guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Modelos insider-outsider

Modelos insider-outsider

Analizan el comportamiento de los agentes económicos en mercados donde algunos trabajadores tienen poder, en contra de la teoría de los salarios de eficiencia, donde todo el poder de mercado queda en manos de los empresarios.

Contabilidad y finanzas

Los modelos insider-outsider justifican la existencia de rigideces salariales en la economía por el poder monopólico o excesivo poder de negociación que tienen los trabajadores empleados (insider) frente a los desempleados (outsider) en las negociaciones salariales, sobre todo cuando existen sindicatos fuertes.

Esta teoría, que surge inicialmente como una explicación macroeconómica de la existencia de desempleo, fue formulada por Lindbeck y Snower (1986), analiza el comportamiento de los agentes económicos en mercados donde algunos de los trabajadores tienen poder, en contra de la teoría de los salarios de eficiencia, donde todo el poder de mercado quedaba en manos de los empresarios.

Lindbeck y Snower basan su análisis en la existencia de costes de rotación, lo cual les otorga a los trabajadores internos cierto poder de mercado, y apoyan su teoría en supuestos como los siguientes:

  • Tipos de contrato y permanencia del outsider en la empresa: cuando un trabajador externo es contratado y permanece en la empresa durante un largo perÍodo de tiempo, logra equiparar sus costes de rotación a los trabajadores internos (insiders), por lo que tiene la oportunidad de renegociar su salario, y convertirse en un trabajador interno.
  • Costes de rotación: los costes de rotación se pueden dividir entre los costes directamente relacionados con la producción, destinados a convertir a los externos en productivos para la empresa, y los costes relacionados con la renta (costes de despido).

    Ante estos costes hay que destacar que las empresas normalmente no pueden trasladar todos los costes de rotación a los trabajadores internos, puesto que las empresas no incurren en estos costes hasta que no los sustituyen con nuevos outsiders (principiantes).

    Además, cuanto mayores sean los costes de rotación mayor será la presión que pueden ejercer los trabajadores internos en las negociaciones de los convenios colectivos, dado que al estar los principiantes menos protegidos, los trabajadores internos tienen más poder de mercado, que utilizan para presionar al alza sus propios salarios.

  • Decisiones de empleo por parte de las empresas: las empresas toman las decisiones de empleo unilateralmente, es decir, que a las empresas les supone un coste cambiar a los trabajadores ya formados completamente (los internos) por trabajadores que actualmente se encuentran desempleados (los externos o outsiders). Además, los trabajadores internos pueden explotar la renta asociada a estos costes de renovación en el proceso de negociación salarial. De este modo los trabajadores externos no pueden mejorar su posición incluso ofreciendo sus servicios por un menor salario.

    También hay que tener en cuenta, como apuntan otras teorías, a que a lo mejor las empresas no deseen remplazar a los actuales trabajadores (los llamados internos) con otros externos, a pesar de que ofrezcan sus servicios a cambio de menores salarios, debido a otros factores como:

    • La existencia de salarios mínimos, que pueden mantener el salario por encima del de equilibrio.
    • La presencia de generosas prestaciones por desempleo que genera desempleo de larga duración, al poder disponer los parados de largas temporadas de seguro de desempleo.
    • Reducción en la intensidad de la búsqueda del empleo por parte del desempleado de larga duración al encontrarse en una situación de desmoralización.
    • Los salarios de eficiencia, de modo que los empresarios teman pérdidas de competitividad o aumento de la rotación laboral.
    • La propia explicación insider-outsider que destaca el poder que los trabajadores internos protegidos por los costes de rotación, ejercen sobre los empresarios para que no contraten a trabajadores externos.

En conclusión, si aceptamos que los salarios se determinan a través de un proceso de negociación en el que intervienen fundamentalmente las empresas y los trabajadores ya empleados —o internos— el resultado final de esta negociación dependerá del poder de mercado relativo de ambas partes. En principio, la existencia de un stock elevado de trabajadores parados debería reducir este poder de negociación de los trabajadores, ya que:

1. Las empresas estarían menos dispuestas a aceptar crecimientos elevados de los salarios por ser menos favorable la demanda.

2. En caso de ser despedidos por haber solicitado salarios excesivos, la duración probable del desempleo sería mayor, y por tanto también sería más alto el coste en que incurrirían los trabajadores en esta situación.

3. La probabilidad de ser despedidos aumentaría al disponer las empresas de un mayor número de trabajadores alternativos para sustituir a sus trabajadores actuales.

Pues bien, la existencia de costes legales de despido elevados debilita esta tercera vía de influencia de la situación del mercado de trabajo sobre la determinación de los salarios e incrementa el poder de los trabajadores internos. Por tanto, una reducción de los mismos podría favorecer por esta vía una bajada de los salarios reales —o al menos de su tasa de crecimiento en relación a la productividad— a la vez que los haría más sensibles a corto plazo a las condiciones del mercado de trabajo. Lo primero permitiría en principio una tasa de paro de equilibrio más baja, mientras que lo segundo tendría como resultado un menor grado de persistencia de las perturbaciones de empleo.

Por último, destacar que la teoría de los trabajadores internos-externos sirve también como complemento a otras teorías y modelos, como la segmentación o dualidad del mercado de trabajo, de manera que permite un mejor conocimiento de los agentes en los mercados de trabajo y una más completa explicación de las diferencias salariales y la persistencia del desempleo. Además de otorgar una explicación de por qué a veces la evolución de los salarios discurre de forma ajena a las condiciones de la oferta y la demanda imperantes en el mercado de trabajo.

Recuerde que...

  • Los modelos insider-outsider justifican la existencia de rigideces salariales en la economía por el poder monopólico o excesivo poder de negociación que tienen los trabajadores empleados (insider) frente a los desempleados (outsider) en las negociaciones salariales, sobre todo cuando existen sindicatos fuertes.
  • Lindbeck y Snower basan su análisis de esta teoría en la existencia de los costes de rotación, lo cual les otorga a los trabajadores internos cierto poder de mercado.
  • cuanto mayores sean los costes de rotación, mayor será la presión que pueden ejercer los trabajadores internos en las negociaciones de los convenios colectivos, dado que al estar los principiantes menos protegidos, los trabajadores internos tienen más poder de mercado, que utilizan para presionar al alza sus propios salarios.
  • Cuando un trabajador externo es contratado y permanece en la empresa durante un largo período de tiempo, logra equiparar sus costes de rotación a los trabajadores internos (insiders), por lo que tiene la oportunidad de renegociar su salario, y convertirse en un trabajador interno.
  • Las empresas toman las decisiones de empleo unilateralmente, es decir, que a las empresas les supone un coste cambiar a los trabajadores ya formados completamente (los internos) por trabajadores que actualmente se encuentran desempleados (los externos o outsiders).
Subir