guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Cartera de renta variable

Cartera de renta variable

Conjunto de valores mobiliarios, básicamente acciones ordinarias, propiedad de un inversor o conjunto de inversores, que obtiene su rentabilidad de los dividendos y plusvalías que pague la entidad emisora.

Contabilidad y finanzas

Concepto

Una cartera de renta variable es un conjunto de valores mobiliarios, básicamente acciones ordinarias, propiedad de un inversor o conjunto de inversores, que obtiene su rentabilidad de los dividendos y plusvalías que pague la entidad emisora.

En principio, una cartera de renta variable tiene vocación de permanencia en cuanto a inversión, aunque tiene un elevado índice de rotación de valores, aprovechando los ciclos y los momentos de alzas y bajas del mercado. Al haberse constituido a medio y largo plazo, es importante medir el rendimiento en términos de media anual durante un número mínimo de años habida cuenta que los movimientos de la bolsa afectan a la valoración relativa de las acciones a lo largo del tiempo, y dependiendo del modelo que se utilice para la titularidad de los valores: persona física, persona jurídica, fundación, SICAV, fondo de pensiones, compañía de seguros, etc., las normas de valoración serán diferentes, y en muchos casos se obligará a la entidad propietaria a dotar provisiones por depreciación de valores que alterarán la rentabilidad a lo largo del tiempo.

Tipos de rendimiento

El concepto de renta variable se identifica con la aleatoriedad que tiene para el inversor cualquier flujo que le suponga una renta. Las entidades emisoras pagarán dividendo o no, y, supuesto que lo paguen, no se conoce con anticipación su cuantía; harán ampliaciones de capital o no, y en ese caso, se podrán vender los derechos de suscripción con la ventaja fiscal de no tener que tributar por ellos mientras que no se supere el valor de la inversión inicial; reducirán capital o no, con la misma ventaja fiscal anterior, aunque en este caso no deberíamos considerarlo un rendimiento; y por último, pagarán primas de asistencia o no.

Al margen de las acciones ordinarias, también hay productos estructurados que se identifican con renta variable, desde el momento en el que su rentabilidad está ligada a la evolución de diferentes índices o a acciones o grupos de acciones concretas. Estos productos sí que tienen vencimiento, al contrario que las acciones, que tienen un carácter indefinido como inversión.

De ahí que el rendimiento de una acción pueda considerarse como una renta aleatoria perpetua, mientras que el rendimiento de un producto estructurado dependerá del momento en el que se invierta y del momento en el que se venda o se amortice.

Hay bonos convertibles en los que la opción de conversión es a favor de la entidad emisora, como en el caso de una emisión relativamente reciente del Banco Santander. En estos casos, el bono convertible no lo consideraríamos como renta fija, sino como renta variable, puesto que lo normal es que el emisor ejerza su derecho al vencimiento de los bonos y entregue acciones a los inversores. Lógicamente, este rendimiento será en muchos casos negativo, ya que si entregan acciones es porque el precio de emisión es bueno para la emisora y no para el suscriptor de los bonos.

Activos que componen una cartera de renta variable

Serían todos aquellos activos que tengan la característica de formar parte del capital ordinario de una empresa, o de utilizar el capital de una empresa para estructurar un producto, o simplemente para generar una expectativa futura de compra.

Una cartera de renta variable podría estar formada por los siguientes activos:

  • Acciones ordinarias.
  • Derechos de suscripción en ampliaciones de capital.
  • Bonos convertibles con opción de conversión a favor de la emisora.
  • Warrants sobre acciones de la entidad emisora.
  • Productos estructurados cuyo rendimiento tenga las características definidas como de renta variable.

La combinación de estos activos y en su caso, los plazos de vencimiento de los mismos configurarán el tipo de cartera adecuado al perfil del inversor o los inversores.

Asimismo, dentro de estos instrumentos, habrá que evaluar el riesgo de contraparte o riesgo de crédito de los mismos, en función del rating de los emisores, estando lógicamente referenciado el rendimiento global de la cartera al riesgo que los inversores estén dispuestos a asumir. No es lo mismo invertir en inmobiliarias en el momento actual, que invertir en eléctricas; igual que no era lo mismo hacerlo hace varios años, cuando el sector inmobiliario estaba en el cenit de su valoración bursátil.

Rentabilidad de una cartera de renta variable

Desde el momento en que no sabemos cuáles serán los flujos futuros que generarán rentas en los activos de renta variable, es imposible calcular cuantitativamente, a priori, el rendimiento bruto anual de una cartera de renta variable.

Por tanto, la rentabilidad siempre se calcula a posteriori, es decir, cada fin de trimestre o cada fin de año, los gestores de una cartera valoran a precio de mercado los valores de la misma, les añaden los dividendos, primas de asistencia, etc., que han recibido, y comparan dicha cifra con la inversión realizada. El saldo neto de esta comparación indica la rentabilidad obtenida en el plazo considerado.

Recuerde que...

  • Tiene vocación de permanencia en cuanto a inversión, aunque tiene un elevado índice de rotación de valores, aprovechando los ciclos y los momentos de alzas y bajas del mercado.
  • Se identifica con la aleatoriedad que tiene para el inversor cualquier flujo que le suponga una renta.
  • Los Activos que componen una cartera de renta variable, serían todos aquellos activos que tengan la característica de formar parte del capital ordinario de una empresa.
  • La rentabilidad siempre se calcula a posteriori, es decir, cada fin de trimestre o cada fin de año, los gestores de una cartera valoran a precio de mercado los valores de la misma, les añaden los dividendos, primas de asistencia, etc., que han recibido, y comparan dicha cifra con la inversión realizada.
Subir