guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Simulacros de prevención y seguridad

Simulacros de prevención y seguridad

Prevención de riesgos laborales

Concepto

Un simulacro es una acción que se realiza imitando un suceso real para tomar las medidas necesarias de seguridad en caso de que ocurra realmente.

La importancia del simulacro reside en que forma parte de las medidas de prevención, la mejor manera de evitar o reducir los efectos colaterales propios de una catástrofe.

Tipos de simulacros

Es posible distinguir entre varios tipos de simulacro. Se pueden organizar en tres grupos:

  • Por su alcance: Pueden ser parciales o totales, siendo estos últimos los que llegan al final de la representación, cubriendo todas las posibilidades y matices de la situación representada.
  • Por su programación: Con o sin previo aviso. Esto depende del objetivo del simulacro y la decisión de anticiparlo o no muchas veces responde a la edad y la condición de las personas involucradas.
  • Por su función: De gabinete (planeamiento previo a la ejecución) y de campo (la puesta en marcha del simulacro en el inmueble).

Normativa

La Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, obliga al empresario a garantizar una adecuada formación a sus trabajadores para la correcta actuación en caso de emergencia (artículo 19). Esta Ley establece los principios generales relativos a la prevención de los riesgos profesionales para la protección de la seguridad y de la salud, la eliminación o disminución de los riesgos derivados del trabajo, la información, la consulta, la participación equilibrada y la formación de los trabajadores en materia preventiva. Para el cumplimiento de estos fines, la Ley regula las actuaciones a desarrollar por las Administraciones públicas, por los empresarios, los trabajadores y sus respectivas organizaciones representativas.

El artículo 20 de esta misma Ley establece que el empresario, teniendo en cuenta el tamaño y la actividad de la empresa, así como la posible presencia de personas ajenas a la misma, deberá analizar las posibles situaciones de emergencia y adoptar las medidas necesarias en materia de primeros auxilios, lucha contra incendios y evacuación de los trabajadores, designando para ello al personal encargado de poner en práctica estas medidas y comprobando periódicamente, en su caso, su correcto funcionamiento. El citado personal deberá poseer la formación necesaria, ser suficiente en número y disponer del material adecuado, en función de las circunstancias antes señaladas.

Para la aplicación de las medidas adoptadas, el empresario deberá organizar las relaciones que sean necesarias con servicios externos a la empresa, en particular en materia de primeros auxilios, asistencia médica de urgencia, salvamento y lucha contra incendios, de forma que quede garantizada la rapidez y eficacia de las mismas.

Plan de emergencias

A través de los simulacros se comprueba si son eficaces las acciones previstas en el Plan de Emergencias. En este Plan deberán aparecer las instrucciones de forma detallada a realizar en el simulacro, así como las diversas personas que participarán en él: trabajadores, servicios médicos, policía, etc.

Dentro de los planes de emergencia deberán establecerse las diversas indicaciones sobre cómo actuar ante un riesgo, ya sea catástrofe, incendio o de otra naturaleza. Estas indicaciones deben ser conocidas por todos los trabajadores y deben estar en lugares visibles.

El Plan de Emergencias debe ser un documento accesible para todos los trabajadores y sobre todo para aquellas personas que tienen que realizar alguna actuación en algún simulacro. Para la aplicación de las medidas adoptadas, el empresario deberá organizar las relaciones que sean necesarias con servicios externos a la empresa, en particular en materia de primeros auxilios, asistencia médica de urgencia, salvamento y lucha contra incendios, de forma que quede garantizada la rapidez y eficacia de las mismas.

Fases del simulacro

Para la realización de un simulacro, es aconsejable dividirlo en tres etapas:

  • Fase de preparación: en la que se seleccionan los elementos del ejercicio.
  • Fase de ejecución: en la que se desarrolla la práctica del ejercicio.
  • Fase de valoración: en la que se evalúan los resultados, se obtienen las conclusiones y se hace el seguimiento.

Simulacro de emergencia

El simulacro de emergencia es una representación de posibles situaciones de peligro o desastre que requieren una acción inmediata y conjunta de todos los trabajadores de la empresa, así como de servicios externos: policía, bomberos, ambulancias, etc. Para que un simulacro tenga resultados positivos debe ir precedido de una planificación detallada, su ejecución debe ser la correcta y se aconseja que tras realizado el simulacro, se haga una evaluación crítica y constructiva del desarrollo así como de los resultados obtenidos en el mismo.

Efectividad de los simulacros

Un simulacro puede ser efectivo en cuanto a las personas que participan; en cuanto a las instalaciones en las que se realizan y por último, en cuanto a las operaciones, procedimientos o protocolos que se utilizan.

  • a) Respecto a las personas, los simulacros ayudan a mejorar: el conocimiento del edificio; el conocimiento de las vías de evacuación y las salidas; la confianza de los trabajadores en ellos mismos cuando se enfrenten ante una situación de emergencia; la sensación de seguridad al conocer cuáles son las medidas adoptadas por los responsables para salvaguardar la seguridad.
  • b) Respecto a las instalaciones, con los simulacros se detectan problemas técnicos como: la mala señalización de los pulsadores de alarma, los extintores, las bocas de incendio equipadas, las vías de evacuación, las salidas de emergencia no solo en dónde están situados sino tener un conocimiento de su ubicación; el funcionamiento incorrecto del alumbrado de emergencia, el sistema de alarma, los extintores, las salidas de emergencia si están bloqueadas, etc.
  • c) Respecto a las operaciones, procedimientos o protocolos que se utilizan, ayudan a determinar problemas organizativos como: los fallos del plan de emergencia en cuanto a la capacidad de reacción y actuación de los medios humanos, la coordinación entre los equipos internos y la ayuda externa o la idoneidad de la formación impartida.

Evaluación

La evaluación comprende el inicio, el desarrollo, cómo ha tenido lugar el mismo y la conclusión. Por su parte la evaluación queda comprendida en las reuniones con los responsables, la redacción del informe y el correspondiente seguimiento. Esa evaluación se comunicará a los participantes.

Para la realización de un simulacro, independientemente de su alcance, es importante, además de la realización de todas las fases propuestas, la formación previa de los implicados y una comunicación clara, objetiva y directa para lograr el éxito en la ejecución de los simulacros.

Es importante que los directivos sean conscientes de la importancia de la realización de simulacros. Por ello deben fomentar a todos los niveles de la empresa su práctica, es una forma más de garantizar y asegurar la seguridad y salud de sus trabajadores y empresas.

Subir