guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Centro de responsabilidad

Centro de responsabilidad

Contabilidad y finanzas

Concepto

Un centro de responsabilidad se puede definir como aquel departamento, división, sección u otra unidad organizativa de la empresa, al mando del cual hay un responsable de la labor desarrollada por la misma en términos de eficiencia y eficacia.

A medida que la dimensión de la empresa aumente, más necesaria será la descentralización de la misma en la toma de decisiones, lo que implica forzosamente dividir la misma en centros de responsabilidad, especificando para cado uno, un responsable, que tratará de optimizar los resultados del centro que dirige como algo necesario para la consecución de los objetivos globales de la compañía.

La división de la empresa en centros de responsabilidad se realiza con el objeto de:

  • Fijar mejor los objetivos parciales a conseguir.
  • Delimitar las responsabilidades de cada centro de la empresa con respecto a los objetivos globales.
  • Medir la contribución de cada centro al resultado de la empresa.
  • Evaluar la actuación de cada responsable.
  • Facilitar la rapidez en la toma de decisiones en un entorno incierto.
  • Poder desarrollar un control de gestión a un nivel más detallado, ya que será necesario definir para cada centro:
    • a) Un responsable.
    • b) Funciones a desempeñar.
    • c) Grado de autonomía.
    • d) Nivel de responsabilidad.
    • e) Indicadores de control a utilizar.
    • f) Mecanismos de coordinación.

Tipos y características

Según la naturaleza de las variables a controlar, podemos distinguir los siguientes tipos de centros.

Centro de costes discrecionales

Estos centros se caracterizan por el hecho de que generan outputs no medibles, y además, no existe, normalmente, relación entre inputs y outputs, por lo que la contabilidad de gestión tiene serias limitaciones a la hora de controlar la eficiencia en el consumo de recursos, al no existir una relación directa entre los recursos consumidos y la actividad o resultados obtenidos.

El responsable de dicho centro solo puede medir la cantidad o el coste de los recursos consumidos.

Ejemplos típicos de este tipo de centros son el departamento de administración, finanzas, asesoría jurídica, recursos humanos, o informática.

Centro de costes operativos

Son aquellos centros en los que se conoce perfectamente la cantidad de inputs necesarios para obtener un output.

Un ejemplo típico sería un centro de fabricación, en el cual la producción se puede medir de manera objetiva existiendo además, unas relaciones claramente establecidas entre el volumen de producción y los costes del departamento.

El responsable del mismo podrá influir, por lo tanto, sobre:

  • Eficiencia = inputs/ouputs.
  • Coste de la producción.
  • Niveles de calidad de la producción.

Por el contrario, no podrá decidir sobre:

  • Precio de la producción.
  • Ingresos y beneficios.
  • Inversiones y tecnología del centro.
  • Cantidad y combinación de outputs.

Para el control de este tipo de centros podrán utilizarse técnicas tradicionales de contabilidad de costes.

Los centros de costes operativos a su vez se pueden subdividir en:

  • Centros principales: Aquellos cuya actividad va dirigida a la obtención de los productos, y, por lo tanto, imputan sus costes a los mismos. Por ejemplo Fabricación.
  • Centros auxiliares: Son centros de apoyo, es decir van a prestar servicio a otros centros ya sean principales o auxiliares, por lo tanto van a subrepartir sus costes entre otros centros auxiliares o principales. Por ejemplo, un taller de mantenimiento.
  • Centros mixtos: Como su propia palabra indica, cumplen las dos características anteriores, es decir, por un lado trabajan sobre el producto y por otro lado trabajan para otros centros. Por ejemplo, control de calidad.

Centro de ingresos

Es un típico centro de ventas, encargado de la venta y distribución de los productos, que tendrá como responsabilidad el nivel de ingresos pudiendo fijar el precio, así como el volumen y composición de las ventas.

El control de la gestión de dichos centros deberá centrarse en este caso en analizar la rentabilidad, desglosada por clientes, mercados y productos, así como determinar los costes de estructura del centro.

Centro de beneficios

Este tipo de centros sería una combinación de los centros de costes e ingresos, puesto que el responsable del mismo podrá gestionar tanto los inputs como los outputs, determinando qué productos fabricar y en qué cuantía, la calidad de los mismos, el precio de venta, así como la distribución y venta de los mismos.

La evaluación de dichos centros se realizará a través del beneficio obtenido por los mismos, pero considerando únicamente aquellos costes que sean controlables por el responsable del centro.

Centro de inversión

Es aquel centro cuyo responsable controla aquellas variables, ya sean ingresos, costes o activos, que condicionan la consecución de una mayor o menor rentabilidad; al igual que en el caso anterior será necesario considerar únicamente aquellas variables de beneficio y de inversión que sean directamente controlables por el responsable de un centro.

Subir