guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Modelo IS-LM

Modelo IS-LM

Permite analizar el lado de la demanda de la economía y determinar los niveles de tipo de interés y renta para los que los mercados de bienes y de dinero están simultáneamente en equilibrio. Es una de las herramientas más utilizadas por los economistas en el análisis de la macroeconomía a corto plazo.

Contabilidad y finanzas

Concepto

El modelo IS-LM es una de las herramientas más utilizadas por los economistas en el análisis de la macroeconomía a corto plazo. Concretamente, es un modelo que permite analizar el lado de la demanda de la economía y determinar los niveles de tipo de interés y renta para los que los mercados de bienes y de dinero están simultáneamente en equilibrio.

Su origen se encuentra en los trabajos de los economistas J. Hicks y A. Hansen a finales de los años treinta y principios de los cuarenta del siglo XX. El objetivo de estos autores fue formalizar las ideas principales sobre el funcionamiento de la economía recogidas en la Teoría General, publicada por J.M. Keynes en 1936.

A pesar de las críticas que ha recibido, sigue utilizándose con frecuencia para presentar de forma sencilla algunas características del equilibrio macroeconómico y el papel de las políticas de demanda.

La curva IS

La primera parte del modelo está formada por la curva IS, que recoge el nivel de renta de equilibrio correspondiente a cada tipo de interés. El nombre IS se corresponde con las palabras inglesas Investment y Saving, ya que cuando la renta es la de equilibrio, el nivel de ahorro y de inversión coinciden.

Para obtener esta curva se parte de la condición de equilibrio entre producción (Y) y gasto agregado, que a su vez está formado por el consumo (C), la inversión (G) y el gasto público (G). Si se considerara el caso de una economía abierta, habría que añadir además las exportaciones netas. Por tanto:

Y = C + I + G

El consumo depende fundamentalmente de la renta disponible después de pagar los impuestos (T). La relación entre la demanda de consumo y la renta disponible se denomina propensión marginal a consumir (c) y toma valores entre cero y uno:

C = C* + c x (Y-T)

Todas las variables con un asterisco son constantes exógenas.

El gasto público y los impuestos son dos variables determinadas por la política fiscal aplicada por las autoridades, y por tanto se consideran exógenas en este modelo:

G = G*

T = T*

La relación entre tipo de interés y renta de equilibrio se produce fundamentalmente a través de la demanda de inversión. Para decidir los proyectos de inversión que van a llevar a cabo, las empresas comparan los ingresos que esperan obtener a partir de dicha inversión con el coste de financiarla (por ejemplo, por qué debe pedir un préstamo para comprar la nueva maquinaria). Cuanto mayor sea este coste, que viene dado por el tipo de interés, menor será el número de proyectos rentables que se llevarán a cabo.

Por tanto, llamando i al tipo de interés se puede escribir lo siguiente, donde b es un parámetro que mide la reacción de la inversión a los cambios en los tipos de interés:

I = I* - b x i

Sustituyendo las ecuaciones que definen el consumo, la inversión, el gasto público y los impuestos en la condición de equilibrio, se obtiene la expresión de la IS:

Y = 1/(1-c) x [C* - cT* + I* + G*] - b/(1-c) x i

La pendiente de la IS está determinada por el cociente -b/(1-c), y es negativa, porque valores más elevados del tipo de interés dan lugar a caídas en la renta de equilibrio como consecuencia de dos efectos contractivos sobre la demanda agregada:

  • Directamente, a través de una reducción de la demanda de inversión. La importancia de este efecto depende de b.
  • Indirectamente, a través de las caídas adicionales del consumo, que se producirán como consecuencia del proceso multiplicador. Este concepto recoge la idea de que esta parte de la demanda depende de la renta disponible, y como se está reduciendo como consecuencia de la caída en la inversión, se producirá una caída adicional en la renta. El multiplicador es igual a 1/(1-c).

La curva IS se representa en el Gráfico 1. Cualquier cambio en los factores distintos del tipo de interés que afectan a la demanda de bienes y servicios desplazará la curva IS hacia la derecha o hacia la izquierda. Por ejemplo, la IS se desplazará hacia la derecha (hacia la izquierda en los casos contrarios) siempre que:

  • Se aplique una política fiscal más expansiva, a través de un aumento del gasto público o una reducción de los impuestos.
  • Aumente cualquiera de los componentes autónomos del gasto, ya sea el del consumo (por ejemplo, por una mayor preferencia por el consumo de las familias frente al ahorro) o la inversión (por una mejora en las expectativas empresariales).
  • Aumente la propensión marginal a consumir. En este caso no solo se desplaza la IS, sino que también se modifica su pendiente, haciéndose más plana.

La curva LM

La segunda parte de este modelo es la curva LM, donde se recoge la igualdad entre la demanda de dinero (L, Liquidity) y la oferta monetaria (M, Money supply). Es decir, las combinaciones de tipo de interés y renta para las que el mercado de dinero está en equilibrio.

