guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Logística

Logística

La logística se concibe como una actividad de apoyo de fabricación y ventas que mediante los subsistemas de aprovisionamiento y distribución física proporciona una serie de servicios a través de los que los bienes que forman parte de un proceso productivo (materiales, producto semiterminado y terminado) se ponen a disposición del consumo, cuando son requeridos y con el mínimo coste posible.

Marketing y Comercial

¿Qué se entiende por logística y cuál es su origen?

El concepto de logística en un primer momento tiene una acepción militar que posteriormente se traslada al ámbito civil.

De esta forma, durante los primeros decenios del siglo XX la logística era un término que se asociaba casi exclusivamente al ámbito militar, pero es a finales de los cuarenta cuando la logística empieza a desprenderse de su etiqueta militar porque se admite que sus fundamentos pueden ser de utilidad en la operativa empresarial del mismo modo que lo hicieron en el devenir de la Segunda Guerra Mundial con la experiencia de los buques de carga estadounidenses Liberty, principales proveedores de suministros de las tropas en Europa. Con objeto de reducir el tiempo de construcción de estos barcos ante sus continuas bajas, se experimentó con éxito un proceso basado en la sincronización del flujo de aprovisionamiento y la producción bajo una dirección única, precursora de la logística.

En los cincuenta y bien entrado los sesenta, con el auge de la actividad económica, las empresas se centran en la producción esforzándose en la consecución de economías de escala. La logística entonces se identifica con la función de suministro a fabricación.

A lo largo de los setenta se transforman las condiciones del entorno que empieza a ser inestable, con una demanda a la baja estancada y con costes financieros y de materiales en alza. Al considerarse que no aportaba valor sino coste, la logística era considerada una actividad secundaria compartida por varios departamentos en lugar de entenderse como un sistema integrado. Por logística se entendía la parte de la distribución comercial encargada de proporcionar utilidad al consumidor mediante las actividades de la distribución física. Esto propició un aumento considerable del stock consecuencia de su mayor variedad y de la generalización del concepto de servicio que originó la proliferación de almacenes de distribución buscando mejores plazos de respuesta, lo que chocó frontalmente, por un lado, con el criterio de flexibilidad propio de los procesos de fabricación en lotes cada vez más pequeños que afloraba por la coyuntura del momento; y por el otro lado, con la significativa subida de los tipos de interés que disparó la importancia de la gestión de existencias.

La recesión económica suscitó la atención de los gestores de la empresa hacia las tareas logísticas por sus posibilidades de reducir costes y aumentar las ventas y beneficios. Simultáneamente, se desarrollan sistemas de información favorecidos por la irrupción de la informática y de nuevas tecnologías de captura, transmisión y tratamiento de datos que como la codificación de barras van a tener gran trascendencia en la dinámica logística.

En los ochenta se produce un avance significativo en la actuación logística de la mano de las prácticas del marketing que ha conseguido inculcar en la empresa la preeminencia del cliente como motor de su comportamiento. La renovación de las gamas de productos que dejan obsoletas las existentes tiene lugar de forma continua tratando de aumentar las posibilidades del cliente. El arraigo de esta orientación hacia el mercado intensifica el interés por la logística debido a su repercusión sobre parámetros que hasta el momento habían quedado en un segundo plano: calidad, productividad, rentabilidad, valor añadido, servicio y ventaja competitiva.

La irrupción de la globalización y la multiplicación de las concentraciones empresariales tanto en la industria como en la distribución obligan a una reingeniería de los procesos empresariales en los que la logística va a tener un desempeño determinante como consecuencia de la deslocalización de la cadena de suministro. Así, la logística se enfrenta a una mayor dificultad por el aumento de la escala de operaciones: complejidad de las tareas por disparidades de los diferentes mercados, por tiempos de respuesta ampliados al alejarse los orígenes de los destinos, por la intensificación de las labores administrativas específicas de los movimientos internacionales y por el endurecimiento de la competencia.

