guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Cajero automático

Cajero automático

Máquina que permite la realización de determinadas operaciones bancarias las veinticuatro horas del día.

Banca y bolsa

Máquina que permite a la clientela bancaria la realización de determinadas operaciones las veinticuatro horas del día. Los cajeros automáticos a veces se encuentran ubicados en las paredes externas de las oficinas bancarias, o en pequeños espacios cerrados en los vestíbulos de las mismas oficinas, o también de forma exenta en otros lugares como los centros comerciales, las estaciones de ferrocarril o los aeropuertos. Operan a través del uso de una tarjeta y una clave secreta personal que identifican al cliente del banco. En España existen tres redes de cajeros automáticos en las que se agrupan las distintas entidades de crédito que ofrecen este servicio, en concreto Servired, red 4B y red 6000. En los cajeros automáticos se pueden realizar, entre otras, las siguientes operaciones:

  • Retirar dinero en efectivo.
  • Ingresar dinero en efectivo y cheques.
  • Consultar movimientos de cuentas bancarias.
  • Solicitar talonarios de cheques.
  • Domiciliar recibos.
  • Ordenar transferencias.
  • Recargar teléfonos móviles.
  • Adquirir entradas para espectáculos.

Las entidades de crédito suelen cobrar una comisión por efectuar determinadas operaciones en estos cajeros, como retirar efectivo o consultar el saldo de una cuenta. Esta comisión variará en función de la red a la que se adscriba el cajero, siendo más elevada en los cajeros de otras redes que en los de la propia red. Si además de pertenecer a la misma red, el cajero pertenece a la entidad de crédito del cliente, algunas operaciones suelen ser gratuitas. En cualquier caso, es obligatorio que los cajeros informen de las comisiones y gastos que implican las distintas operaciones antes de que se realicen estas, permitiendo su cancelación.

En la actualidad existe preocupación por parte de las entidades financieras en mejorar la utilización de los cajeros por parte de sus clientes, superando las limitaciones que estos puedan tener. En este sentido, a partir de estudios realizados por la Organización Nacional de Ciegos Españoles y por la Fundación Barcelona Digital podemos señalar una serie de recomendaciones encaminadas a mejorar la accesibilidad en la utilización de los cajeros por parte de las personas que tienen algún tipo de discapacidad:

  • Señalizar la presencia y posición del cajero mediante incorporación delante del mismo de pavimento que se distinga táctil y visualmente.
  • Diseñar los cajeros de tal forma que puedan ser utilizados por personas que utilizan sillas de ruedas o necesitan sentarse para utilizarlos.
  • Diseñar las bocas de entrada y salida de las tarjetas y del efectivo para que sean fácilmente localizables visual y táctilmente, y se manipulen con comodidad.
  • Incorporar las pantallas al terminal a una altura y con un ángulo de observación tal que permita la visión a cualquier persona, con independencia de su talla o la altura a la que utilice el cajero.
  • Dotar a los cajeros de software que permita aspectos tales como aumentar el contraste de los caracteres o combinar mayúsculas y minúsculas a través del teclado.
  • Instalar un software que contemple pocas instrucciones, que además sean claras, que tenga gráficos e iconos sencillos y que utilice un lenguaje fácilmente comprensible.
  • Añadir la opción de reproducción por voz, con control de volumen, de los mensajes necesarios para utilizar el cajero, asegurando la confidencialidad y seguridad del cliente.
  • Estandarizar el teclado en cuanto a tamaño, distribución espacial y color.
  • Incorporar a las teclas confirmación sonora de pulsación y señalización en lenguaje para ciegos.
  • Comprobar y adecuar la fuerza requerida para la presión de las teclas, así como la forma y textura de las mismas para evitar problemas al introducir los datos.

También es objeto de interés por parte de las entidades de crédito, todo lo que se relaciona con la seguridad de los cajeros automáticos. El Ministerio del Interior establece las siguientes medidas de seguridad que deben cumplir los cajeros automáticos:

  • Cuando se instalen en el vestíbulo de la oficina de la entidad de crédito, deberán tener una puerta de acceso blindada con acristalamiento resistente al menos al impacto manual del nivel que se determine y un dispositivo interno de bloqueo. También contarán con un dispositivo de apertura automática retardada en la puerta de acceso al depósito de efectivo, que podrá ser desactivado durante las operaciones de carga por los vigilantes de seguridad encargados de dichas operaciones, previo aviso, en su caso, al responsable del control de los sistemas de seguridad. Además, los cajeros tendrán un detector sísmico en la parte posterior, que se ubicará en la zona de acceso a los contenedores de efectivo.
  • Si los cajeros se instalan en espacios abiertos, y no forman parte del perímetro de un edificio, deberán disponer de cabina anclada al suelo, además de las medidas de seguridad en cuanto a blindado y dispositivos comentadas.
  • Si se instalan en el interior de edificios, locales o inmuebles, siempre que estos se encuentren dotados de vigilancia permanente con armas, únicamente se exigirá que estén anclados al suelo o al muro, cuando su peso sea inferior a dos mil kilogramos.

También en el ámbito de la seguridad, pero en este caso desde la perspectiva del usuario del servicio, distintas entidades ofrecen consejos para evitar robos y fraudes, como los cinco consejos de la empresa De la Rue Cash Systems:

  • Evitar realizar transacciones en cajeros aislados, sin cámaras de vigilancia, mal iluminados (si es de noche) y que tengan elementos extraños o papeles con instrucciones.
  • Desconfiar de las personas que ofrezcan consejos o ayuda ante algún problema con un cajero. Si la tarjeta queda atrapada en la ranura conviene no perderla de vista y llamar inmediatamente al banco o caja para comunicar la incidencia.
  • Memorizar y no revelar a nadie el número secreto de la tarjeta.
  • Tener siempre lista la tarjeta y tapar con una mano el número secreto mientras se teclea el número o la cantidad que se vaya a sacar con la otra. Esta medida protegerá el PIN de posibles cámaras ocultas.
  • Comprobar regularmente los cargos del extracto y en caso de duda comunicárselo al banco o caja.
Subir