guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Sanciones (guerra económica)

Sanciones (guerra económica)

Se aplica a partir de un conjunto de diversas fórmulas que se recogen bajo el término de sanciones.

Contabilidad y finanzas

Dentro del orden económico mundial, existen países que tienen una mayor capacidad para imponer sus voluntades, a nivel económico o político, sobre el resto. Generalmente son países de gran capacidad económica, naciones con un producto interior bruto (PIB) muy superior a los demás, normalmente disponen además de ejércitos más poderosos que los otros países y pueden utilizar su capacidad militar para obligar a terceros países a seguir sus planteamientos, aunque ellos hubieran deseado otra postura.

Los ejemplos en la historia son innumerables, desde el impresionante Imperio Romano, la España Imperial, el Imperio Napoleónico, el Imperio Británico, el Imperio Soviético o el predominio actual de los Estados Unidos. Aunque todos estos Imperios la han barajado y aplicado, la solución militar a los conflictos es una opción más arriesgada, costosa y no siempre segura de alcanzar el objetivo final, pese a la superioridad de la gran potencia; existen innumerables ejemplos de un sangrante coste militar y político de algunas ofensivas de dudoso éxito, como es el caso de Vietnam para los Estados Unidos o más reciente el de Irak o tal vez Afganistán.

Una solución menos costosa y menos arriesgada, con la enorme ventaja de no producir víctimas humanas, ni destrucciones innecesarias y por tanto menor repulsa diplomática, es lo que se denomina guerra económica, que se aplica a partir de un conjunto de diversas fórmulas que se recogen bajo el término de sanciones. Al disponer estos países de grandes recursos económicos pueden imponer que se le aplique a otro país un conjunto de medidas que pueden ir desde restricciones financieras, tecnológicas o de servicios, así como el bloqueo en el suministro de bienes de equipo, bienes de consumo o materias primas. Incluso se pueden aplicar restricciones en productos básicos como son medicinas o alimentos.

La superioridad de las grandes potencias puede permitir la creación de coaliciones que acatan lo decidido por la gran potencia o puede ser la propia coalición de potencias las que opten por esta solución.

La guerra económica se aplicó contra Franco durante la Segunda Guerra Mundial, con los embargos de petróleo en 1940 y en 1944, así como las restricciones de su suministro. Del mismo modo, se dificultó el suministro de trigo desde los Estados Unidos a España o se limitaron las facilidades financieras. En este caso concreto, las medidas se produjeron por el acuerdo de dos potencias mundiales aliadas en aquel momento, Estados Unidos y Gran Bretaña.

Otro caso bien conocido es la Cuba comunista, que ha sido bloqueada por los Estados Unidos desde la imposición de aquel sistema económico en la isla.

También se aplicó esta medida al Iraq de Sadam Hussein y se aplica a la Corea del Norte, en estos dos casos son coaliciones de potencias mundiales las que coinciden en tomar esta postura.

Al igual que en la opción bélica, en modo alguno está asegurado el éxito de las medidas. En algunas ocasiones tiene éxito como fue el caso del embargo de petróleo a España en 1940 para alejar la opción de que España entrase en la guerra como aliada de las potencias del Eje, garantizando nuestra neutralidad, pero en otras ocasiones lo único que se consigue es dificultar la vida cotidiana de los ciudadanos y no alterar en lo básico los principios del régimen o sus posicionamientos, como en el caso de Cuba y como sucede en otros muchos otros ejemplos. Al fin y al cabo, los pueblos junto con sus gobiernos son difíciles de doblegar en sus propias convicciones a voluntad de terceros.

También las sanciones son aplicadas por organismos internacionales como la ONU. Así, su Consejo de Seguridad en sus primeros 45 años aplicó sanciones económicas a Rhodesia (1996) y Sudáfrica (1997) y en general, al concluir la guerra fría, el Consejo de Seguridad acude cada vez más a la aplicación de sanciones económicas, lo que posiblemente es evidencia clara de la supremacía de los Estados Unidos como la única potencia mundial, junto a sus aliados europeos y asiáticos. Las sanciones se impusieron a Iraq, la ex Yugoslavia, Haití, Somalia, Libia, Angola, Ruanda y Sudán.

En definitiva es una opción, sin duda menos agresiva que la guerra, que pueden aplicar las grandes potencias sobre los pequeños y medianos estados que no tienen capacidad diplomática para impedirlas y tampoco tienen capacidad económica para hacer lo mismo al país o países que se lo aplican.

Recuerde que...

  • Medidas como restricciones financieras, tecnológicas o de servicios, bloqueo en el suministro de bienes de equipo, bienes de consumo o materias primas e incluso restricciones en productos básicos, medicinas o alimentos.
  • La aplican grandes potencias sobre los pequeños y medianos estados que no tienen capacidad diplomática para impedirlas y tampoco capacidad económica para hacer lo mismo al país o países que se lo aplican.
Subir