guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Competitividad

Competitividad

Capacidad de una economía para mantener o incrementar de manera sostenida su presencia en los mercados internacionales, incluido el propio mercado nacional. La competitividad de una economía viene determinada por su capacidad de adaptación y sus posibilidades de crecimiento a medio y largo plazo.

Derecho de la competencia y protección de consumidores

Concepto

La competitividad es un concepto impreciso sobre el que no existe consenso sobre su significado y su medición, y cuya concepción se ha modificado a lo largo del tiempo.

La concepción tradicional de la competitividad asociaba a esta con la capacidad de una economía para mantener o incrementar de manera sostenida su presencia en los mercados internacionales, incluido el propio mercado nacional.

Desde una concepción moderna, la competitividad de una economía viene determinada por su capacidad de adaptación y sus posibilidades de crecimiento a medio y largo plazo.

El enfoque tradicional de la competitividad se centraba básicamente en los resultados comerciales de un país y, por tanto, eran sus determinantes más directos —básicamente: tipos de cambio, costes y precios— los factores explicativos de la evolución de la competitividad de un país.

Sin embargo, este enfoque de la competitividad ha sido objeto de importantes críticas —como, por ejemplo, las de Paul Krugman—, ya que en gran parte se sustenta en la idea de que el comercio internacional es un juego de suma cero, en el que los países competitivos ganan cuota de mercado en detrimento de los menos competitivos, cuando la base del comercio internacional es la existencia de ganancias mutuas para los países que comercian. Además, esta concepción de la competitividad puede promover políticas proteccionistas o devaluaciones de los tipos de cambio, que podrían acabar reduciendo los salarios reales de la economía y el bienestar global.

Las limitaciones de un análisis de la competitividad basado exclusivamente en el estudio de los costes y los precios relativos ha sido puesto de manifiesto por las modernas teorías del comercio internacional, que muestran cómo las empresas tienen capacidad para competir, no solo a través del precio, sino a través de la diferenciación de su producto y de otros mecanismos, y la influencia de factores de carácter más estructural, como el grado de desarrollo del capital humano y tecnológico.

Recientemente, la concepción de la competitividad de un país ha ido mucho más allá de los aspectos estrictamente comerciales y se ha desplazado hacia consideraciones relacionadas con la capacidad de ampliar el bienestar de la economía, de forma que el concepto de competitividad ha adquirido una perspectiva de medio y largo plazo, quedando estrechamente vinculado con los factores condicionantes de la eficiencia productiva.

Recientemente, la concepción de la competitividad de un país ha ido mucho más allá de los aspectos estrictamente comerciales y se ha desplazado hacia consideraciones relacionadas con la capacidad de ampliar el bienestar de la economía, de forma que el concepto de competitividad ha adquirido una perspectiva de medio y largo plazo, quedando estrechamente vinculado con los factores condicionantes de la eficiencia productiva.

El progreso tecnológico aparece como un determinante fundamental del crecimiento de la productividad a largo plazo y, por tanto, de la competitividad. Pero este no solo depende del esfuerzo en investigación y desarrollo llevado a cabo en cada país, sino también de su capacidad para incorporar innovaciones generadas en el exterior, a través del comercio y de los flujos de inversión internacional, y de la habilidad para permitir una propagación de sus efectos hacia el conjunto de la estructura productiva. A su vez, estos factores se encuentran estrechamente ligados a la calidad de la formación y la educación, a la dotación de infraestructuras, a la capacidad de organización y gestión de las empresas y, en última instancia, a la existencia de un entorno institucional suficientemente competitivo y flexible que impulse la innovación y su difusión a todo el sistema económico.

Indicadores de competitividad

Indicadores según la concepción tradicional de la competitividad de un país

Son utilizados básicamente dos tipos de indicadores:

  • a) Indicadores de los resultados comerciales del país:
    • Saldo de la balanza comercial
    • Cuotas de exportación en los mercados mundiales
    • Penetración de las importaciones en el mercado interior
  • b) Indicadores que cuantifican los determinantes directos de la evolución de los resultados comerciales del país:
    • Tipo de cambio nominal
    • Costes
    • Precios

Indicadores según la concepción moderna de la competitividad de un país

Son utilizados básicamente dos tipos de indicadores:

  • a) Indicadores relativos a la evolución del bienestar y la productividad del país:
    • PIB per cápita y su descomposición (productividad aparente del trabajo, tasa de ocupación y población)
    • Productividad total de los factores
  • b) Indicadores que cuantifican los determinantes del bienestar y la productividad, entre otros:
    • Indicadores sobre el grado de implantación y utilización de las tecnologías de la información y las comunicaciones
    • Indicadores del esfuerzo innovador y de la cualificación del capital humano (como, por ejemplo, esfuerzo financiero en investigación y educación, incorporación de tecnología importada, calidad de la educación, etc.)

Un ranking de la competitividad mundial

Algunos organismos internacionales se encargan de elaborar indicadores sintéticos de competitividad con una perspectiva muy amplia. Uno de los más conocidos es el elaborado por el World Economic Forum, bajo la dirección de Michael Porter.

En su indicador se recogen nueve tipos de variables:

  • 1. Institucionales
  • 2. Infraestructuras
  • 3. Macroeconomía
  • 4. Salud y educación primaria
  • 5. Educación y formación superior
  • 6. Eficiencia de mercado
  • 7. Preparación tecnológica
  • 8. Sofisticación empresarial
  • 9. Innovación

Recuerde que...

  • El progreso tecnológico aparece como un determinante fundamental del crecimiento de la productividad a largo plazo y, por tanto, de la competitividad.
  • Según la concepción tradicional de la competitividad de un país se utilizan dos tipos de indicadores: indicadores de los resultados comerciales e indicadores que cuantifican los determinantes directos de la evolución de los resultados comerciales.
  • Según la concepción moderna de la competitividad de un país se utilizan dos tipos de indicadores: indicadores relativos a la evolución del bienestar y la productividad del país e indicadores que cuantifican los determinantes del bienestar y la productividad.
  • Algunos organismos internacionales se encargan de elaborar indicadores sintéticos de competitividad con una perspectiva muy amplia.
Subir