guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Área monetaria óptima

Área monetaria óptima

Grupo de países cuyas economías están tan estrechamente vinculadas a través del comercio internacional y de los movimientos de factores productivos que les puede resultar beneficioso establecer una moneda única.

Contabilidad y finanzas

Concepto

Un área monetaria óptima la conforman un grupo de países cuyas economías están tan estrechamente vinculadas a través del comercio internacional y de los movimientos de factores productivos que les puede resultar beneficioso establecer una moneda única.

Orígenes de la teoría de las áreas monetarias óptimas

La teoría sobre áreas monetarias óptimas surgió a principios de los años sesenta con el fin de analizar bajo qué condiciones les puede resultar de interés a distintos países formar una unión monetaria, o lo que es lo mismo, compartir una misma moneda.

La aportación pionera en la teoría de las áreas monetarias óptimas se encuentra en un artículo del Premio Nobel de Economía en 1999, Robert Mundell, The Theory of Optimum Currency Areas, a la que siguieron diversos trabajos de Peter Kenen y Ronald McKinnon.

La literatura sobre áreas monetarias óptimas en buena parte surgió por el debate de qué régimen cambiario era el mejor para Canadá, dados los importantes flujos comerciales que mantenía con Estados Unidos. Más recientemente, con el diseño de la Unión Monetaria Europea y, posteriormente, con los primeros años en vigor del euro, la teoría de las áreas monetarias óptimas ha vuelto a cobrar una especial relevancia.

Beneficios y costes de formar parte de una unión monetaria

Formar parte de una unión monetaria y, en general, de un sistema de tipos de cambio fijos, trae consigo una serie de beneficios y costes. Ahora bien, estos beneficios y costes no son los mismos para todos los países, sino que van a depender de cuán integradas estén las economías de los países que la conforman.

El principal beneficio de formar parte de una unión monetaria son las denominadas “ganancias de eficiencia monetaria”. La existencia de una moneda única elimina los “costes de transacción” derivados de la coexistencia de diferentes monedas. Dentro de estos costes de transacción se incluyen las comisiones bancarias por cambio de moneda, los trámites administrativos, el tiempo y el trabajo para la operativa de las transacciones con el exterior cuando existen distintas monedas.

La cuantía de las ganancias de eficiencia monetaria será mayor cuanto mayor sea la integración económica entre los países que establecen una moneda única. Cuanto mayores sean los flujos de bienes y servicios y los movimientos de factores productivos, mayores serán las ganancias de establecer una moneda única. Esta relación entre ganancias de eficiencia monetaria y grado de integración económica son representadas en la Figura 1, mediante la línea LL.

La pertenencia a una unión monetaria tiene como principal coste para un país renunciar al tipo de cambio y a la política monetaria, para estabilizar la producción y el empleo. Esta pérdida de estabilidad económica resultante de renunciar a nuestra propia moneda, al igual que la ganancia de eficiencia monetaria, está relacionada con el grado de integración económica de los países que forman la unión monetaria.

La pérdida de eficiencia económica que experimenta un país cuando renuncia a su moneda es tanto menor cuanto mayor sea la integración económica que exista con los países con los que va a compartir moneda. Esta relación inversa entre pérdidas de estabilidad económica y grado de integración económica es representada en la Figura 1, mediante la línea LL.

La Figura 1 muestra cómo el interés de un país por renunciar a su moneda y participar en una unión monetaria dependerá del grado de integración económica con los países que va a compartir moneda. Si el grado de integración económica es inferior a X0, la pérdida que registraría el país, la mayor inestabilidad de la producción y el empleo tras unirse a la unión monetaria excede a la ganancia de eficiencia monetaria y la mejor decisión sería no formar parte de la unión monetaria. Por el contrario, si el grado de integración económica es superior a X0 la ganancia de eficiencia monetaria es mayor que el sacrificio de estabilidad económica.

¿Es la UEM un área monetaria óptima?

La creación del Mercado Único en 1992 y la introducción del euro en 1999 han impulsado el grado de integración económica entre los países de la UEM. No obstante, siguen existiendo serias dudas para poder considerar a la UEM como un área monetaria óptima. El comercio entre los países de la UEM es, por lo general, inferior al 25 % del PIB de cada miembro, cifra muy alejada de los volúmenes de comercio de una verdadera área monetaria óptima como Estados Unidos. Y en cuanto a la movilidad de los factores productivos, aunque se ha conseguido un enorme avance en la integración financiera de los países del área, la movilidad del trabajo no está cerca del alto nivel que los países necesitarían para ajustar con suavidad sus economías a las perturbaciones reales mediante la migración del trabajo.

Recuerde que...

  • Los beneficios y costes de formar parte de una unión monetaria dependerán de cuán integradas estén las economías de los países que la conforman.
  • El principal beneficio de formar parte de una unión monetaria son las denominadas “ganancias de eficiencia monetaria”.
  • El principal coste de formar parte de una unión es renunciar al tipo de cambio y a la política monetaria, para estabilizar la producción y el empleo.
Subir