guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Socialismo

Socialismo

Búsqueda de la defensa de los intereses de todos los ciudadanos con especial preocupación para los menos favorecidos.

Contabilidad y finanzas

Concepto

El término socialismo hace referencia a un movimiento político amplio, que tiene diversos matices, pero un común denominador: la búsqueda de la defensa de los intereses de todos los ciudadanos con especial preocupación para los menos favorecidos. Otra cuestión bien distinta es si se logra o no ese objetivo inicial. El socialismo tiene básicamente cuatro variantes: el socialismo utópico, el comunismo, el anarquismo y el socialismo democrático.

Variantes

El socialismo utópico, como su nombre indica, está más próximo al idealismo que a la realidad. Sus precursores fueron previos al comunismo y al anarquismo de la primera mitad del siglo XIX, orientados en la defensa del obrero industrial, ciertamente objeto de una vida durísima, inhumana en muchos casos, en los inicios de la Revolución Industrial. Destaca sobre el resto de utópicos el defensor del sindicalismo obrero, Robert Owen (Trade Unions), Charles Fourier, Étienne Cabet y Saint-Simon.

Robert Owen desarrolló sus ideas en su propia empresa, destacando el respeto al obrero, al que no explotó y pagó un salario digno. En una sociedad eminentemente agraria, defendió a aquella actividad, pero bajo un régimen de cooperativas donde se asistía a los parados. En definitiva, entendía que la sociedad necesitaba una regeneración moral y educativa. Por su parte, Charles Fourier desarrolló la idea de crear actividades económicas donde los trabajadores compartían en común el beneficio. Considera que el trabajo debe ser atractivo e incluso divertido, por tanto cada persona debía escoger lo que más le gustaba y sin excesiva actividad, dos horas a lo sumo seguidas de descanso, y eso sí, la jornada laboral sería larga debido precisamente a los repetidos momentos de descanso.

En el caso de Étienne Cabet se defiende un comunismo sin violencia, respetando posturas distintas a las suyas, pero que hubiera zonas, “colonias”, donde se practicaba el comunismo, lo que exigía un elevado nivel de moral además del fomento de la formación.

Por último Saint-Simon hizo una crítica a la sociedad de su época, donde los dos peores azotes eran la pobreza y las guerras; entendía que los gobiernos deberían gestionar mejor los escasos recursos y no abusar con su poder. Aunque no era contrario a la propiedad privada, sí lo era sobre la herencia, pues evidentemente en su sociedad los grandes terratenientes todavía se diferencian del resto de la sociedad con una posición netamente privilegiada. El Estado debía estar al servicio de la sociedad y construir infraestructuras que beneficiaran a todos. Así mismo, considera que debería haber bancos al servicio de los más necesitados y no solo para los ricos o los grandes empresarios. Por último, quiso conferir a lo político-económico los postulados cristianos.

El que calificó como socialismo utópico a estos teóricos fue otro “utópico” en realidad, Federico Engels, para confrontarlo a lo “correcto”, a lo que llamó científico, el comunismo. La idea comunista es muy antigua, podemos remontarnos en los precedentes a Platón o incluso a la vida en común de muchas ordenes religiosas. Pero el que revitalizó el comunismo fue Karl Marx, según el cual en el mundo se había producido el fenómeno de la lucha de clases y en el que al final, vencerán los obreros y no habrá clases sociales. En la Revolución Francesa sus antecedentes fueron Babeuf o la Conspiración de los Iguales. Marx desarrolla un elaborado pensamiento en su libro “El Capital” en donde el Estado es el gran agente económico. Sus ideas tomaron fuerza en el siglo XX e incluso en algunos países alcanzaron el poder, el caso más notorio probablemente es el de Rusia y la posterior creación del Imperio Soviético que tuvo una vida relativamente corta, desde 1917 hasta los inicios de la década de los noventa del mismo siglo.

En el siglo XXI, la concepción comunista es una idea política muy minoritaria, que cada día tiene menos adeptos, al evidenciarse el gran fracaso de su implantación en los distintos países donde se impuso. Tal vez la única excepción sería China, pero en realidad ya abandonó el comunismo ortodoxo hace décadas y sigue en economía el modelo capitalista de forma más o menos abierta o reconocida.

Otra concepción que también tuvo gran aceptación en la primera mitad del siglo XX fue el anarquismo, que establece una vida en común sin propiedad privada y sin Estado, en donde se distribuye la riqueza producida según las necesidades de las personas. Probablemente fue la concepción más utópica pues, salvo algunos cortos casos de su implantación efectiva como en el periodo de la Guerra Civil española, se puede decir que es una concepción extremadamente minoritaria.

La corriente socialista de mayor aceptación provino del marxismo, pero se transformó hacia un socialismo democrático que internamente rechaza el marxismo, por ejemplo el SPD alemán, el socialismo sueco o el PSOE español, que aceptan el sistema capitalista como el adecuado para alcanzar mejores condiciones de vida para los ciudadanos, incluido los menos favorecidos de la sociedad. El socialismo consigue gran parte de sus objetivos gracias al desarrollo del Estado de Bienestar, que ofrece a los habitantes del país una amplia prestación de beneficios sociales.

Recuerde que...

  • El socialismo tiene cuatro variantes: el socialismo utópico, el comunismo, el anarquismo y el socialismo democrático.
  • Socialismo utópico: orientados a defensa del obrero industrial, objeto de una vida durísima, en los inicios de la Revolución Industrial.
  • Comunismo: el Estado es el gran agente económico. Referente Karl Marx.
  • Anarquismo: vida en común sin propiedad privada y sin Estado, en donde se distribuye la riqueza.
  • Socialismo: aceptan el sistema capitalista como el adecuado para alcanzar mejores condiciones de vida para los ciudadanos. Estado de Bienestar.
Subir