guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Bien Giffen

Bien Giffen

Aquel que incumple la Ley Normal de la Demanda, según la cual a medida que aumenta el precio de un bien debe reducirse la cantidad consumida del mismo.

Contabilidad y finanzas

Se denominan bienes Giffen a aquellos bienes que incumplen la Ley Normal de la Demanda, según la cual a medida que aumenta el precio de un bien debe reducirse la cantidad consumida del mismo.

Alfred Marshall enunció la Ley Normal de la Demanda y aceptó en sus Principios de Economía la excepción propuesta por Robert Giffen, en relación al consumo de la patata en Irlanda en el siglo XIX.

Efectivamente, los bienes Giffen son aquellos para los cuales la pendiente de la curva de demanda tiene pendiente positiva y, por tanto, la cantidad consumida del bien guarda una relación positiva con el precio de dicho bien. Es decir, ante un aumento en el precio del bien, siendo constantes la renta del consumidor, sus gustos y el precio de otros bienes complementarios o sustitutivos relacionados, ceteris paribus, la cantidad consumida de dicho bien aumenta.

Estos bienes reciben su nombre de Robert Giffen (1837-1910), que estudió el comportamiento del mercado de la patata durante la hambruna de 1845 y 1846 en Irlanda. En este período, se incrementó el consumo de patata a la vez que se elevó su precio.

En 1845 se introdujo un parásito en las cosechas de Irlanda que destruyó prácticamente las cosechas causando una grave hambruna. Por una parte, la patata era un elemento esencial en las rentas de los campesinos y por otra, constituía un alimento esencial en sus patrones de consumo y alimentación. Sin embargo, y a pesar de la carestía provocada y el encarecimiento de este tubérculo, se incrementó significativamente su mercado en esos años, por lo que Robert Giffen concluyó, que se trataba de un ejemplo de bien que se comportaba de forma anómala frente a la mayoría de los casos estudiados, con movimientos inversamente proporcionales de precios y cantidades consumidas.

Sin embargo, y a pesar de la consideración teórica de este tipo de bienes, hoy se duda realmente de que, precisamente, el estudio realizado en el mercado de la patata en ese período sea un buen ejemplo.

Probablemente, fue la mayor elevación de precios de otros productos básicos los que llevó a los campesinos perjudicados a consumir más patatas, que a pesar de haberse encarecido resultaban una opción más barata que otros comestibles. No se trata de un buen ejemplo porque, por una parte, la teoría económica exige el cumplimiento del principio ceteris paribus, es decir, que el incremento en el consumo del bien se deba única y exclusivamente al incremento en el precio y que, por tanto, no se produzca un movimiento de la curva de demanda, sino tan solo de la cantidad demandada de dicho bien.

Parece improbable que durante la hambruna de Irlanda, con una población empobrecida, fueran precisamente las elevaciones de precios las que animaran el aumento en la cantidad consumida. Por el contrario, probablemente este cambio se debió más bien a las variaciones en el precio de otro tipo de alimentos básicos, sustitutivos del consumo de patata o a variaciones de la renta de sus consumidores.

Probablemente, se produjo una contracción de la oferta, como consecuencia de la acción del parásito sobre las cosechas, y al mismo tiempo la curva de demanda de patatas se desplazó a la derecha por su consideración de bien inferior frente a una población cuya renta se había empobrecido. En resumen, que debió haber un desplazamiento de la curva de demanda, no un simple cambio en la cantidad consumida del bien.

Sin embargo, y a pesar de que el ejemplo utilizado por Robert Giffen no parece el más afortunado para ilustrar el comportamiento de los bienes Giffen, sí se acepta que pueden existir ciertos bienes que presenten una curva de demanda de pendiente positiva. Básicamente, debe tratarse de bienes inferiores, con pocos sustitutivos, es decir, considerados necesarios por el consumidor, que presenta escasa capacidad para abandonar ese mercado y que representen una parte importante del presupuesto del consumidor.

Examinemos un poco más estas condiciones: se dice que un bien es inferior cuando su elasticidad renta es negativa, es decir, cuando ante un aumento de la renta de los individuos se produce un descenso en la cantidad consumida de dichos bienes. Son ejemplos de bienes inferiores todos aquellos cuyo consumo se abandona a medida que un individuo se enriquece, como, por ejemplo, el transporte público.

