guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Sindicatos en las relaciones laborales

Sindicatos en las relaciones laborales

Proporcionan a los empleados una voz colectiva para manifestar sus deseos en materia de condiciones laborales y defender sus intereses en las diferentes decisiones que les afecten, que se tomen dentro y fuera de la organización.

Gestión empresarial

Concepto y naturaleza

Una definición habitual en la bibliografía anglosajona es la de sindicato como una organización de trabajadores, cuyo objeto es representar a los empleados en sus relaciones con las organizaciones para las que trabajan (Harris, 2000).

Para el caso español resulta más adecuada, no obstante, una definición con un campo de acción más amplio como la de Freeman y Medoff (1984) que indican que los sindicatos proporcionan a los empleados una voz colectiva para manifestar sus deseos en materia de condiciones laborales y defender sus intereses en las diferentes decisiones que les afecten, que se tomen dentro y fuera de la organización.

El propósito básico de los sindicatos es el de promover y proteger los intereses de los trabajadores.

Por ello se plantea su papel en las relaciones laborales a través de:

  • El propio proceso de negociación colectiva.
  • La vigilancia para hacer cumplir los acuerdos generados por dicha negociación.
  • Proporcionar protección y apoyo individual a todos los empleados que lo necesiten.
  • El diálogo y la búsqueda de acuerdos con los agentes sociales (gobiernos y organizaciones empresariales) para la construcción del marco legal en el que se encuadrarán las relaciones laborales.

Los sindicatos españoles juegan un papel fundamental como negociadores de los intereses de los trabajadores en cuestiones de tipo salarial, condiciones de trabajo, transferencias y ascensos, etc. Bien sea interviniendo en los procesos de negociación colectiva con la propia empresa, bien a través de la negociación a nivel sectorial, donde la capacidad de maniobra de la empresa es menor.

La obligatoriedad de los convenios que se firman en cualquiera de los dos ámbitos supone que los sindicatos españoles más representativos negocien las condiciones de trabajo y los salarios de la gran mayoría de los trabajadores, lo que los convierte en agentes con gran poder en el marco del empleo. Algo que aparentemente resulta contradictorio con el bajo índice de la afiliación sindical respecto a la población ocupada, pero que para algunas opiniones, se debe a una relación causa-efecto, según la cual el trabajador decide no pagar cuotas sabiendo que en los contenidos del convenio va a ser defendido igual que si lo hiciese. (Herrera y Fernández Guerrero, 1997)

La actitud aparentemente generosa de los sindicatos españoles, frente a la insolidaridad de los no afiliados, puede deberse fundamentalmente a dos motivos (Herrera y Fernández Guerrero, 1997):

  • a) Una posición de gran dependencia de los presupuestos públicos.
  • b) Y sobre todo, por el modelo sindical adoptado en nuestro país. Frente a un modelo más próximo al existente en países anglosajones, que solo defendiese a los trabajadores afiliados, los sindicatos españoles han optado, porque así también se lo otorga la Constitución, por un modelo más solidario e intervencionista, donde como agentes sociales se comprometen, junto con el Gobierno y las organizaciones empresariales, en la construcción una sociedad mejor en todos los temas relativos al empleo, e incluso en temas afines como las pensiones, etc.

La relación entre organización y sindicatos

Las relaciones entre organización y sindicatos no solo se desarrollan en un marco de grandes acuerdos y negociaciones. El tratamiento diario de temas en los que se valora que puede haber incidencia sobre las condiciones de empleo es habitual en ambientes en los que la colaboración predomina sobre la confrontación.

En este proceso de cambio de modelos de confrontación por modelos de colaboración la actitud de la organización es clave, a través de medidas como (Werther y Davis, 1993):

  • Consultas previas con los representantes sindicales de decisiones que se entiendan que pueden afectar a los empleados, evitando tensiones por enfrentamientos cuando las decisiones ya han sido tomadas.
  • Establecimiento regular de grupos de estudio mixtos (organización-sindicatos) para abordar soluciones a problemas concretos.
  • Interés honesto por los problemas de los trabajadores y por las necesidades de representación que competen a los representantes sindicales.
  • Comunicación fluida.
  • Reconocimiento y aceptación de la mediación de terceros en asuntos en los que se puedan evitar conflictos y tensiones, por tratarse de puntos delicados.

No obstante, las relaciones de cooperación no siempre son fáciles. Los directivos de la organización tienen dificultades para entender el rol de los sindicatos y las expectativas que sobre su papel tienen los trabajadores que los eligen.

Y en ocasiones, los representantes sindicales, pueden entender que la renovación de sus posiciones de poder, ganadas en las elecciones sindicales, está directamente relacionada con la “dureza” con la que se emplean ante la Dirección de la organización. De hecho, además, hay muchos representantes sindicales, y muchos de sus afiliados, que recelan de departamentos de recursos humanos que manifiestan propósitos de cooperación, al entender que trabajo y propiedad son siempre intereses enfrentados.

Recuerde que...

  • El propósito básico de los sindicatos es el de promover y proteger los intereses de los trabajadores.
  • Las relaciones de cooperación no siempre son fáciles. Los directivos de la organización tienen dificultades para entender el rol de los sindicatos y las expectativas que sobre su papel tienen los trabajadores que los eligen.
  • Los sindicatos españoles juegan un papel fundamental como negociadores de los intereses de los trabajadores en cuestiones de tipo salarial, condiciones de trabajo, transferencias y ascensos, etc.
  • La obligatoriedad de los convenios que se firman supone que los sindicatos españoles más representativos negocien las condiciones de trabajo y los salarios de la gran mayoría de los trabajadores, lo que los convierte en agentes con gran poder en el marco del empleo.
  • La actitud aparentemente generosa de los sindicatos españoles, frente a la insolidaridad de los no afiliados, puede deberse fundamentalmente a: una posición de gran dependencia de los presupuestos públicos y, sobre todo, por el modelo sindical adoptado en nuestro país.
Subir