guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Clasificación de riesgos empresariales

Clasificación de riesgos empresariales

Una definición de riesgo podría ser la contingencia, probabilidad, proximidad de un peligro o daño. Es una situación en la que tampoco existe garantía de éxito seguro, lo que generalmente, en términos económicos, va íntimamente relacionado con la posibilidad de obtener un lucro.

Contabilidad y finanzas

Introducción

Toda actividad empresarial está sujeta a riesgos, sin tener en cuenta el escenario micro y/o macroeconómico en el que se encuentre. Bien es cierto que es deseable una situación estable frente a otra en la que impere la volatilidad o la incertidumbre más absoluta, pero hay que tener en cuenta que esta, y el riesgo que la misma conlleva, es algo inherente a una actividad de carácter empresarial.

En general, la situación actual de cualquier empresa no financiera en el desarrollo de su actividad viene influenciada por los siguientes factores:

  • - Legislación relativa a la actividad de la empresa, incluyendo la fiscal.
  • - Tendencia liberalizadora de las economías, lo que aumenta la competitividad.
  • - Medición y control de riesgos a través de nuevas posibilidades financieras.
  • - Aumento de la volatilidad de los mercados.
  • - En general, desarrollo de su actividad en un entorno cambiante.

No es difícil, por tanto, entender el creciente interés de las empresas por conocer su entorno, a efectos de tomar decisiones en ambiente de incertidumbre.

Pero aunque una empresa desee medir los riesgos de su actividad, o un inversor pretenda analizar la situación de una empresa tomando en consideración no solo la rentabilidad potencial sino también el riesgo de la misma, se enfrentarán a un “enemigo común”, la falta de información sobre el riesgo.

Como ya se ha expuesto, en este entorno cambiante y lleno de innovaciones la empresa se enfrenta a nuevos problemas sobre los cuales antes no había reparado. No cabe duda de que la empresa realiza su actividad navegando sobre un mar de incertidumbres que van a condicionar su toma de decisiones y en suma su actuación en el mercado. Si la empresa cierra los ojos ante el mundo que le rodea estará perdiendo la batalla, ya que si la economía de los países tiende a abrirse y liberalizarse, la competencia que ello trae consigo ahogará a la empresa que no sepa adaptarse.

Concepto de riesgo

Como el riesgo rodea a la empresa, una de sus actividades consistirá en descubrirlo, analizarlo y valorarlo, con el fin de resguardarse de sus efectos negativos o, por el contrario, aprovechar los positivos; así pues, el riesgo y no la rentabilidad, es el que genera las oportunidades de negocio. Según lo anterior, en una empresa van a surgir diferentes riesgos que la entidad debe, bien gestionar por ella misma, o bien transferirlos al mercado en la parte no deseada, pero en ningún caso puede permanecer impasible.

Así pues, el entorno económico se mueve por expectativas sobre las incertidumbres, los agentes económicos tratarán de transferir el riesgo que esto supone al resto de agentes. De esta forma surge la idea de riesgo, entendida de dos formas, bien como probabilidad de daño o pérdida, o bien como pérdida probable dentro de un intervalo de confianza, así por ejemplo, puede decirse que una empresa tiene el 95 % de probabilidad de perder 1.000 unidades monetarias, o que puede perder 1.000 unidades monetarias con una probabilidad del 95 %. En cualquier caso, sus características básicas serán:

  • - Incertidumbre en cuanto a la posibilidad de que el riesgo se materialice en una pérdida efectiva.
  • - Incertidumbre sobre la cuantía de la pérdida.
  • - Incertidumbre sobre el instante en que puede materializarse dicha pérdida.

Por lo tanto, una definición de riesgo podría ser la contingencia, probabilidad, proximidad de un peligro o daño. La aleatoriedad y la incertidumbre son características típicas del riesgo, puesto que no es previsible de antemano si el riesgo va o no a concretarse definitivamente en un siniestro. Es una situación en la que tampoco existe garantía de éxito seguro, lo que generalmente, en términos económicos, va íntimamente relacionado con la posibilidad de obtener un lucro.

Si profundizamos en esto último, tendremos una primera clasificación de los riesgos desde el punto de vista de la técnica del seguro. Según las consecuencias económicas derivadas del siniestro se puede distinguir entre riesgos puros, en los que solo existe posibilidad de pérdida (ej.: riesgo de incendio), y riesgos especulativos, en los que el sujeto expuesto al riesgo tiene posibilidad de ganar o perder (ej.: riesgo bursátil).

En la actualidad empresarial existen riesgos que se consideran como puros, pero que en ocasiones son especulativos. Así tenemos el riesgo de crédito: las políticas de créditos más liberales suponen un mayor riesgo, pero generan mayores ventas; y el riesgo de huelga: a veces las huelgas son beneficiosas para las empresas al ahorrarse costes laborales y disminuir un alto stock almacenado.

Solo los riesgos puros se pueden tratar con la técnica del seguro, mientras que los riesgos especulativos no son asegurables, al menos mediante esta fórmula, ya que, como se puede profundizar en esta obra, existen instrumentos financieros que pueden proporcionar una cobertura a este tipo de contingencias.

El riesgo puede venir dado en términos absolutos, según se ha definido anteriormente, o en términos relativos, es decir, el riesgo asumido respecto a un índice o indicador principal (benchmark). Así mismo, según la unidad de medida empleada, el riesgo podrá definirse como económico, si lo hace en unidades monetarias, o estadístico, si se expresa a través del valor de medidas de dispersión, como es la varianza.

