partes, áreas y/o funciones que la componen.

En el análisis de la Organización del Trabajo, se identifican una serie de factores que la configuran:

  • De naturaleza laboral o de empleo: donde se incluirían factores como la jornada de trabajo y el ritmo de trabajo (Bohlander et al., 2003).
  • De análisis y diseño de las tareas y procesos que configuran el contenido del trabajo realizado por la organización. Usamos entonces el término de "estudio del trabajo".

La organización del tiempo y del ritmo de trabajo

Las empresas tienen la posibilidad de organizar el trabajo de formas distintas, sobre la base de diferentes opciones de presencia en el puesto de trabajo:

  • Jornada continua. Que se desarrolla ininterrumpidamente, o bien en horario de mañana o bien en horario de tarde.
  • Jornada partida. Que se desarrolla mediante un horario interrumpido por un descanso de al menos una hora, que supone que normalmente se tenga una parte de la jornada en horario de mañana y otra en horario de tarde.
  • Jornada a turnos. Cuando el proceso productivo es continuo durante las 24 horas del día, se suelen establecer 3 turnos sucesivos de 8 horas (mañana, tarde y noche). Normalmente se considera horario nocturno el comprendido entre las 22 horas y las 6 de la mañana.
  • Jornada flexible. Se adapta a las necesidades de producción o de prestación del servicio, de manera que puede variar incluso en el número de horas que se trabaja cada día. Otra variante es que el empleado pueda adaptar de manera personal su horario de entrada y salida, siempre que cumpla con la jornada laboral que tenga asignada.
  • Semana comprimida. En la que se amplía el número de horas trabajadas por día (más de 8) a cambio de un mayor número de días libres. Opciones como trabajar 4 días por semana en jornadas de 10 horas y librar 3 días, trabajar a la semana dos turnos de 24 horas y librar los demás días, hacer 3 turnos de 12 horas y librar 4 días por semana,...
  • Teletrabajo. Una de las opciones que más protagonismo está ganando en los últimos años es la del desempeño de la actividad profesional desde el propio domicilio. Las nuevas tecnologías, y la cualificación de las tareas (cada vez más susceptibles de ser controladas por objetivos y menos por presencia física en un puesto de trabajo) facilitan esta opción de organización del trabajo, favorecedora de nuevos valores como la conciliación de vida laboral y familiar, la reducción de costes de desplazamiento, reducción de la contaminación por dichos desplazamientos,...
  • Etc.

Respecto al ritmo de trabajo podemos encontrar modelos cuyo ritmo de trabajo viene impuesto por una tecnología y equipos que regulan el trabajo de una manera muy estricta (por ejemplo los procesos de producción en cadena) o modelos en los que el trabajador tiene una autonomía importante para establecer su propio ritmo de trabajo para alcanzar unos resultados o realizar un desempeño que tiene asignado.

El estudio del trabajo

El otro componente importante de la organización del trabajo es el del análisis y diseño del trabajo (tanto de procesos, como de puestos y tareas).

El objetivo principal del estudio del trabajo consiste en lograr incrementos de la productividad, reduciendo los contenidos del trabajo que no añadan valor y los tiempos improductivos (Fernández Guerrero, 1998). Ello se consigue a través de la reorganización del trabajo mediante la búsqueda de nuevos métodos más eficientes.

Los estudios de métodos y tiempos forman parte del estudio del trabajo, revisando críticamente cualquier método utilizado para mejorar su eficiencia y usando la variable tiempo como indicador de dicha eficiencia (además de los costes).

Algunas de las aplicaciones del estudio de métodos son (Fernández Guerrero, 1998):

  • Recorrido y manipulación de los materiales.
  • Desplazamiento de los empleados en la zona de trabajo.
  • O métodos de trabajo y movimientos en el lugar de trabajo.

Recuerde que...

  • Opciones de organización del puesto de trabajo: jornada continua, jornada a turnos, jornada flexible, semana comprimida, teletrabajo, entre otras.
  • Ritmo de trabajo: modelos cuyo ritmo de trabajo viene impuesto por una tecnología y equipos que regulan el trabajo de una manera muy estricta o modelos en los que el trabajador tiene una autonomía importante para establecer su propio ritmo.
  • El objetivo principal del estudio del trabajo consiste en lograr incrementos de la productividad, reduciendo los contenidos del trabajo que no añadan valor y los tiempos improductivos.
Subir