guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Cancelación anticipada

Cancelación anticipada

Banca y bolsa

Concepto

Es la terminación o finalización de un contrato o relación negocial antes de la fecha de vencimiento prevista.

Si una empresa firma con una Entidad Financiera un préstamo de 6 años de duración y si, por alguna razón, la mencionada financiación termina transcurridos 3 años contados desde la concesión, cabe entonces hablar de cancelación anticipada.

Existen dos características importantes a tener presentes en este concepto:

  • a) Tiene sentido exclusivamente en aquellos contratos de duración determinada o definida, puesto que solo resultará posible señalar que ha existido cancelación anticipada cuando se conoce por las partes la fecha de vencimiento de su contrato. En los contratos bancarios de duración indefinida, es decir, aquellos en los que el tiempo por el que se contratan no es determinado no se puede hablar en realidad de cancelación anticipada al no haber fecha de fin prevista.

    Por ejemplo, si un particular abre una cuenta corriente en un Banco, en principio la relación negocial es indefinida y al no tener fecha de vencimiento no podremos nunca indicar que dicha cuenta corriente se ha cancelado anticipadamente.

  • b) Este término suele emplearse en la práctica bancaria para designar la finalización del contrato antes del vencimiento por común acuerdo de las partes o dicho de otro modo, cuando no existe entre ambas un incumplimiento. En los supuestos en los que el contrato se finaliza antes del vencimiento por existir incumplimientos y, por tanto, no existir común acuerdo entre las partes, se conocen como supuestos de vencimiento anticipado o como casos en los que se “da por vencido un contrato”.

Esta última nota se observa en la práctica, constituye una regla no escrita y de hecho no se extrae de la propia definición, pero cuando una persona desea recuperar el dinero de una imposición a plazo que vencerá dentro de dos años y el Banco accede a ello, acuerdo entre las partes, hablamos de cancelación anticipada; lo mismo ocurre si pago una amortización extraordinaria de mi préstamo y el Banco lo acepta (de nuevo, hay acuerdo entre las partes). Sin embargo, si el Banco quiere reclamar lo que le debo por una tarjeta de crédito de la que he impagado dos recibos, con probabilidad este hará vencer el contrato de modo anticipado.

Modalidades y expresiones análogas

Modalidades

Las cancelaciones anticipadas pueden ser:

  • Totales: Si como consecuencia de la cancelación el contrato se extingue de modo definitivo antes de su vencimiento.
  • Parciales: Si lo que ocurre es que la fecha de vencimiento se adelanta por haberse hecho, por ejemplo, una amortización extraordinaria de capital en un préstamo.

Expresiones análogas

En ocasiones, como ya se ha indicado, se emplean de forma indistinta las expresiones cancelación anticipada o amortización anticipada. En el lenguaje bancario común, tradicionalmente, ha sido más frecuente hablar de cancelación anticipada al referirse a imposiciones a plazo, mientras que el término de amortización se reserva casi siempre a los préstamos.

Causas e implicaciones

La cancelación anticipada de un contrato bancario puede reconducirse a uno de estos dos grandes supuestos:

Acuerdo entre las partes

Como ya se señalaba en el apartado b) del epígrafe inmediatamente anterior, en algunas ocasiones los contratos de duración definida se terminan por común acuerdo entre las partes; en los contratos bancarios esta posibilidad suele estar contractualmente recogida y, si por ejemplo, una persona que tiene una imposición a plazo aún no vencida desea recuperar su dinero antes de la fecha del vencimiento, en muchas ocasiones su Entidad Financiera se lo permitirá y podrá cancelarlo de modo anticipado a cambio de una comisión o penalización.

Incumplimientos

En otros supuestos lo que se produce es el incumplimiento por una de las partes de todas o parte de sus obligaciones y la otra, en consecuencia, intentará terminar el contrato en fecha anterior a la prevista acortando su duración y reclamando lo que proceda.

Precisamente en el ámbito bancario las implicaciones más importantes de la cancelación anticipada surgen en los supuestos señalados en el apartado a) anterior, debido a la comisión o penalización que las Entidades Financieras suelen exigir a sus clientes por el hecho de la cancelación.

El importe máximo de dicha comisión o penalización no siempre es libre y la legislación española quizás lo ha convertido en algo tan casuístico que, lejos de favorecer al consumidor de productos y servicios bancarios, puede llegar a confundirlo.

