guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Cartera de renta fija

Cartera de renta fija

Contabilidad y finanzas

Concepto

Una cartera de renta fija es un conjunto de valores mobiliarios propiedad de un inversor o conjunto de inversores, que proporcionan rentabilidad a los mismos mediante el devengo o el pago de determinadas cantidades periódicas.

En principio, una cartera de renta fija tiene vocación de permanencia, esto es, se constituye a medio y largo plazo, siendo importante medir el rendimiento en términos de media anual, habida cuenta que los movimientos de tipos de interés en el mercado afectan a la valoración relativa de los activos a lo largo del tiempo, y dependiendo del modelo que se utilice para la titularidad de los valores: persona física, persona jurídica, fundación, SICAV, fondo de pensiones, compañía de seguros, etc., las normas de valoración serán diferentes, y en muchos casos se obligará a la entidad propietaria a dotar provisiones por depreciación de valores, que alterarán la rentabilidad a vencimiento.

Tipos de rendimiento

El concepto de renta fija es a veces ambiguo, sobre todo para los no iniciados en el mundo de la inversión. Comprar, por ejemplo, un bono, no significa que vayamos siempre a tener una rentabilidad “fija”, ya que los cupones pueden ser fijos o variables en función de un índice, por ejemplo, el Euribor, en cuyo caso este tipo de producto (denominado floating rate note o FRN en terminología anglosajona), pagará cupones ciertos en cuanto a la fecha de pago y aleatorios en cuanto a la cuantía de los mismos.

Asimismo, la aleatoriedad puede tener otras fuentes, como por ejemplo, que la compañía pueda o no pagar los cupones a los tenedores de los activos, en el caso de que dicho pago esté “subordinado” a que la empresa tenga o no beneficios. Análogo para el caso de que existan condiciones específicas de amortización en el aspecto temporal (en terminología anglosajona, callable si tiene derecho a amortización anticipada el emisor, y putable si tiene derecho a amortización anticipada el tenedor), que a su vez influyen en el importe de los cupones variables, en el caso de que se indexen a la amortización dichos rendimientos (indexed amortized notes, en terminología anglosajona). Por último, también puede ocurrir que los activos de renta fija estén estructurados mediante la incorporación de uno o más productos derivados, como por ejemplo, un collar de prima cero que limite superior e inferiormente el rendimiento periódico a pagar al tenedor de la cartera.

El rendimiento también se puede obtener por otras vías, como la plusvalía que se puede obtener por diferencia entre el precio de compra o emisión de los activos de renta fija y el precio de venta o amortización de los mismos, por el hecho de que tengan una prima de amortización, (un porcentaje sobre el nominal amortizado), porque puedan incorporar determinados warrants como un atractivo para la inversión, y que dichos warrants den derecho a adquirir otros activos que proporcionen rentabilidad adicional; o bien, porque los activos de renta fija permitan su transformación en otro tipo de valores, como ocurre por ejemplo con los bonos convertibles en acciones. En suma, el concepto de “renta fija” en una cartera no hace honor al adjetivo del vocablo.

Activos que componen una cartera de renta fija

Serían todos aquellos activos que tuvieran una periodicidad de rentas, ciertas o aleatorias durante un determinado período de tiempo. A ellos habría que añadir en su caso las rentas perpetuas, siempre que exista un cupón periódico, e incluso las acciones o participaciones preferentes, que a pesar de formar parte del capital de las empresas emisoras, su principal característica es el pago de un dividendo periódico conocido o determinable mediante una indización.