La logística se concibe como una actividad de apoyo de fabricación y ventas que mediante los subsistemas de aprovisionamiento y distribución física proporciona una serie de servicios a través de los que los bienes que forman parte de un proceso productivo (materiales, producto semiterminado y terminado) se ponen a disposición del consumo, cuando son requeridos y con el mínimo coste posible. Con esta idea la logística empieza a ganar protagonismo en la empresa, pese a que todavía no se comprende con plenitud su papel coordinador de la cadena de suministro, en particular, por la rigidez del modelo funcional imperante que trata de optimizar la gestión mediante un control del flujo físico basado en sistemas más o menos perfeccionados de ejecución de la cadena de suministro en los que la información es todavía incompleta.

Con el inicio de la década de los noventa comienza un período que llega hasta nuestros días en el que tiene lugar el mayor salto cualitativo en lo que a la actuación logística se refiere. Flexibilidad, globalización, rentabilidad son nociones con las que ya se familiarizan las organizaciones. La gestión logística deja de controlar los flujos de bienes exclusivamente para integrar también los flujos de información que los hacen posible. La información es un elemento esencial a la función logística porque posibilita el flujo de bienes y dota de la visibilidad necesaria para el control de su cumplimiento. Como depositaria de la gestión de los flujos físicos y del sistema de información operacional la logística incrementa notablemente su protagonismo en la estrategia empresarial.

La organización por procesos, de manera coordinada y con un objetivo global motiva que la logística adquiera una nueva y marcada dimensión al convertirse en el verdadero catalizador de la cadena de suministro empresarial. De ahí que se reconozca la voz logística integral para aludir a este nuevo papel de la tarea logística que observa a la empresa como un conducto que discurre entre los clientes y los proveedores por el que se desplazan flujos de bienes y de información destinados a proporcionar valor en términos de las necesidades de los primeros. A diferencia del sistema imperante hasta el momento, la planificación de la cadena de suministro es la base de la actividad logística con el apoyo de sistemas de información denominados ERP s (Planificación de los Recursos de la Empresa) que facilitan el cálculo de los costes logísticos, de la disponibilidad del stock y de indicadores de nivel de servicio a los clientes.

La circulación de bienes e información a lo largo del conducto logístico se gestiona desde la dirección logística que viene a unificar tareas tradicionalmente en manos de diferentes responsabilidades funcionales y a asumir el liderazgo de la cadena de suministro, con lo que la integración interna es una realidad al planificarse el proceso productivo de un extremo a otro de la cadena de suministro.

En un último escenario, con la exacerbada preocupación por el cliente y la necesidad de ser más competitivo se da un paso más en la forma de entender las relaciones entre miembros de una misma cadena de valor que afecta de lleno a la labor logística y que llega hasta nuestros días. La integración interna alcanzada como consecuencia de la optimización de la cadena de suministro de la empresa se completa con su extensión para englobar en un mismo proceso a clientes y a proveedores. De esta manera, la integración se convierte en externa y la cadena de suministro en global.

Por tanto, el objetivo de optimización de cadenas de suministro independientes es reemplazado por el de la optimización de la cadena de suministro global (Supply Chain Management). En otros términos, todos los que participan en una cadena de suministro que pretende hacer llegar productos al mercado (proveedores, fabricantes, intermediarios comerciales; etc.) pasan a ser colaboradores estrechos en tanto que unos y otros se comprometan a aportar más valor que coste en la satisfacción de las necesidades del cliente final.

En la siguiente tabla, se establecen las diferencias más significativas entre la concepción logística clásica y la moderna logística basada en la integración total de los flujos de materiales e información a lo largo de la cadena de suministro de la empresa.

