guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Instrumentos de política monetaria

Instrumentos de política monetaria

Conjunto de procedimientos adecuados de la política monetaria utilizados por los bancos centrales capaces de influir en la economía.

Contabilidad y finanzas

Concepto

Los instrumentos de política monetaria comprenden el conjunto de procedimientos adecuados de la política monetaria utilizados por los bancos centrales capaces de influir en la economía (más o menos expansiva o restrictiva). Este conjunto de instrumentos comprende el denominado marco operativo.

Funciones y tipos

Las principales funciones del marco operativo o de los instrumentos son varias entre las que destacan:

  • Controlar los tipos de interés para determinar el grado de restricción monetaria.
  • Señalizar la orientación de su política monetaria, con lo que influye en las expectativas.
  • Gestionar la situación de liquidez del sistema bancario, garantizando un funcionamiento ordenado del mercado monetario y ayudando a las entidades de crédito a satisfacer sus necesidades de liquidez. Para ello, el banco central proporciona a las entidades de crédito financiación regular y mecanismos que les permitan ajustar sus saldos y hacer frente a fluctuaciones transitorias de liquidez.
  • Contribuir al buen funcionamiento del sistema de pagos en las transacciones financieras.

Para alcanzar estos objetivos, los instrumentos utilizados para controlar los tipos de interés son tres: la política de reservas mínimas, las operaciones de mercado abierto y otras facilidades de crédito.

La política de reservas mínimas

Las autoridades monetarias exigen a las entidades de crédito el mantenimiento de depósitos en cuentas del banco central. Estos depósitos se denominan reservas «mínimas» u «obligatorias».

El importe de las reservas obligatorias que cada entidad debe mantener se calcula multiplicando el coeficiente legal de caja (el 2 % en el caso de la UEM) por aquellas partidas del pasivo que se determine legalmente (normalmente, depósitos y otros pasivos a corto plazo).

Teóricamente, una variación del coeficiente de caja podría servir para modificar la oferta monetaria, ya que cambia el multiplicador monetario. Por ejemplo, si se aumenta el coeficiente legal de caja las entidades bancarias concederán menos créditos ante la necesidad de mantener un mayor volumen de reservas.

Sin embargo, los bancos centrales no utilizan de esta forma el coeficiente de caja, ya que no se considera adecuado modificarlo frecuentemente. En cambio, la política de reservas mínimas persigue en la actualidad dos funciones más “estructurales”:

  • Crear una situación de necesidad de liquidez por parte de las entidades de crédito, de forma que sean demandantes netos de recursos al banco central. De esta forma, el banco central puede controlar el tipo de interés a través de los préstamos que concede a las entidades de crédito.
  • Estabilizar los tipos de interés, al permitir a las entidades de crédito recurrir a estas reservas en caso de escasez de liquidez (el coeficiente suele cumplirse en promedio).

Las operaciones de mercado abierto

Las entidades de crédito son demandantes netas de liquidez ante el banco central. Es decir, los bancos centrales prestan dinero a las entidades de crédito, y el instrumento más importante a través del cual llevan a cabo estos préstamos son las operaciones de mercado abierto (OMA).

En las OMA el banco central concede liquidez a las entidades bancarias a cambio de determinados activos no líquidos que estas tienen en su pasivo (por ejemplo, fondos públicos). Las operaciones se hacen en forma de subasta y tienen una duración preestablecida (una semana en las operaciones principales del BCE). Transcurrido este plazo, se deshace la operación, y la entidad de crédito recupera su “activo de contrapartida” y devuelve el dinero al banco central.

En estas operaciones, el banco central actúa como monopolista y puede fijar el “precio”, que se conoce como el tipo de interés oficial o de intervención (fondos federales en EEUU o tipo de las operaciones principales de financiación en el BCE). Este tipo de interés es el eje del proceso de control de los demás tipos de interés de la economía por parte del banco central, ya que determina el coste de los pasivos de las entidades de crédito. Por tanto, influye decisivamente en el tipo de interés al que los bancos prestan dinero a sus clientes.

Las variaciones de este tipo de interés se utilizan también para señalizar la política monetaria del banco central, ya que una subida o bajada del mismo se interpreta como un cambio en la orientación de la política monetaria.

Las operaciones de mercado abierto tienen una serie de características que hacen que sean el instrumento más importante con el que cuentan los bancos centrales para llevar a cabo su política monetaria. Esto es así porque se llevan a cabo siempre a iniciativa del banco central, que puede fijar el tipo de interés de la operación. Por tanto, le permite al banco central cambiar la dirección de la política monetaria fácilmente, si así lo considera necesario. Por último, junto a las operaciones regulares o con un calendario preestablecido (por ejemplo, una subasta semanal en el caso del BCE para las operaciones principales de financiación) también pueden llevarse a cabo otras operaciones de fine-tunning, o de ajuste transitorio de la situación de liquidez, para lograr una mayor precisión.

Facilidades permanentes de crédito y depósito

En las operaciones de mercado abierto, el banco central toma la iniciativa y lleva a cabo una subasta de liquidez a la que acuden las entidades bancarias. En cada operación, que suelen realizarse con un calendario establecido, el banco central puede modificar el tipo de interés.

Junto a esta vía de financiación, los bancos centrales suelen tener de forma permanente otras vías (en forma de redescuento o de otro tipo) para ofrecer créditos a las entidades bancarias a unas condiciones establecidas a priori. Los bancos pueden solicitar este tipo de créditos siempre que lo consideren necesario, por lo que la iniciativa no corresponde directamente al banco central.

Aparte de servir para que los bancos tengan asegurada una vía para obtener liquidez, este instrumento sirve también para fijar un techo al tipo de interés del mercado interbancario. Si se produce una situación de exceso de demanda en este mercado y los tipos empiezan a subir, una vez que se alcance el tipo al que está dispuesto a prestar fondos el banco central, las entidades acudirán a esta vía de financiación, con lo que el tipo de interés del interbancario dejará de subir.

En el caso del BCE, también tiene establecido una facilidad permanente de depósito para las entidades bancarias, que sirve para fijar el suelo del tipo de interés en el interbancario.

Recuerde que...

  • Principales funciones: controlar los tipos de interés, orientar su política monetaria, gestionar la situación de liquidez del sistema bancario y el buen funcionamiento del sistema de pagos en las transacciones financieras.
  • Instrumentos para controlar los tipos de interés son tres: la política de reservas mínimas, las operaciones de mercado abierto y otras facilidades de crédito.
Subir