Una cartera de renta fija podría estar formada por los siguientes activos:

  • Depósitos bancarios a plazo fijo.
  • Letras del Tesoro.
  • Pagarés de Empresa.
  • Bonos u obligaciones del Estado.
  • Bonos u obligaciones simples emitidas por empresas privadas.
  • Bonos u obligaciones simples emitidos por entidades públicas o semipúblicas.
  • Bonos u obligaciones subordinados.
  • Bonos, cédulas y participaciones hipotecarios.
  • Bonos u obligaciones cupón-cero.
  • Strips de deuda pública.
  • Obligaciones bonificadas.
  • Obligaciones subordinadas perpetuas.
  • Acciones o participaciones preferentes.
  • Productos estructurados cuyo rendimiento tenga las características definidas como de renta fija.

La combinación de estos activos y los plazos de vencimiento de los mismos configurarán el tipo de cartera adecuado al perfil del inversor o los inversores.

Asimismo, dentro de estos instrumentos, habrá que evaluar el riesgo de contraparte o riesgo de crédito de los mismos, en función del rating de los emisores, estando lógicamente referenciado el rendimiento global de la cartera al riesgo que los inversores estén dispuestos a asumir.

Ejemplo de rentabilidad de una cartera de renta fija

Cada uno de los activos que componen una cartera de renta fija tiene su ley financiera de cálculo de intereses y sus características propias. La conjunción de leyes financieras y características de los valores es lo que proporciona cuantitativamente el rendimiento bruto anual de una cartera.

Vamos a considerar la rentabilidad de una cartera compuesta por activos “estándar” de renta fija. La rentabilidad financiera de una cartera se correspondería con los intereses y plusvalías o minusvalías dimanantes de la posesión de los activos:

Activos con rendimiento explícito con vencimiento inferior a un año

La rentabilidad vendrá determinada por los intereses de dicho activo entre la fecha de adquisición y la fecha de venta o amortización del activo.

La ley financiera a utilizar es el interés simple:

siendo: I: intereses a percibir.

E: efectivo a invertir.

t: días que median entre fecha de adquisición y vencimiento.

r: rentabilidad financiera del activo.

Ejemplo: Cartera compuesta por:

  • 2 m. euros Repo de Deuda al 4,5% de interés, vto.: 5-3-09.
  • 1 m. euros Depósito al 4,75% de interés, vto.: 10-7-10.
  • Fecha de Compra: 9-11-08.

Si queremos evaluar la rentabilidad de una cartera a una fecha concreta, deberemos realizar una valoración de los activos a dicha fecha, utilizando la misma ley financiera por la que se ha generado el producto:

Valoración al 31-12-08:

en el período 9-11 / 31-12-2008

Activos con rendimiento explícito con vencimiento superior a un año

Vendrá determinada por la agregación de los cupones a percibir, más plusvalías o menos plusvalías en la futura venta o amortización de los bonos.

La medida adecuada es el TIR o tasa de retorno, que iguala los distintos flujos monetarios en el tiempo:

siendo: V.A.N.: Valor actualizado Neto.

Qi : Los distintos flujos de cupones y amortización del título de renta fija.

ti : Plazo desde el momento actual hasta el día de la recepción del flujo.

r : Rentabilidad financiera de la cartera.

Ejemplo: Cartera compuesta por tres bonos:

1.000.000 euros en Bonos del Estado, cupón 5,15 % anual, vto.: 30-7-2017

2.000.000 euros en Bonos del Estado, cupón 4,50 % anual, vto.: 30-7-2012

3.000.000 euros en Bonos del Estado, cupón 4,25 % anual, vto.: 30-7-2010

Precio Compra 9-11-08:

100,60 % (ex-cupón) para B.E. 5,15 %

101,31 % (ex-cupón) para B.E. 4,50 %

102,94 % (ex-cupón) para B.E. 4,25 %

El valor o precio de un bono se corresponderá con la suma del precio ex-cupón, más el cupón corrido:

VAN = Precio Ex-cupón + Cupón Corrido

VAN CARTERA = 1.020.391,78 + 2.051.350,68 + 3.123.830,14 = 6.195.572,60 €

Una vez que conocemos el precio de adquisición, es preciso ponerlo en comparación con los diferentes flujos futuros de cada uno de los bonos, a fin de poder obtener el TIR, tanto de la cartera como de cada uno de los bonos individualmente.