La preferencia por la liquidez, o demanda de dinero (L), depende de dos factores principales: la renta nominal y el tipo de interés nominal. La renta nominal, o renta real multiplicada por el nivel general de precios (P), establece el valor de las transacciones que se realizan en un período determinado. Cuanto mayor sea esta cantidad, mayor será la necesidad de liquidez de los agentes económicos. Por otro lado, el tipo de interés nominal es el coste de oportunidad que se está experimentando por tener activos monetarios en lugar de otros activos financieros remunerados. Por tanto, cuanto mayor sea el tipo de interés, menor será la demanda monetaria.

Si k y h son dos parámetros positivos, la demanda de dinero en términos reales puede escribirse de la siguiente forma:

L/P = (k x Y) - (h x i)

El primer paréntesis del lado derecho de la igualdad recoge lo que se denomina demanda de dinero por motivo transacciones, mientras que el segundo recogería la influencia del coste de oportunidad.

Respecto a la oferta de dinero, supondremos que el banco central puede controlarla a través de diversos instrumentos, como las operaciones de mercado abierto, por lo que podemos considerarla una variable exógena y escribir:

M = M*

Y, dado el nivel de precios, en términos reales sería:

M/P = M*/P

El equilibrio en el mercado de dinero exige que la demanda y la oferta coincidan. Por tanto, igualando ambas expresiones obtenemos la renta de equilibrio en el mercado de dinero que se corresponde con cada tipo de interés. Esta relación es la curva LM:

M* = (k x Y) - (h x i)

Y = M*/k + (h/k) x i

Esta relación tiene pendiente positiva, ya que cualquier incremento del tipo de interés da lugar a una reducción de la demanda de dinero como consecuencia del mayor coste de oportunidad asociado a mantener activos líquidos. Para que la demanda de dinero absorbiese toda la oferta monetaria y el mercado de dinero pudiera seguir en equilibrio, sería necesario que la renta real se incrementase lo suficiente para incrementar la demanda por motivo transacciones.

En el Gráfico 2 se recoge el equilibrio del mercado de dinero y la obtención de la curva LM de acuerdo con este razonamiento.

La pendiente de la curva LM está determinada por el cociente h/K. Esto significa que si el tipo de interés se eleva, el incremento necesario de la renta será mayor (y la LM será más plana) cuanto más alto sea h y más bajo sea k. Por otro lado, es importante destacar que la posición de la curva LM depende de forma significativa de la política monetaria de las autoridades, representada por la cantidad de dinero en circulación. Un incremento de la oferta monetaria desplaza la LM hacia la derecha (abajo) y lo contrario ocurre si la política monetaria pasa a ser menos expansiva.

Equilibrio en los mercados de bienes y de dinero: la demanda agregada

Para que la economía se encuentre en equilibrio es necesario que tanto el mercado de dinero como el mercado de bienes se encuentren, simultáneamente, en equilibrio. Por tanto, esta situación se corresponderá con el punto de corte entre las curvas IS y LM (Gráfico 3).

El modelo IS-LM es en realidad una forma de obtener el equilibrio de la economía por el lado de la demanda, suponiendo que los precios están dados y que la oferta responde de forma completamente elástica a las variaciones de la demanda. Recuérdese que este instrumento fue desarrollado precisamente para recoger las ideas sobre la macroeconomía de J.M. Keynes, una de cuyas contribuciones principales fue el principio de demanda efectiva: el nivel de renta de la economía a corto plazo está determinado por la demanda agregada.

Se puede mostrar fácilmente esta relación entre el modelo IS-LM y la demanda agregada modificando el nivel de precios, y observando cómo cambia la renta de equilibrio del modelo. De esta forma, estaríamos obteniendo realmente la curva de demanda agregada, que no es más que la relación entre el nivel general de precios y el gasto agregado.

Si se parte de una situación de equilibrio en el modelo IS-LM y, por ejemplo, disminuyen los precios, el resultado será un aumento de la oferta monetaria en términos reales (Gráfico 4). En el mercado de dinero, esto supone que para que se mantenga el equilibrio —con el mismo nivel de renta— es necesario que el tipo de interés se reduzca. La curva LM se estará desplazando hacia la derecha.

Si nos fijamos ahora en el mercado de bienes, la caída en el tipo de interés estimulará la demanda de inversión, con lo que la renta de equilibrio crecerá. La economía se moverá hacia abajo a lo largo de la curva IS (que no cambia de posición). Obsérvese que este cambio en la renta de equilibrio también afecta al mercado de dinero, ya que estará aumentando la demanda de dinero por motivo transacciones. Por tanto, el tipo de interés cae menos que lo que inicialmente parecía.

En el Gráfico 5 se representa la relación entre precios y nivel de renta que hemos obtenido: al haber bajado el precio, la renta de equilibrio es mayor. Esta relación se denomina demanda agregada, y forma parte del otro modelo básico para el análisis macroeconómico, que es el modelo de demanda agregada y oferta agregada.

