guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Contrato de préstamo

Contrato de préstamo

El contrato de préstamo bancario es aquel por el que una entidad financiera entrega a su cliente una cantidad de dinero, cifrada en una divisa determinada, a cambio de que el mencionado cliente le devuelva esa cantidad en la forma pactada y le abone unos determinados intereses y comisiones.

Banca y bolsa

Concepto

La definición del contrato de préstamo se encuentra en el artículo 1740 del Código Civil según el cual:

“Por el contrato de préstamo, una de las partes entrega a la otra, o alguna cosa no fungible para que use de ella por cierto tiempo y se la devuelva, en cuyo caso se llama comodato, o dinero u otra cosa fungible, con condición de devolver otro tanto de la misma especie y calidad, en cuyo caso conserva simplemente el nombre de préstamo.

El comodato es esencialmente gratuito.

El simple préstamo puede ser gratuito o con pacto de pagar interés”.

La definición anterior es genérica, puesto que el concepto de préstamo en sí resulta muy amplio. Con el fin de analizar los aspectos más importantes del contrato de préstamo conviene delimitar a qué concreto tipo se hará referencia en los siguientes epígrafes:

  • a) En primer lugar se analizarán los préstamos bancarios, que son un tipo específico de préstamo mercantil: los préstamos mercantiles se regulan en el artículo 311 del Código de Comercio de 1885, que califica como mercantil el préstamo en el que alguna de las partes fuere comerciante (las entidades financieras lo son).
  • b) En segundo lugar, los préstamos bancarios se caracterizan porque el objeto entregado es siempre un importe de dinero cifrado en determinada divisa.

Circunscrito el término a lo anterior, puede definirse el contrato de préstamo bancario como aquel por el que una entidad financiera entrega a uno de sus clientes una cantidad de dinero cifrada en una divisa determinada, a cambio de que el mencionado cliente le devuelva esa cantidad en la forma pactada y le abone unos determinados intereses y comisiones.

El préstamo bancario es una de las denominadas operaciones de riesgo de las entidades financieras.

Partes intervinientes

En un préstamo bancario intervienen necesariamente:

  • a) La entidad financiera prestamista, que es la que entrega o abona el dinero.

    En los préstamos que solicitan las personas físicas y las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES) existe solo una entidad prestamista. Sin embargo, en aquellas operaciones de financiación de importes muy elevados solicitadas por empresas o corporaciones de gran dimensión el riesgo suele distribuirse entre varias entidades financieras; se habla entonces de préstamos sindicados en los que las distintas entidades financieras prestan un porcentaje del importe total concedido.

  • b) El prestatario, persona física o jurídica cliente de la entidad, que es quien recibe el importe solicitado y se obliga a restituirlo en las condiciones acordadas.

    Puede existir una pluralidad de prestatarios, en cuyo caso todos responderán solidariamente del pago.

En el contrato de préstamo pueden intervenir más partes en función del tipo de operación concreta; en particular es relevante la figura del fiador o avalista, que garantiza junto con el deudor el cumplimiento de las obligaciones.

Elementos importantes del contrato

Los elementos más relevantes del contrato de préstamo y que deben ser regulados por el documento en el que se formalice son los siguientes:

Importe

El contrato de préstamo bancario tiene naturaleza real y en consecuencia se perfecciona con la entrega al prestatario de cierta cantidad de dinero cifrado en divisa determinada.

El abono de esta cantidad se hace normalmente en la cuenta que el cliente prestatario tiene abierta en la entidad financiera.

El préstamo, al contrario que el crédito, no supone la concesión de un límite o saldo a favor del cliente del que este puede ir disponiendo a medida que precisa y reintegrando cuando desea, sino que implica la entrega de una cantidad en el momento de la firma del contrato y su devolución en unas condiciones pactadas.

Normalmente, la entrega del dinero en los préstamos hipotecarios o personales se produce en una sola vez al formalizarse la operación, pero en el caso de los ya citados préstamos sindicados o en los préstamos al promotor (los que se conceden a un empresario para la construcción de una promoción de viviendas) suelen existir varias disposiciones o entregas.

Vencimiento

El préstamo bancario es por naturaleza un contrato de vencimiento definido, teniendo que especificar el mismo su fecha exacta de vencimiento o su duración.

Intereses

A cambio de la suma recibida el prestatario no solo se compromete a devolver la misma, sino a pagar unos intereses deudores en la forma pactada.

Todas las cuestiones relativas a estos intereses se detallarán en el contrato, siendo especialmente importantes:

  • - El tipo aplicable, que en general puede ser un tipo fijo (por ejemplo, un 5%) o un variable (interés ligado a la evolución de una determinada referencia; por ejemplo, el Euribor a 1 año) al que se suma un margen.

    En aquellos casos en los que el tipo de interés sea variable, el contrato contendrá otros aspectos tales como la definición de la referencia, la existencia de una referencia sustitutiva por si la principal no pudiese calcularse, la periodicidad de la revisión, el margen a aplicar sobre la referencia para calcular el tipo de interés neto, etc.

  • - La periodicidad de liquidación de los intereses (por ejemplo, mensual).
  • - La existencia o no de un período de carencia (plazo durante el cual no se cobra capital, sino solo intereses).
  • - Forma de cálculo de los mismos a partir del tipo de interés. Al igual que los intereses deudores, en el contrato de préstamo se regularán también los intereses de demora: aquellos que se devengan desde el momento en el que el prestatario no atiende cualquiera de sus pagos en la fecha pactada.

Amortización del capital

El documento en el que se formalice el préstamo deberá indicar en qué forma se amortiza el capital, existiendo al efecto múltiples posibilidades, tales como:

  • - Amortización única al vencimiento (se paga el capital en la fecha de vencimiento del préstamo, mediante un único pago).
  • - Cuotas constantes periódicas (por ejemplo, pagos mensuales de igual cantidad comprensivos de capital y de intereses).
  • - Otros sistemas de amortización.

