guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Instituciones de inversión colectiva

Instituciones de inversión colectiva

Las Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) son aquellas que captan públicamente fondos, bienes o derechos para invertirlos y gestionarlos de forma conjunta en activos financieros o no financieros.

Impuesto sobre Sociedades

Concepto

Las instituciones de inversión colectiva (en adelante IIC) son aquellas que captan públicamente fondos, bienes o derechos para invertirlos y gestionarlos de forma conjunta en activos financieros o no financieros.

Ventajas de las Instituciones de inversión colectiva

Esta forma de inversión colectiva presenta una serie de potenciales ventajas para el pequeño inversor con respecto a la inversión que podría realizar individualmente, como son las siguientes:

  • Gestión profesionalizada: Esta forma de inversión permite una gran comodidad al inversor al encomendar la gestión de sus fondos a gestores profesionales de los mercados financieros que disponen de información suficiente y puntual para tomar decisiones lo más eficientemente posible.
  • Seguridad: La seguridad que otorgan estas instituciones se debe, en gran parte, a que están sometidas a la supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV); lo que se une a las propias prácticas de gestión prudente de las inversiones y a la política de inversiones que realizan (por disposición legal se limita la concentración de riesgos y se obliga a diversificar la inversión entre diferentes activos). Obviamente, esta forma de gestión resultaría generalmente más complicada si el inversor individual realizase estas inversiones directamente. Un elemento más que otorga seguridad a los inversores es la existencia, desde el año 2001, del llamado Fondo de Garantía de Inversores. Este fondo se nutre de las aportaciones realizadas por las entidades adheridas y funciona de forma similar al más conocido Fondo de Garantía de Depósitos de las entidades bancarias.
  • Rentabilidad: Las IIC ofrecen la posibilidad de obtener rentabilidades muy atractivas a pesar de invertir pequeñas cantidades.
  • Liquidez: La inversión a través de la mayoría de estas instituciones resulta fácil y sencilla tanto en la compra como en la venta de las participaciones o acciones.
  • Costes reducidos: Se producen menores costes operativos derivados de las comisiones de intermediación, lo que implica que estas IIC acuden a los mercados en mejores condiciones que el inversor particular, es decir, pueden operar con economías de escala.
  • Diversificación: Las IIC permiten diversificar e invertir en numerosos activos y mercados desde pequeños importes, lo cual resultaría difícil de realizar directamente por parte de los inversores individuales, a la vez que reduce el riesgo de las inversiones.
  • Amplias alternativas de inversión: Cualquiera que sea el perfil del inversor, existe una IIC, fundamentalmente fondos de inversión, adecuada a sus necesidades, perfil de riesgo, o particularidades de inversión. Las IIC permiten invertir en cualquier tipo de activo financiero, ya sea de renta fija o de renta variable, de prácticamente cualquier país del mundo con unos costes reducidos y gestionados por analistas y gestores profesionales, que en muchos casos son originarios del país o mercado objetivo de la inversión.
  • Información: Las entidades están obligadas a proporcionar a sus socios o partícipes información sobre la evolución de su patrimonio y de las inversiones realizadas.
  • Ventajas fiscales: Las IIC tienen, un tratamiento fiscal ventajoso frente a otras modalidades de inversión, que consiste en el no cómputo de la ganancia o pérdida patrimonial cuando el importe obtenido en la venta de participaciones o acciones se destine a la adquisición o suscripción de otras acciones o participaciones en IIC. No se computa la ganancia o pérdida patrimonial, y las nuevas acciones o participaciones suscritas conservan el valor y la fecha de adquisición de las acciones o participaciones transmitidas o reembolsadas. Este régimen de diferimiento será aplicable en los reembolsos de participaciones en IIC que tengan la consideracion de fondos de inversión y en las transmisiones de acciones de IIC con forma societaria cuando el número de socios de la IIC cuyas acciones se transmitan sea superior a 500 y el contribuyente no haya participado, en algún momento dentro de los doce meses anteriores a la fecha de la transmisión, en más del 5 % del capital de la IIC. El régimen de diferimiento no será de aplicación cuando, por cualquier medio, se ponga a disposición del contribuyente el importe derivado del reembolso o transmisión de las acciones o participaciones.

Tipología de las Instituciones de inversión colectiva

Las IIC se pueden agrupar en dos categorías generales o modalidades principales que, a su vez, incluyen modalidades más específicas:

  • 1. Las IIC de carácter financiero:
    • a) Los fondos de inversión:
      • Los fondos por compartimentos.
      • Los fondos de inversión cotizados.
      • Los fondos de inversión libre.
      • Los fondos de fondos.
    • b) Las sociedades de inversión.
      • Sociedades de Inversión Colectiva de Capital Variable (SICAV).
      • Las sociedades por compartimentos.
      • Las sociedades de inversión libre.
  • 2. Las IIC de carácter no financiero:
    • a) Los fondos de inversión no financieros:
      • Fondos de inversión inmobiliaria (FII).
      • Determinados fondos de inversión ecológicos y otros fondos en activos no financieros.
    • b) Las sociedades de inversión no financieras:
      • Sociedades de inversión inmobiliaria (SII).
    • c) Las sociedades cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario (SOCIMI).

Instituciones de inversión colectiva armonizadas y no armonizadas

En España también se comercializan IIC extranjeras (sociedades o fondos), que pueden ser armonizadas o no armonizadas.

Las IIC armonizadas son fondos y sociedades de inversión extranjeras, domiciliadas en un Estado miembro de la Unión Europea y sujetas a la Directiva europea que regula las IIC. Pueden comercializarse en España entre los inversores particulares, previa inscripción en los registros de la CNMV y a través de entidades comercializadoras también registradas en este organismo.

Las IIC no armonizadas son fondos y sociedades de inversión extranjeras que no están domiciliadas en un Estado miembro Unión Europea o que, si lo están, no se encuentran sujetas a la Directiva europea que regula las IIC.

Para que puedan comercializarse en España es necesario que se inscriban en los Registros de la CNMV y que no tengan su domicilio en un Estado considerado como paraíso fiscal.

Recuerde que...

  • La inversión colectiva presenta una serie de potenciales ventajas para el pequeño inversor con respecto a la inversión que podría realizar individualmente, como son: gestión profesionalizada, seguridad, rentabilidad, liquidez, costes reducidos, diversificación, amplias alternativas de inversión, información, así como ventajas fiscales.
  • Las IIC se pueden agrupar en dos categorías generales o modalidades: las de carácter financiero y las de carácter no financiero, que, a su vez, incluyen modalidades más específicas.
Subir