Una vez obtenido el TIR, debemos proceder de nuevo a la valoración de esta cartera de bonos a una fecha concreta, el 31 de diciembre de 2008 en este caso. Para ello, consideramos como hipótesis de valoración que el devengo de interés se hace a vencimiento y utilizando como tipo en la valoración el propio TIR obtenido anteriormente.

Valoración a 31 de diciembre de 2008:

Se corresponderá con la actualización de los flujos pendientes al tipo de rentabilidad TIR de cada bono. No coincide con la rentabilidad contable.

siendo “ti” el tiempo financiero que media (A/A) entre el 31 de diciembre de 2000 y el cobro de cada flujo, es decir:

Activos con rendimiento implícito con vencimiento inferior a un año

La rentabilidad vendrá determinada por los intereses de dicho activo entre la fecha de adquisición y la fecha de venta o amortización del activo.

La ley financiera a utilizar es el Descuento Simple:

siendo: E: Efectivo a invertir.

N: Nominal a percibir al vencimiento.

t: Días que median entre fecha de adquisición y vencimiento.

r: Rentabilidad financiera del activo.

Ejemplo:

Cartera compuesta por:

— 1.000.000 Letras Tesoro al 4,50 % de interés, vencimiento 14 de febrero de 2009.

— 2.000.000 Pagarés Telefónica al 4,75 % de interés, vencimiento 10 de octubre de 2010.

Fecha de Compra: 9 de noviembre de 2008.

Valoración a 31 de diciembre de 2008:

Intereses Percibidos: 2.923.441,49 - 2.904.633,05 = 18.808,44 euros.

en el período 9-11 / 31-12-2008.

Activos con rendimiento implícito con vencimiento superior a un año

La rentabilidad vendrá determinada por los intereses de dicho activo entre la fecha de adquisición y la fecha de venta o amortización del activo.

La ley financiera a utilizar es el descuento compuesto:

siendo: E: Efectivo a invertir.

N: Nominal a percibir al vencimiento.

t: Días que median entre fecha de adquisición y vencimiento.

r: Rentabilidad financiera del activo.

Ejemplo: Cartera compuesta por:

3.000.000 Pagarés Iberdrola al 5,25 % de interés, vto. 14 de abril de 2000.

2.000.000 Bonos Telefónica Cupón Cero al 5,75 % de interés, vto. 9 de junio de 2013, emitidos al 4,50 % el 10 de junio de 2006.

Fecha de Compra: 9 de noviembre de 2008.

Cálculo del Importe a Vencimiento del Bono Cupón Cero:

A continuación, obtenemos el valor de venta de los bonos cupón cero, actualizando el valor futuro con el tipo de interés al que se han adquirido estos activos:

Valoración a 31 de diciembre de 2008:

Intereses Percibidos: 5.117.057,90 - 5.078.345,09 = 38.712,81 euros

en el período 9-11 / 31-12-2008.

Rentabilidad global de la cartera

Para obtenerla, compararemos las cantidades invertidas con la valoración de todos los activos al 31 de diciembre de 2008, de acuerdo con las leyes financieras que hemos utilizado para cada uno de los productos:

Valoración y Rentabilidad global de la Cartera a 31 de diciembre de 2008:

InversiónValoración
R0503092.000.000,002.012.821,92
D1007091.000.000,001.006.767,12
B3007171.020.391,781.027.592,14
B3007122.051.350,682.063.148,91
B3007103.123.830,143.134.712,80
L140209988.182,42994.482,66
P1010091.916.450,631.928.958,83
P1404102.788.697,992.809.101,12
B0906132.289.647,102.307.956,78
Totales17.178.550,7417.285.542,28

Rentabilidad financiera homogénea, usando la capitalización simple:

Subir