guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Selección adversa

Selección adversa

Tipo de fallo de mercado. Se produce cuando los agentes económicos no tienen información perfecta sobre los bienes intercambiados.

Derecho de la competencia y protección de consumidores

Concepto

La selección adversa es un tipo de fallo de mercado. Se produce cuando hay información asimétrica, es decir, cuando los agentes económicos no tienen información perfecta sobre los bienes intercambiados.

Los principios ideales sobre el funcionamiento del mercado suponen que los agentes conocen perfectamente las mercancías o servicios que se intercambian en los mercados, pero esto no siempre es así, y el funcionamiento ideal del mercado, como consecuencia, a veces no es tan perfecto y los precios no vacían los mercados.

Si todos los agentes conocieran perfectamente el uso y calidad de las mercancías, habría mercancías peores con un precio de equilibrio inferior que vaciarían ese mercado y habría mercancías de mayor calidad o duración más caras, pues su precio de equilibrio debe ser mayor.

Sin embargo, cuando la información acerca de los bienes intercambiados no es perfecta, a menudo se producen fallos de mercado y un tipo de fallo de mercado es la selección adversa. En este caso, los bienes, los de buena y mala calidad, se venden entremezclado a un precio dado para todos, ya que los agentes no pueden discriminar cuál es de un tipo u otro. Esto significa que al precio existente en el mercado se venderán pocos de buena calidad y demasiados de calidad inferior, esto tendería a reducir los precios y los bienes de buena calidad serían cada vez menos proporcionalmente, retirándose de un mercado que no los valora adecuadamente.

Selección adversa y mercado de los seguros

Un ejemplo clásico de la selección adversa es el mercado de los seguros. Aunque las compañías de seguros hacen exámenes médicos a sus clientes antes de asegurarlos, probablemente, el paciente conoce mejor su estado de salud que la propia compañía. Como el pago por el seguro es el mismo para todos los agentes de una cierta edad, el seguro será proporcionalmente más barato para las personas con problemas de salud y proporcionalmente caro para las personas que rara vez acuden al médico.

Esto hace que en conjunto, se suelen asegurar más las personas con problemas de salud que las más sanas. Proporcionalmente, entonces suscriben el seguro mayor número de personas que tienden a estar enfermas, esto hace que el precio del seguro tienda a subir, con lo que las sanas tienen menos razones aún para suscribir el seguro, y se reduce el porcentaje de personas sanas entre los asegurados.

Finalmente, es una mayoría abrumadora de personas enfermas las que disfrutan de un seguro y este debe tener un precio muy elevado, o en el caso extremo, a la compañía ya no le interesa vender seguros por el coste de la atención médica que debe soportar.

Algunas soluciones a la selección adversa

Una de las posibles soluciones a la selección adversa generada en el campo de la asistencia médica privada es la asunción de sus funciones por parte del Estado. En algunos países, el problema de la atención médica ha llevado, precisamente, a sostener que debe ser el Estado el que facilite la atención sanitaria a la población en lugar de dejarlo en manos de la iniciativa privada. En el caso de personas de más de 60 años, por ejemplo, es difícil conseguir firmar un seguro médico privado, pues las compañías asumen que probablemente esta persona va a necesitar atención médica más o menos intensa con mucha probabilidad, lo que le lleva a excluir a estos grupos de población, que o bien deben pagar pólizas prohibitivas o bien renunciar a una asistencia médica cuando probablemente más lo van a necesitar.

En otros mercados con información imperfecta y selección adversa como el primer caso que hemos citado (la venta de productos cuyo estado real se desconoce), a las empresas les suele funcionar establecer un sistema de garantías posventa, es decir, una garantía sobre los servicios o bienes ofrecidos que cubre cualquier reparación que sea necesaria durante un periodo de tiempo. Cuanto más potente y extenso en el tiempo sea el sistema de garantías, mayor debe ser entonces la calidad que el propio vendedor juzga de su producto. De esta forma, algunos productores consiguen labrarse una importante reputación de servicio posventa ágil y eficiente que les permite diferenciar a sus productos. Pero esto también puede tener sus contrapartidas pues un sistema de garantías muy generoso por parte del vendedor, puede llevar al comprador a comportamientos más negligentes y menos cuidadosos con el bien —el problema del riesgo moral— por lo que los productores suelen especificar en sus garantías que queda expresamente excluido el uso inadecuado del bien o su incorrecta manipulación.

Recuerde que...

  • Los bienes, los de buena y mala calidad, se venden entremezclado a un precio dado para todos, ya que los agentes no pueden discriminar cuál es de un tipo u otro.
Subir