Se dice que un bien es sustitutivo de otro cuando su elasticidad cruzada es positiva, es decir, cuando ante un aumento en el precio del otro bien, se produce un aumento en la demanda de dicho bien, con el correspondiente desplazamiento de la curva de demanda de dicho bien a la derecha.

Vistas estas condiciones resulta evidente que si se discute la existencia real de bienes Giffen es en gran medida porque los grandes efectos renta están más relacionados con bienes normales, como la vivienda, que con bienes inferiores. No obstante, parece que en circunstancias de pobreza extrema, sí pueden aparecer curvas de demanda de pendiente positiva.

Un ejemplo más reciente que el caso de la patata de Irlanda en el siglo XIX para ilustrar el caso de bienes Giffen es el caso de la carne de rata en Camboya en el siglo XX. La agencia de noticias Reuters confirmó un inusitado incremento de los precios de la carne de rata (de 1200 riel, moneda local camboyana, a 5000 riel) y de su consumo. En realidad, de nuevo, se ha discutido ampliamente si se trata de un verdadero ejemplo de bien Giffen. Examinando a fondo la cuestión, parece que al igual que sucedió con la hambruna de Irlanda y la patata, se confunde una variación en la cantidad consumida de bien con un desplazamiento de toda la curva de demanda. Efectivamente, a pesar del encarecimiento en la carne de rata, otros tipos de carne —en definitiva bienes sustitutivos—, resultaban simplemente inalcanzables para los pobres campesinos —es decir, son bienes sustitutivos, que aumentan su precio aún más que la carne de rata, que resulta en términos relativos más barata y por tanto con un coste de oportunidad más favorable— con lo que se desplaza a la derecha la demanda de carne de rata para una población sumamente pobre.

En consecuencia, la población desplazó todo su consumo hacia la carne de rata. No se trata de una variación en la cantidad consumida por un cambio en los precios del bien, sino de un movimiento de toda la curva de demanda por cambios en otros mercados relacionados.

En consecuencia, los bienes Giffen son un tipo de bienes inferiores, en los cuales, el carácter de bien inferior tiene que ser muy fuerte, de tal manera que, en valor absoluto, el efecto renta, o variación de la cantidad consumida de un bien ante una variación en la renta permaneciendo constantes los precios relativos, debe ser mayor que el efecto sustitución, es decir, de la variación en la cantidad consumida de un bien ante una variación en los precios relativos siendo constante la renta real.

Siguiendo a Hicks, y partiendo de una disminución en el precio del bien x, un bien Giffen presentaría el comportamiento expresado en el siguiente gráfico.

El paso del punto A al punto C representa el Efecto Sustitución. El paso de C a B es el Efecto Renta, que es mayor que el Efecto Sustitución. El paso de A a B representa el Efecto Total. Proyectando el Efecto Total sobre un gráfico de demanda, el resultado es una curva de demanda de pendiente positiva o creciente, propia de los bienes Giffen.

Hoy en día, se considera que la paradoja de los bienes Giffen debe tratarse más como un caso atípico de conducta de los consumidores que como un tipo de bienes empíricamente observados.

Recuerde que...

  • Los bienes Giffen son aquellos para los cuales la pendiente de la curva de demanda tiene pendiente positiva y, por tanto, la cantidad consumida del bien guarda una relación positiva con el precio de dicho bien.
  • Se dice que un bien es inferior cuando su elasticidad renta es negativa, es decir, cuando ante un aumento de la renta de los individuos se produce un descenso en la cantidad consumida de dichos bienes.
  • Se dice que un bien es sustitutivo de otro cuando su elasticidad cruzada es positiva, es decir, cuando ante un aumento en el precio del otro bien, se produce un aumento en la demanda de dicho bien, con el correspondiente desplazamiento de la curva de demanda de dicho bien a la derecha.
  • Los bienes Giffen son bienes inferiores. El carácter de bien inferior tiene que ser muy fuerte, de tal manera que, en valor absoluto, el efecto renta, o variación de la cantidad consumida de un bien ante una variación en la renta permaneciendo constantes los precios relativos, debe ser mayor que el efecto sustitución.
  • La paradoja de los bienes Giffen debe tratarse más como un caso atípico de conducta de los consumidores que como un tipo de bienes empíricamente observados
Subir