En el epígrafe siguiente, se muestran los supuestos más representativos en los que las Entidades Financieras repercuten comisión o penalización por cancelación anticipada, indicándose, además, en qué casos existe limitación al importe a exigir y la norma concreta que impuso el citado límite.

Supuestos más frecuentes de comisiones por cancelación anticipada

  • a) Préstamos hipotecarios a tipo de interés fijo o variable formalizados desde el 9 diciembre del 2007 y siempre que la hipoteca recaiga sobre una vivienda y el deudor sea una persona física, o bien aquellos hipotecarios en que el deudor sea una empresa considerada a efectos del Impuesto sobre Sociedades como empresa de reducida dimensión:

    La comisión de cancelación anticipada se llama en estos supuestos “compensación por desistimiento” y su importe máximo se encuentra limitado:

    • 0,5 % sobre el importe amortizado, si la cancelación se produce dentro de los primeros cinco años de vida de la operación.
    • 0,25 % sobre la cuantía amortizada si la cancelación se verifica transcurridos los primeros cinco años.

    Esta regulación deriva de la Ley 41/2007, de 7 de diciembre, por la que se modifica la Ley 2/1981, de 25 de marzo, de Regulación del Mercado Hipotecario y otras normas del sistema hipotecario y financiero, de regulación de las hipotecas inversas y el seguro de dependencia y por la que se establece determinada norma tributaria.

  • b) Préstamos hipotecarios formalizados a partir del 27 de abril del 2003: En dichos préstamos hipotecarios a interés variable se podrá cobrar como máximo y en concepto de “comisión por cancelación anticipada subrogatoria”, es decir, en el caso de que la cancelación se encuentre motivada por el cambio de préstamo a otra Entidad un 0,50 %.

    Esta regulación se introduce mediante el Real Decreto-ley 2/2003, de 25 de abril, de medidas de reforma económica.

  • c) Préstamos hipotecarios a interés variable formalizados a partir de la entrada en vigor de la Ley 2/1994, de 30 de marzo de Subrogación y Modificación de Préstamos Hipotecarios y hasta la entrada en vigor de la ya mencionada Ley 41/2007: Se podría cobrar como máximo un 1 % de comisión de cancelación anticipada cuando la misma no obedezca a una subrogación.
  • d) Créditos al consumo: El máximo a repercutir en concepto de comisión por cancelación anticipada será del 3 %, si el tipo de interés es fijo, o del 1,5 % si es variable.

    La limitación máxima fue introducida por la Ley 7/1995, de 23 de marzo de Crédito al Consumo.

  • e) Créditos personales que no sean consumo: No hay límite legal en cuanto a la comisión máxima a repercutir por cancelación anticipada.
  • f) Imposiciones a plazo normales: En estas el importe derivado de la penalización anticipada no debe ser superior al de los intereses brutos devengados desde que se contrató la misma hasta la fecha de cancelación efectiva.

    La limitación anterior deriva de los criterios interpretativos del Servicio de Reclamaciones del Banco de España (SRBE).

  • g) Depósitos estructurados: Son imposiciones a plazo cuya rentabilidad depende de la evolución de un activo denominado subyacente; en estas no existe límite legal a la cantidad a repercutir como consecuencia de una cancelación anticipada, si bien en muchos casos la Entidad Financiera no permitirá al cliente cancelar de modo anticipado este tipo de productos.

Recuerde que...

  • Este término suele emplearse en la práctica bancaria para designar la finalización del contrato antes del vencimiento por común acuerdo de las partes o, dicho de otro modo, cuando no existe entre ambas un incumplimiento.
  • Las cancelaciones anticipadas pueden ser Totales (el contrato se extingue de modo definitivo antes de su vencimiento) o Parciales (si la fecha de vencimiento se adelanta por haberse hecho, por ejemplo, una amortización extraordinaria de capital en un préstamo).
  • En el lenguaje bancario se emplean de forma indistinta las expresiones cancelación anticipada (cuando se refiere a imposiciones a plazo) y amortización anticipada (reservado casi siempre a los préstamos).
  • Los supuestos más frecuentes de comisiones por cancelación anticipada se dan en los préstamos hipotecarios (a tipo de interés fijo o variable), créditos al consumo, créditos personales, imposiciones a plazo normales y en los depósitos estructurados.
Subir