Los pagos tanto de intereses como de capital que se generan como consecuencia de un préstamo suelen canalizarse a través de una cuenta corriente asociada perteneciente al titular y pudiendo o no coincidir esta con la cuenta en que se abonó el importe del préstamo en el momento de su apertura.

Comisiones

Todos los aspectos relativos a las comisiones que se devenguen por la operación de préstamo y a las que el prestatario deberá hacer frente (importes o porcentajes, fecha en que se deben pagar, periodicidad, concepto, etc.) deberán figurar en el clausulado del contrato.

Existen distintas comisiones aplicables a las operaciones de préstamo y dependen del tipo de préstamo ante el que nos encontremos; algunas de ellas se encuentran reguladas legalmente, como es el caso de la compensación por desistimiento o la de riesgo de tipo de interés.

En todo caso, y atendiendo al momento en el que se genera y percibe la comisión, el Banco de España distingue respecto a los préstamos:

  • - Comisiones que se generan al inicio de la operación (por ejemplo, la de apertura).
  • - Comisiones derivadas de modificaciones que se producen a lo largo de la vida del contrato (por ejemplo, por ampliación del plazo).
  • - Las que se generan como consecuencia de su finalización (por ejemplo, la ya mencionada compensación por desistimiento).

Causas de vencimiento anticipado

Son aquellas que implican que el contrato venza o pueda vencer antes de la fecha prevista. Con carácter general existen dos grandes grupos de causas de vencimiento anticipado:

  • a) Las que ponen en peligro el buen fin de la operación y por tanto conllevan un riesgo de que la entidad no recupere total o parcialmente el dinero prestado y los intereses que se le deben.

    Ejemplo de las mismas son:

    • - La pérdida de solvencia patrimonial del cliente, que ponga en peligro su capacidad de reembolsar la deuda.
    • - El incumplimiento por el prestatario de otros contratos que tenga contraídos con la misma entidad financiera.
    • - El incumplimiento de obligaciones derivadas del préstamo (en especial, el impago de intereses y/o capital).
  • b) Las derivadas de solicitudes del cliente para reembolsar anticipadamente los importes debidos (amortizaciones totales) y que usualmente se conocen como causas de cancelación anticipada, más que de vencimiento anticipado.

Tipología de préstamos

Los contratos de préstamo pueden clasificarse según múltiples criterios; la clasificación más usual es la siguiente:

  • a) Préstamos hipotecarios: aquellos garantizados mediante hipoteca (casi siempre hipoteca inmobiliaria) además de con la responsabilidad personal del deudor.

    Lo característico de los préstamos hipotecarios es que además de que se encuentran garantizados con el patrimonio universal presente y futuro del prestatario, existe un elemento o bien especialmente ligado al préstamo y que puede ser realizado (vendido) en caso de incumplimiento de las obligaciones derivadas del contrato.

  • b) Préstamos personales: en estos la garantía de la entidad financiera es la personal, es decir, el patrimonio presente y futuro del deudor, pero sin que exista ningún bien especialmente afecto al cumplimiento de las obligaciones derivadas del préstamo.
  • c) Préstamos con garantía real no hipotecaria: además del patrimonio universal del deudor existe algún bien especialmente vinculado al préstamo y que no entra en la categoría a) citada con anterioridad (por ejemplo, préstamo garantizado con prenda de una imposición a plazo).

Formalización de los préstamos

Como se ha indicado reiteradamente, los préstamos se formalizan por escrito en un contrato que las entidades financieras proporcionarán al cliente y que dependerá del tipo de préstamo concreto que se vaya a suscribir.

Ahora bien, al ser el contrato de préstamo una operación típica de riesgo bancario normalmente suele exigirse su formalización a través de uno de los siguientes instrumentos:

  • a) Póliza intervenida ante fedatario público (Notario):

    El contrato es otorgado ante Notario fundamentalmente porque ello lo dota de fuerza ejecutiva y posibilita que ante el incumplimiento del prestatario la entidad financiera acuda a un procedimiento judicial más rápido o efectivo para su reclamación.

    En ciertos supuestos, en especial en el de préstamos personales de pequeño importe, algunas entidades financieras formalizan el préstamo en documento privado sin que intervenga Notario.

  • b) Escritura pública otorgada ante Notario:

    Sin entrar a analizar la distinción entre póliza y escritura, la legislación exige para determinados tipos de préstamos, como el hipotecario, este modo concreto de formalización.

Recuerde que...

  • El préstamo bancario es una de las denominadas operaciones de riesgo de las entidades financieras, por lo que su formalización se exige por escrito mediante póliza intervenida ante fedatario público o escritura pública ante Notario.
  • En un préstamo bancario intervienen: la entidad financiera prestamista (la que entrega o abona el dinero) y el prestatario (persona física o jurídica que recibe el importe solicitado y se obliga a restituirlo en las condiciones acordadas). Otra figura es la del fiador o avalista, que garantiza junto con el deudor el cumplimiento de las obligaciones.
  • Elementos destacados del contrato de préstamo y que deben ser regulados por el documento en el que se formalice, son: el importe, la fecha de vencimiento o duración, el tipo de interés aplicable (fijo o variable), la forma en que se amortiza el capital (amortización única al vencimiento o cuotas constantes periódicas) y las comisiones aplicables (apertura, ampliación, desistimiento, etc.).
  • Según las garantías exigidas, los tipos de préstamos se pueden clasificar en: préstamos hipotecarios, préstamos personales y préstamos con garantía real no hipotecaria.
Subir