guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Seguro público

Seguro público

Seguro gestionado y ofrecido por el Estado, son los denominados seguros sociales, sistemas públicos de previsión social o de Seguridad Social.

Contabilidad y finanzas

Concepto

El seguro público es el seguro gestionado y ofrecido por el Estado, son los denominados seguros sociales, sistemas públicos de previsión social o de Seguridad Social.

La Seguridad Social es un sistema creado por el Estado, que tiene como objetivo aumentar el bienestar y la protección de los ciudadanos. Comprende una serie de medidas de previsión que llevan a cabo un conjunto de organismos oficiales, que buscan cubrir las contingencias que pueden afectar a todos los trabajadores de un país y a las personas de ellas dependientes. Las coberturas que ofrece la Seguridad Social son muy amplías, podemos citar como ejemplo, la asistencia sanitaria para caso de enfermedad o accidente o las distintas prestaciones económicas ofrecidas por incapacidad laboral, desempleo o vejez.

Los elementos que intervienen en el seguro público son:

  • El tomador es el asegurado y el empresario de forma conjunta en las prestaciones contributivas, siendo el propio Estado en las prestaciones no contributivas.
  • El asegurado es el trabajador.
  • El beneficiario es el trabajador y las personas del que él dependan en el caso de prestaciones contributivas y el resto de ciudadanos no cubiertos en el caso de prestaciones no contributivas.
  • El asegurador es el Estado o entidades privadas colaboradoras.

La gestión y administración del seguro público la realiza el Estado, a través de una serie organismos públicos, las denominadas entidades gestoras, que realizan tres tipos de gestiones:

  • Gestión principal, en la que se distingue el régimen general (gestionado por el Instituto Nacional de la Seguridad Social, el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria que ha transferido las competencias de gestión sanitaria a las Comunidades Autónomas, el Instituto Nacional de Empleo y el Instituto de Migración y Servicios Sociales) y los distintos regímenes especiales (gestionados por el Instituto Social de la Marina, el Instituto Social de las Fuerzas Armadas, la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado, la Mutualidad General de la Justicia y la Mutualidad Nacional de Previsión de la Administración Local).
  • Gestión auxiliar, que la lleva a cabo la Tesorería General de la Seguridad Social, cuyas funciones son la centralización de las operaciones económicas de la Seguridad Social y la inscripción de empresas y afiliación de trabajadores.
  • Gestión colaboradora, cuyo fin es colaborar en ofrecer determinadas prestaciones garantizadas por el régimen general, la realizan fundamentalmente las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Respecto al seguro privado, el sector público tiene rasgos comunes como son la existencia de un riesgo, las prestaciones recibidas o el pago de primas (son las denominadas cotizaciones que pagan trabajadores y empresas, diferenciándose las de la Seguridad Social, las de desempleo, las de formación profesional y las del Fondo de Garantía Salarial). Sin embargo, el seguro público posee una serie de características que lo hacen diferente, estas son:

  • Los seguros públicos no son seguros propiamente dichos, sino que son sistemas de previsión social, puesto satisfacen necesidades de seguridad económica ante los denominados riesgos sociales o riesgos inherentes de la vida social.
  • Los sistemas de Seguridad Social, tienden a ser universales, es decir, a cubrir a toda la población de un país. Esto hace que, si inicialmente, los sistemas públicos de previsión social solo estaban dirigidos hacia aquellas personas que desarrollaban una actividad laboral, hoy en día la Seguridad Social protege a todos los ciudadanos, por lo que las prestaciones en muchos casos se reciben sin realizar ninguna contribución al sistema: son las denominadas prestaciones no contributivas. Esta característica, diferencia de forma notable al seguro público del privado, puesto que en el privado el pago de las primas es requisito fundamental para poder realizar la cobertura. Sin embargo, en el seguro público también se realiza la cobertura a personas que no pagan ningún tipo de prima, ni realizan ningún tipo de aportación. En este caso, las prestaciones no contributivas protegen a aquellos individuos que no realizan ninguna actividad laboral, proporcionándoles servicios básicos y unos ingresos mínimos de subsistencia.

Riesgos cubiertos por el seguro público

Los riesgos cubiertos son los denominados riesgos sociales. Estos riesgos son muy amplios, por lo tanto, para poder delimitar claramente estos, se tienen en cuenta una serie de variables:

  • Principios políticos del Estado y situación económica del país. En cuanto a los primeros, cuanto más se apueste por el carácter social del Estado, mayor nivel de protección se perseguirá para sus ciudadanos. Respecto a la situación económica de un país, cuanto más desarrollo tenga, mayor protección dará a sus ciudadanos.
  • Los riesgos sociales cubiertos deben ser homogéneos, puesto que de no serlo, los sistemas de previsión social no pueden ofrecer protección con un mínimo de eficiencia.
  • La delimitación de los riesgos debe ser dinámica, es decir, a medida que va mejorando la situación de un país, puede irse ampliando el sistema público de previsión social.

Atendiendo a estas variables, los riesgos cubiertos por el seguro público los podemos clasificar en:

  • Riesgos cubiertos por la propia Seguridad Social.
    • Enfermedad, la Seguridad Social ofrece los servicios médicos y farmacéuticos para el restablecimiento y conservación de la salud de sus beneficiarios.
    • Incapacidad laboral, indemniza económicamente a aquellos beneficiarios que por accidente o por enfermedad no pueden realizar su actividad laboral.
    • Invalidez, indemniza a aquellos trabajadores que una vez finalizada su situación de incapacidad laboral ven reducida o anulada su capacidad laboral.
    • Jubilación, indemniza a aquellos trabajadores que cesan de realizar una actividad laboral por edad y por tanto dejan de obtener ingresos.
    • Fallecimiento, indemnizaciones que tienen como beneficiarios a los familiares supervivientes cuando se produce la muerte del trabajador.
    • Protección de la familia, indemnizaciones que cubren la necesidad económica derivada de las cargas familiares derivadas de la dependencia económica del trabajador.
  • Riesgos cubiertos por el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA).
    • Impago de retribuciones por parte de los empresarios, el FOGASA indemniza a aquellos trabajadores a los que su empresa no paga.
  • Riesgos cubiertos por los servicios de empleo.
    • Desempleo, indemniza a aquellos trabajadores que pudiendo y queriendo trabajar, pierden su trabajo.
  • Otros riesgos.
    • Formación profesional, proporciona formación a los trabajadores para su reciclaje profesional.
    • Servicios sociales, proporciona diversas prestaciones a personas sin recurso.

Recuerde que...

  • La gestión y administración del seguro público la realiza el Estado, a través de una serie de organismos públicos, las denominadas entidades gestoras, que realizan tres tipos de gestiones: Gestión principal, Gestión auxiliar y Gestión colaboradora.
  • Respecto al seguro privado, el sector público tiene rasgos comunes como son la existencia de un riesgo, las prestaciones recibidas o el pago de primas. Sin embargo, el seguro público posee una serie de características que lo hacen diferente.
  • Los riesgos cubiertos son los denominados riesgos sociales. Estos riesgos son muy amplios, por lo tanto, para poder delimitar claramente estos, se tienen en cuenta una serie de variables.
  • Atendiendo a las variables, los riesgos cubiertos por el seguro público los podemos clasificar en: Riesgos cubiertos por la propia Seguridad Social, Riesgos cubiertos por el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA), Riesgos cubiertos por los servicios de empleo y Otros riesgos (Formación profesional y Servicios sociales).
Subir