guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Banca ética

Banca ética

Contabilidad y finanzas

Concepto

Se denomina banca ética a todas aquellas entidades que ofrecen productos financieros cuyo objetivo es crear una utilidad de carácter social para el entorno que le rodea, yendo más allá de la búsqueda del beneficio económico. Este objetivo social hace referencia a la rentabilidad social del capital invertido y a la responsabilidad social del inversor.

Evolución de la banca ética

La banca ética nace para poner en práctica la idea de una entidad financiera colaboradora como nexo de unión entre los ahorradores que quieren gestionar su dinero de una forma más consciente y responsable, y la iniciativa socio-económica que se inspira en los principios de un modelo de desarrollo humano y social sostenible. Hoy en día hay más conciencia social entre los grupos de inversores, ya que cada vez están más preocupados con el destino de sus depósitos, demandando otra rentabilidad para los mismos distinta de la económica. Así, estos inversores esperan obtener otros objetivos aparte de los beneficios generados por su dinero, contrariamente a lo que ocurre en cualquier banco convencional.

Los principios en los que se basa esta forma de hacer banca son:

  • Los ahorradores tienen derecho a conocer cómo se está utilizando y destinando su dinero, a qué proyectos, empresas o ideas está financiando.
  • Los recursos económicos deben crear una utilidad social: creando empleo, ayudando a la inserción sociolaboral de personas excluidas, apoyando procesos productivos limpios... etc.
  • Las entidades financieras que promuevan fórmulas financieras alternativas no deben centrarse únicamente en la recuperación de las cantidades prestadas o invertidas, sino también realizar labores de apoyo en la medida de sus posibilidades.
  • Los recursos económicos deben invertirse en proyectos viables, de manera que no se incurra en pérdidas que defrauden las expectativas de los/as ahorradores/as o mermen la capacidad de reutilización de tales recursos.

Por otra parte, la banca ética necesita financiación mediante sus inversiones, como cualquier otro intermediario financiero, y uno de los inconvenientes que encuentran a diario es que suelen trabajar con personas y empresas que ofrecen un grado menor de garantía.

Sin embargo, esta particular forma de hacer banca ha demostrado que la obtención de beneficios y el tener una orientación social son perfectamente compatibles.

Tipos de productos de la banca ética

Los productos bancarios de contenido social son las libretas de ahorro solidario, las tarjetas de crédito solidarias, los bonos solidarios, los préstamos solidarios y los fondos de inversión solidarios. Se debe incluir también el microcrédito, ya que pertenece al ámbito de los instrumentos financieros de carácter social aunque, se ofrezca también como producto dentro de la banca tradicional.

Libretas de ahorro solidario

Las libretas de ahorro solidario destinan los recursos captados por ellas a financiar proyectos sociales.

Tarjetas de crédito solidario

Las tarjetas de crédito solidario donan un porcentaje de las compras electrónicas realizadas por los consumidores para programas sociales.

Fondos de inversión solidarios

Un fondo de inversión socialmente responsable es aquel que busca el máximo beneficio mediante inversiones acordes con las creencias morales de los partícipes. La inversión ética es una forma diferente de inversión que tiene en cuenta aspectos éticos, medioambientales y sociales con otros puramente económicos y, por ello, rechazan la inversión en determinadas empresas cuya actuación social sea moralmente inaceptable, como por ejemplo, la producción de armas, la industria tabaquera y la energía nuclear. También buscan invertir en empresas que mejoran la calidad de vida de las personas y que mantienen unas relaciones laborales responsables con sus empleados, así como con las comunidades en las que operan.

Microcréditos

Los microcréditos son préstamos a corto plazo de pequeña cuantía, destinados a financiar proyectos generadores de renta. Suelen darse a tipos bajos de interés y con plazos de devolución flexibles.

En la banca tradicional, cuando se estudia la posibilidad de prestar capital para financiar un proyecto, los intermediarios financieros exigen que las solicitudes estén respaldadas con garantías. Sin embargo, en el caso de la concesión de los microcréditos, el prestatario carece de una garantía real, sustituyéndose con medidas como la formación, el apoyo técnico y el apoyo de las entidades sociales. Por estos motivos, los microcréditos están destinados a prestatarios con bajos recursos que tendrían dificultades para conseguir financiación por las vías tradicionales.

Los microcréditos son especialmente relevantes en las regiones en vías de desarrollo, ya que posibilitan la financiación de proyectos que pueden combatir la pobreza y ayudar a las personas más desfavorecidas. Dada su creciente importancia la Organización de las Naciones Unidas declaró el año 2005 como el Año Internacional del Microcrédito.

Bonos solidarios

Los bonos solidarios son productos financieros alternativos a los bonos tradicionales. Estos bonos se emiten para captar financiación, al igual que los tradicionales, pero con la diferencia de que financian proyectos surgidos de los usuarios de los servicios de una organización no gubernamental. Los compradores de este tipo de bonos son ahorradores preocupados por el destino de sus inversiones que no quieren financiar determinados tipos de negocios como el armamentístico o el nuclear.

Préstamos solidarios

El préstamo solidario permite a la persona prestamista crear un depósito de sus ahorros, sin perder el control sobre ellos, y con la garantía de que ese dinero no servirá para financiar fines oscuros o especulativos (especulación financiera, inmobiliaria, narcotráfico, carrera armamentística...). Para la entidad receptora el préstamo solidario permite, durante el tiempo de duración del convenio, invertir estas aportaciones en la puesta en marcha de proyectos de alto valor social y solidario. Así mismo, se garantiza la devolución del capital total en el plazo acordado por el prestamista con los intereses que en su caso se hubiesen negociado.

Subir