guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Banco central

Banco central

El Banco Central es el banco de propiedad y/o control público, que tiene como tarea más destacada el manejo e instrumentación de la política monetaria del país al que pertenezca.

Cuaderno 25 - Fuentes e instituciones del Derecho comunitario

Concepto

El Banco Central es el banco de propiedad y/o control público, que tiene encomendada diversas tareas, siendo la más destacada el manejo e instrumentación de la política monetaria del país al que pertenezca. A pesar de ser autónomo, su funcionamiento se rige por las leyes aprobadas por el Gobierno de cada país. Se compone de un determinado número de miembros, nombrados también por el Gobierno, por un plazo de tiempo considerablemente amplio, para no interferir en la eficacia de la política monetaria que desarrolla, garantizando así su independencia.

Funciones

Los Bancos Centrales suelen desarrollar las siguientes funciones dentro de la economía de un país:

  • · Es el banco del Gobierno, en la medida en que le concede créditos y acepta sus depósitos, y administra la Deuda Pública (gestiona los pagos de intereses y las amortizaciones) e interviene en su colocación en el mercado.
  • · Actúa como “banco de bancos”, puesto que no sólo toma depósitos de los bancos comerciales sino que les presta cuando lo requieren, cumpliendo la función de “prestamista en última instancia”.
  • · Custodia y administra las reservas de oro y divisas de un país
  • · Emite dinero de curso legal
  • · Asesora al Gobierno a través de los informes y estudios requeridos a tal efecto
  • · Promueve y vigila la estabilidad del sistema financiero y los sistemas de pago
  • · Responsable de la política monetaria y la estabilidad de precios. Esta es su función principal y para ello controla la cantidad de dinero existente en el sistema económico, con el fin de influir en los niveles de renta, producción y empleo.

A la hora de diseñar su política monetaria, los Bancos Centrales tratan de definir, en primer lugar, sus objetivos. Cada Banco Central tiene definido de forma distinta sus objetivos (incluyendo o no la renta además de la estabilidad de precios), aunque en la práctica todos los Bancos centrales aplican una política monetaria que tiene en cuenta, con mayor o menor importancia, ambos objetivos. No obstante, respecto a esto hay claras diferencias entre la Reserva Federal y el Banco Central Europeo (BCE).

Así pues, por un lado, la Reserva Federal tiene un mandato dual, es decir, que debe perseguir “la consecución de forma eficiente de los objetivos de pleno empleo, precios estables y tasas moderadas de los tipos de interés a largo plazo”. De esta manera, los objetivos nominales y reales se sitúan en el mismo nivel. Sin embargo, el BCE tiene un mandato jerarquizado, en el que su objetivo prioritario es mantener la estabilidad de precios, y de forma subordinada, también debe contribuir al logro de otros objetivos (empleo, crecimiento y tipo de cambio) siempre que no suponga peligro para el objetivo de la inflación.

Todas estas funciones otorgadas al Banco Central, le dotan de una gran responsabilidad por la influencia que sus actuaciones tienen sobre la política económica y la solvencia del sistema financiero de un país. La forma de intervenir en la economía es ejecutando los instrumentos adecuados de política monetaria a su disposición, que a su vez influye en la creación del dinero bancario, dado que sus pasivos constituyen la base monetaria.

Credibilidad e independencia del Banco Central

Desde mediados de la década de los ochenta se han venido desarrollando distintas teorías y múltiples análisis empíricos a favor de la independencia del Banco Central. Los argumentos teóricos ponen de manifiesto las ventajas que la concesión de la independencia para esta institución aporta a la gestión de la política monetaria.

En concreto, la política monetaria se ha visto sustancialmente influida por dos nuevos problemas: el problema de la inconsistencia temporal de las políticas óptimas y la cuestión de la credibilidad de las autoridades monetarias y, consiguientemente, de las políticas anunciadas por éstos.

El problema de la inconsistencia temporal de las políticas óptimas fue planteado inicialmente por Kydland y Prescott (1977), al introducir formalmente el papel que desempeñan las expectativas en la aplicación de la política económica. Se dice que una política económica es inconsistente temporalmente cuando, siendo óptima inicialmente, deja de serlo con el paso del tiempo, por ejemplo después de influir en las expectativas de los agentes. Si en el transcurso del tiempo, las autoridades modifican efectivamente su decisión, los agentes tendrán en cuenta esta actitud cuando formen nuevamente sus expectativas en los periodos siguientes, influyendo negativamente en la eficacia de la política monetaria. En concreto, no serán creíbles los anuncios de las autoridades que los agentes crean que son inconsistentes en el tiempo. Esto puede dar lugar a una situación subóptima. Por consiguiente, es preferible establecer mecanismos institucionales que eviten el problema de la inconsistencia temporal y refuercen la credibilidad de las autoridades.

La razón teórica que, en última instancia, sustenta este vínculo entre una creciente independencia del Banco Central y unos mejores resultados en términos de inflación gira en torno al concepto de credibilidad. Y la credibilidad depende fundamentalmente de las expectativas, y por tanto de la política monetaria aplicada en el pasado: si el Banco Central aplica políticas expansivas, que elevan la inflación, los agentes tendrán en los periodos siguientes expectativas de inflación más altas. La Curva de Phillips a corto plazo cortará a la Curva de Phillips a largo plazo con una tasa de inflación mayor. Cuando el Banco Central ha llevado a cabo estas políticas expansivas en el pasado, se acaba generando un “sesgo inflacionista” en la economía. Por eso, es importante que las instituciones de política monetaria reflejen claramente el compromiso del Banco Central con la estabilidad de precios: a mayor credibilidad de este compromiso, menores expectativas de inflación y menor tasa de inflación de equilibrio a largo plazo.

Para resolver el problema del sesgo inflacionista derivado de la falta de credibilidad de la política antiinflacionista se proponen diversas soluciones como reducir la discrecionalidad de las autoridades monetarias, sometiendo su comportamiento a reglas que fijen su comportamiento y dotar al Banco Central de una elevada independencia y de un mandato explícito para perseguir la estabilidad de precios, lo que se ha visto reflejado en las características institucionales de muchos bancos centrales, como el Banco de España y el Banco Central Europeo.

Recuerde que...

  • Su funcionamiento se rige por las leyes aprobadas por el Gobierno de cada país.
  • Funciones: banco del Gobierno, banco de bancos, custodia y administra las reservas de oro y divisas, emite dinero, asesora al Gobierno, promueve y vigila la estabilidad del sistema financiero y los sistemas de pago y responsable de la política monetaria y la estabilidad de precios.
Subir