Desde el prisma de una empresa, básicamente se establecen dos clases de riesgos:

  • 1. Operacional: derivado de la actividad que realiza la empresa. Dentro de este se encontrarían todas y cada una de las operaciones que realiza la empresa relacionadas con su ciclo de explotación, y que tienen reflejo en la cuenta de resultados a través del tramo de explotación.
  • 2. Extraoperacional: que surge del resto de actividades que realiza la empresa. Dentro de este se distinguen dos:
    • a) Financiero, derivado de las operaciones de financiación que necesita realizar la empresa para llevar a cabo su actividad, y que se manifiesta a través del tramo financiero de la cuenta de resultados.
    • b) Extraordinario, todo aquel riesgo que nace de una operación considerada como atípica para la empresa, y que tiene su reflejo en el tramo extraordinario de la cuenta de resultados.

Una clasificación similar a la anterior, pero que utiliza otra terminología, es la que distingue entre riesgo económico o de empresa, como aquel que provoca la imposibilidad de garantizar el nivel del resultado de explotación de una firma, y viene determinado por un conjunto de factores inherentes al mercado en el que se mueve la compañía y propios de su situación, en la que no tiene nada que ver su estructura financiera.

Por su parte, el riesgo financiero sí hace referencia a la estructura de endeudamiento de la empresa y viene determinado por los factores que pueden condicionar el resultado neto. Cuando una empresa toma préstamos, se endeuda, incrementa su riesgo financiero por las siguientes razones: el préstamo supone un incremento de los intereses a pagar, esto provoca un aumento de la probabilidad de insolvencia de la empresa al tener que hacer frente a mayores obligaciones, mayores obligaciones generan una mayor fluctuación del beneficio repartible a los accionistas.

Si ampliamos el concepto de riesgo financiero, podríamos definir el mismo como la contingencia o probabilidad de incurrir en una pérdida patrimonial como resultado de una transacción financiera, o bien por mantener un desequilibrio o posición entre determinados activos y pasivos.

Cualquier transacción de carácter financiero, como hemos visto, comporta riesgo, pero no uno único, sino que en una operación de esta categoría tendrán especial relevancia otros tipos de riesgo en función de las singulares circunstancias que concurran y se tengan en cuenta.

Clasificación del riesgo

Existen muchas clasificaciones de los riesgos empresariales, además de las apuntadas en el anterior epígrafe. Independientemente del ámbito en el que nos encontremos dentro de una organización empresarial, podemos clasificar los riesgos en estratégicos, operativos, financieros y fortuitos, tal y como aparece en el cuadro siguiente.

Clasificación de riesgos
Tipo de riesgoCaracterísticasEjemplo
EstratégicoRiesgos de reducción del crecimiento y de incumplimiento de los objetivos empresariales, por la incapacidad de respuesta ante un entorno competitivo dinámico

- Riesgo por desinformación

- Riesgo por Ciclo económico

- Riesgo de Industria, Actividad o Producto

OperativoRiesgos relacionados con la dependencia de una organización de los procesos, las personas y los productos

- Riesgo de reputación de la marca

- Riesgo de Recursos

- Riesgo Tecnológico

FinancieroRiesgos derivados de fluctuaciones adversas en las variables financieras que afecten al resultado de la empresa

- Riesgo de tipo de interés

- Riesgo de tipo de cambio

FortuitoAsociados a desastres naturales, daños causados a los activos e interrupción del negocio que afecten al rendimiento de la empresa- Desastres naturales
Fuente: Elaboración propia

Adicionalmente, los riesgos conjuntos que tiene la empresa como consecuencia de su actividad, en el ámbito de operaciones individuales y en el conjunto de su balance, pueden clasificarse atendiendo a su origen, por ser este el factor sobre el que la entidad incidirá en su gestión, así pues distinguimos:

  • a) Riesgo de crédito.
  • b) Riesgo operativo.
  • c) Riesgo de mercado.
  • d) Riesgo de liquidez.
  • e) Eventos.
  • f) Riesgo legal.
  • g) Riesgo de concentración.

A su vez, todos estos riesgos pueden ser objeto de subclasificaciones. Por ello, y para no complicar en demasía esta entrada, nos remitimos a las voces que se muestran a continuación, las remisiones y sus referencias cruzadas, como mejor forma de estudiar este amplio campo de estudio.

Recuerde que...

  • La incertidumbre y el riesgo que la misma conlleva es algo inherente a una actividad de carácter empresarial.
  • El entorno económico se mueve por expectativas sobre las incertidumbres en cuanto a la posibilidad de que el riesgo se materialice en una pérdida efectiva; sobre la cuantía de la pérdida y sobre el instante en que puede materializarse dicha pérdida.
  • Una primera clasificación de los riesgos según las consecuencias económicas derivadas del siniestro distingue entre riesgos puros, en los que solo existe posibilidad de pérdida (ej.: riesgo de incendio), y riesgos especulativos, en los que el sujeto expuesto al riesgo tiene posibilidad de ganar o perder (ej.: riesgo bursátil).
  • El riesgo puede venir dado respecto a un índice o indicador principal (benchmark). Así mismo, según la unidad de medida empleada, el riesgo podrá definirse como económico, si lo hace en unidades monetarias, o estadístico, si se expresa a través del valor de medidas de dispersión, como es la varianza.
  • Existen muchas clasificaciones de los riesgos empresariales: estratégicos, operativos, financieros y fortuitos. A su vez, todos estos riesgos pueden ser objeto de subclasificaciones.
Subir