guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Bonos (fiscalidad)

Bonos (fiscalidad)

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

Introducción

A la hora de analizar la fiscalidad de los bonos es necesario diferenciar, por un lado, el rendimiento obtenido de los cupones o intereses y, por otro, el rendimiento derivado de la transmisión, amortización o canje de los propios bonos.

Fiscalidad de los cupones o intereses de los bonos

Los cupones o intereses que proceden de la inversión en bonos reciben el tratamiento fiscal correspondiente a los rendimientos de capital mobiliario, ya que el artículo 25 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del IRPF, califica de esta forma a los rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios procedentes de las contraprestaciones de todo tipo, dinerarias o en especie, tales como los intereses y cualquier otra forma de retribución pactada como remuneración por tal cesión.

Integración en el impuesto y régimen transitorio

Los rendimientos procedentes de los cupones o intereses, con independencia de su período de generación, se integran en la Base Imponible del Ahorro, tributando al tipo del 19% para los primeros 6.000 €, desde 6.000,01 hasta 50.000 € al tipo del 21% y desde 50.000,01 € en adelante al tipo del 23%.

Desde el 1 de enero de 2007, desaparece la reducción del 40% del rendimiento para los cupones o intereses que tengan un período de generación superior a dos años.

Retención

Los rendimientos representados por los intereses o cupones de los activos financieros de deuda se encuentran sometidos a un tipo de retención del 19%.

Esta retención se incluirá en la declaración de la Renta, restándola de la cuota líquida para calcular la cuota diferencial a ingresar o a devolver.

Gastos deducibles

Los gastos deducibles son, exclusivamente, los gastos o comisiones de administración y depósito de valores negociables.

A estos efectos, se consideran como gastos de administración y depósito, según el artículo 26 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre,“aquellos importes que repercutan las empresas de servicios de inversión, entidades de crédito u otras entidades financieras que, de acuerdo con la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores, tengan por finalidad retribuir la prestación derivada de la realización por cuenta de sus titulares del servicio de depósito de valores representados en forma de títulos o de la administración de valores representados en anotaciones en cuenta". Sin embargo, no son deducibles las cuantías abonadas por el titular por la gestión discrecional e individualizada de carteras de inversión, en donde se produzca una disposición de las inversiones por cuenta de los titulares con arreglo a los mandatos conferidos por estos.

Fiscalidad de la transmisión, amortización o reembolso de bonos

Los bonos son activos representativos de la captación y utilización de capitales ajenos y las contraprestaciones de todo tipo que perciben sus titulares, tenedores o propietarios, así como las derivadas de la transmisión, amortización, reembolso, canje o conversión de tales títulos, tienen el tratamiento fiscal de rendimientos de capital mobiliario.

Consiguientemente, en caso de transmisión, reembolso, amortización, canje o conversión de bonos, se computa como rendimiento de capital mobiliario la diferencia entre el valor de transmisión, reembolso, amortización, canje o conversión de los mismos y su valor de adquisición o suscripción. A este respecto, como valor de canje o conversión se tomará el que corresponda a los valores que se reciban en esta operación.

Rendimiento Capital Mobiliario = Valor de transmisión, amortización, canje o conversión - Valor de adquisición.

Los posibles gastos accesorios producidos tanto en la adquisición como en la transmisión, amortización, reembolso, canje o conversión de los activos financieros de deuda se computarán, respectivamente, como un mayor valor o coste de adquisición y como un menor valor o precio de transmisión o amortización, siempre que se justifiquen adecuadamente.

Integración en el impuesto y régimen transitorio

Los rendimientos procedentes de la transmisión, amortización, canje o conversión de los activos financieros de deuda, con independencia de su período de generación, se integran en la Base Imponible del Ahorro, tributando al tipo del 19% para los primeros 6.000 €, desde 6.000,01 € hasta 50.000 € al tipo del 21% y desde 50.000,01 € en adelante al tipo del 23%.

Por otra parte, no se permite incluir en la declaración de la renta los posibles rendimientos negativos derivados de la transmisión o venta de activos financieros, si se hubieran adquirido valores homogéneos a estos (es decir, misma naturaleza, régimen de transmisión, emisor, y contenido sustancial similar de derechos y obligaciones), durante los 2 meses anteriores o posteriores a esa transmisión, y permanezcan en el patrimonio del contribuyente.

Retención

Los rendimientos derivados de la transmisión, amortización o canje no se encuentran sometidos a retención.

Gastos deducibles

Los gastos deducibles son, exclusivamente, las comisiones de administración y depósito de valores negociables.

Recuerde que...

  • Los bonos son activos representativos de la captación y utilización de capitales ajenos.
  • Las contraprestaciones de todo tipo que perciben sus titulares, tenedores o propietarios, así como las derivadas de la transmisión, amortización, reembolso, canje o conversión de tales títulos, tienen el tratamiento fiscal de rendimientos de capital mobiliario.
Subir