guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Aversión al riesgo

Aversión al riesgo

Implica la exigencia de una mayor rentabilidad cuanto mayor sea el riesgo asumido en las inversiones, lo cual no significa renunciar a opciones arriesgadas.

Contabilidad y finanzas

Concepto

La aversión al riesgo consiste en el desagrado por el riesgo de parte de los inversores. En el ámbito de las decisiones de inversión las preferencias de los inversores son un aspecto crucial a tener en cuenta. Es obvio que cada inversor tendrá sus propios gustos o preferencias, pero existen al menos dos rasgos que suelen caracterizar a todos los inversores. Por un lado, está el comportamiento racional de todo inversor por el que se presupone que este siempre preferirá más riqueza a menos. Por otro lado, es de general aceptación que los inversores son enemigos o aversos del riesgo, e intentan evitar en la medida de sus posibilidades el tener que asumirlo “gratuitamente”. Así, por ejemplo, ante dos oportunidades de inversión igualmente rentables, se preferirá la menos arriesgada. Un inversor riesgo-averso considerará inversiones arriesgadas solo si estas le proporcionan compensación por el riesgo asumido vía una prima de riesgo. En conclusión, la aversión al riesgo implica la exigencia de una mayor rentabilidad cuanto mayor sea el riesgo asumido en las inversiones, lo cual no significa renunciar a opciones arriesgadas.

Es importante señalar, que aunque se considere a todos los inversores como riesgo-aversos, no todos tienen el mismo grado de aversión al riesgo. En este sentido, es más probable que una persona mayor ya jubilada presente un mayor grado de aversión al riesgo que una persona joven, simplemente por el mayor interés de aquella por la preservación de su ahorro acumulado de cara a disfrutarlo en la última etapa de su vida. La siguiente figura nos muestra los potenciales resultados de un cuestionario para diferentes tramos de edad con el fin de determinar el grado de aversión al riesgo del inversor y, por ende, su perfil de riesgo. Podemos comprobar que el inversor más anciano tiene un perfil de riesgo moderado, mientras que el más joven posee un perfil de riesgo alto.

En la actualidad, prácticamente todas las entidades financieras disponen de cuestionarios similares al de la anterior figura para conocer el perfil de riesgo o grado de aversión al riesgo de los inversores. La entrada en vigor de la normativa MiFID en noviembre de 2008, ha dado un fuerte impulso a la consideración del perfil de riesgo de los inversores como elemento esencial en la toma de decisiones de inversión. La siguiente figura recoge un posible ejemplo de perfil de riesgo de la entidad financiera del Grupo Telefónica Fonditel.

Como podemos observar, Fonditel categoriza el nivel de riesgo (i.e. el inverso de la aversión al riesgo) en tres tipos: riesgo bajo, riesgo medio y riesgo alto. De esta manera, los inversores con un mayor grado de aversión al riesgo quedarían encuadrados en el riesgo bajo, mientras que los menos aversos al riesgo se encontrarían en el nivel superior o riesgo alto. Por otro lado, en el margen izquierdo de la figura se recogen ocho preguntas referentes a cuestiones personales del inversor (edad, experiencia previa como inversor, objetivo de la inversión, etc.) con cuyas respuestas se determinará el grado de aversión del inversor.

Recuerde que...

  • Aunque se considere a todos los inversores como riesgo-aversos, no todos tienen el mismo grado de aversión al riesgo.
  • La entrada en vigor de la normativa MiFID en noviembre de 2008, ha dado un fuerte impulso a la consideración del perfil de riesgo de los inversores como elemento esencial en la toma de decisiones de inversión.
Subir