Las políticas económicas: desplazamientos y pendientes de las curvas IS-LM

Como ya se ha visto al obtener las curvas IS y LM, este modelo puede utilizarse para analizar los efectos de las políticas de demanda agregada, ya que la política fiscal desplaza la IS (hacia la derecha si es expansiva, y hacia la izquierda si es contractiva) y la política monetaria desplaza la LM (también hacia la derecha si se implementa una política más expansiva mediante incrementos de la oferta monetaria, y hacia la izquierda en caso contrario).

La eficacia relativa de cada una de las políticas dependerá fundamentalmente de la pendiente relativa de cada una de las dos curvas. En concreto:

  • La política monetaria será más eficaz cuanto más plana sea la IS, ya eso significará que la inversión es más sensible al tipo de interés y/o que el multiplicador es mayor. Por tanto, la caída del tipo de interés que se deriva de un aumento dado de la política monetaria genera una expansión mayor de la demanda agregada.
  • La política fiscal será más eficaz cuanto más plana sea la curva LM, ya que en este caso la sensibilidad de la demanda de dinero será más baja en relación con la renta y/o más alta en relación con el tipo de interés. Por tanto, un desplazamiento de la IS como consecuencia de una variación del gasto público (por ejemplo en sentido expansivo) dará lugar a una variación más pequeña del tipo de interés (un aumento en este caso) y afectará menos a la demanda de inversión (en el ejemplo, contrayéndola y anulando al menos parcialmente el efecto expansivo inicial sobre la demanda agregada).
  • Un caso especial es el denominado “trampa de la liquidez”, en el que la LM es completamente horizontal. El tipo de interés se encuentra ya en un nivel tan bajo (en el extremo sería cero, pero esta trampa puede producirse antes) que cualquier incremento de la oferta monetaria es absorbido por la demanda sin ningún efecto sobre el tipo de interés. En este caso, la política monetaria no sería eficaz en absoluto y la política fiscal, al contrario, no se vería afectada por ningún grado de expulsión de demanda de inversión, por lo que su eficacia sea máxima.

Durante los años sesenta y setenta del siglo XX existió un profundo debate sobre estas pendientes entre los economistas keynesianos o fiscalistas y los economistas monetaristas. En realidad, esta es una cuestión empírica que debería ser resuelta atendiendo a la evidencia empírica de cada país.

Limitaciones del modelo IS-LM

El modelo IS-LM sigue siendo una herramienta útil para un análisis introductorio de los determinantes de la renta a corto plazo, y es utilizado habitualmente en las facultades de economía dentro de los cursos de macroeconomía. Sin embargo, también presenta algunas limitaciones importantes que han dado lugar a propuestas alternativas, entre las que destaca lo que se denomina modelo de las tres ecuaciones. En este sentido, el economista americano D. Romer publicó en 2000 un artículo titulado Keynesian Macroeconomics without the LM curve en el que resumía algunas de las principales carencias del modelo IS-LM que se tratan de solventar:

  • El modelo IS-LM se desarrollaba inicialmente bajo el supuesto de un nivel de precios constante, por lo que no es útil para analizar los problemas relacionados con la inflación, de gran relevancia desde los años setenta. Es cierto que el nivel de precios puede incorporarse al modelo, como se ha visto más arriba, mediante las curvas de oferta y demanda agregada. Sin embargo, en estos modelos el equilibrio que se obtiene está caracterizado por un nivel de renta y un nivel de precios (mayor o menor, pero constante), cuando en la realidad lo que observamos son distintas combinaciones de renta y tasa de inflación (los precios varían, por tanto, a una tasa constante).
  • El tipo de interés relevante para las decisiones de inversión (curva IS) es el tipo de interés real (descontando la inflación) mientras que el tipo de interés relevante para la demanda de dinero (curva LM) es el tipo de interés nominal. Sin embargo, en el modelo se tratan como una única variable.
  • La política monetaria se representa en el modelo como el resultado de las decisiones de las autoridades sobre la oferta monetaria. Sin embargo, los bancos centrales han renunciado prácticamente al control de esta magnitud, centrando sus decisiones de política monetaria en el control del tipo de interés.

Recuerde que...

  • La primera parte del modelo está formada por la curva IS, que recoge el nivel de renta de equilibrio correspondiente a cada tipo de interés. El nombre IS se corresponde con las palabras inglesas Investment y Saving, ya que cuando la renta es la de equilibrio, el nivel de ahorro y de inversión coinciden.
  • La segunda parte del modelo es la curva LM, donde se recoge la igualdad entre la demanda de dinero (L, Liquidity) y la oferta monetaria (M, Money supply). Es decir, las combinaciones de tipo de interés y renta para las que el mercado de dinero está en equilibrio.
  • El modelo IS-LM sigue siendo una herramienta útil para un análisis introductorio de los determinantes de la renta a corto plazo y es utilizado habitualmente en las facultades de economía dentro de los cursos de macroeconomía.
  • Este modelo también presenta algunas limitaciones importantes que han dado lugar a propuestas alternativas, entre las que destaca lo que se denomina "modelo de las tres ecuaciones".
  • A pesar de las críticas que ha recibido, sigue utilizándose con frecuencia para presentar de forma sencilla algunas características del equilibrio macroeconómico y el papel de las políticas de demanda.
Subir