Tabla 1: Comparación entre la logística clásica y la logística integral
AspectosMODELO LOGÍSTICO CLÁSICOMODELO LOGÍSTICO INTEGRAL
Visibilidad de procesosReducida. Escasa interacción con sistemas de informaciónTotal. Se pueden seguir todos los procesos a lo largo de toda la cadena de suministro
StockLo soporta el que lo tiene. Hay que tenerlo para asegurar al cliente un servicio "decente"Gestión integral. No importa que lo tenga la empresa, el cliente o el proveedor. En todo caso, se tiene el estrictamente necesario
Coste totalReducir los míos, aunque sea a costa de perjudicar a otrosReducir los costes globales. Acciones para mejorar mis costes y los de las otras empresas de la cadena de suministro global
PlanificaciónPoca importanciaImprescindible a todos los niveles
Base de proveedoresMuchos y poco vinculadosPocos, muy vinculados y convenientemente seleccionados. Un socio del negocio
Reconocimiento de la dirección logísticaNo. Las funciones logísticas están dispersadas por la empresaDepartamento estratégico. Hay directores de Logística o deSupply Chain
El clientePoca capacidad para mejorarle el servicio. Se sitúa en el extremo de la cadenaEl objetivo es ofrecerle un servicio excelente. Hay que darle soluciones. Se sitúa el primero de la cadena
Perspectiva de la cadena de suministroIncompleta. Adolece de mecanismos coordinadoresComo una red compuesta por un líder que la administra en beneficio de todos: Logística
FlexibilidadLimitadaMucha. Combina una operativa precisa con una planificación en tiempo real
MarketingNo conoce las posibilidades que ofrece la gestión logísticaHace participe a la logística en su toma de decisiones al asignarle valor comercial: mejores plazos de entrega, más variedades de productos; etcétera.
CalidadEs cosa de producción. Menos coste con calidad aceptableLa consiguen todos los miembros de la red en todos sus procesos. Calidad de primera y a "la primera"
ExternalizaciónPoco utilizada. Hay que aprovechar el máximo los activos disponiblesMuy utilizada. Los operadores logísticos se integran en la cadena como aportantes de valor añadido
ControlIndicadores poco perfeccionados y demasiado generalistasIndicadores fiables y permanentemente actualizados para medir la ejecución y el servicio

¿Cómo funciona?

El funcionamiento logístico se desarrolla de acuerdo a sus objetivos de gestión eficiente de los flujos de bienes e información en la empresa desde los proveedores hasta los clientes de forma que se consiga llegar a este último cuando se precise con el menor coste integral.

Las actividades que componen la logística son las que se desarrollan en los tres procesos que ahora conforman la cadena logística o de suministro de la empresa: el aprovisionamiento, la producción y la distribución física. De esta forma, siguiendo este gráfico el dispositivo logístico comienza desde el momento que el departamento interlocutor con el mercado, el departamento de ventas o comercial, tramita los pedidos captados de los clientes para que el Departamento de Logística proceda a asegurar la disposición de los mismos en las condiciones acordadas con ellos. Con base en esta información comercial, logística planificará la producción en atención a las características de los pedidos entrantes (volumen de unidades, tiempo de fabricación, variedad de productos...) y ordenará su ejecución a fabricación.

Además, esta planificación le permite a Logística conocer perfectamente las necesidades de materiales y materias primas necesarias en la producción que gestionará a través de su función de aprovisionamiento. Una vez que el proceso de producción se ha completado, el departamento de logística completará el suyo mediante la entrega al mercado de los productos demandado utilizando la distribución física.

En resumidas cuentas, la logística determina la capacidad de servicio de la empresa al mercado, ya que define los plazos de respuesta/reacción de la misma tomando como única referencia a los clientes. Pero, además, esta interpretación moderna de la Logística le confiere un carácter dinamizador del resto de la empresa al proporcionar una visión ordenada de su funcionamiento como consecuencia de la perspectiva que tiene de todo la cadena de suministro.

De una manera más específica, los procesos logísticos incluyen:

  • El aprovisionamiento es el conjunto de operaciones que ponen a disposición de la empresa en las mejores condiciones de cantidad, calidad, precio y tiempo, todos los materiales y productos del exterior necesarios para el funcionamiento de la misma, bien sean materias primas que vayan a transformarse en el proceso de producción o bien cualquier tipo de servicio que se precisen para el cumplimiento de los objetivos de la empresa (transportes, asesoramientos, informática...). Como parte del aprovisionamiento se encuentran las compras o acción de compra, que se encarga de garantizar y formalizar el abastecimiento en las condiciones más ventajosas para la empresa.
  • La producción es el subproceso logístico encargado de fabricar o transformar los materiales adquiridos en los productos demandados. Para ello no sólo organizará la utilización de la maquinaria y demás recursos de fabricación, sino que la planificará para calcular qué, cuánto y cuándo debe hacerse en cada fase del proceso productivo según el conocimiento de los pedidos y las previsiones de venta. Además, deberá garantizar la disponibilidad de las compras cuando se necesiten en función de los tiempos productivos y también una correcta planificación del mantenimiento de los equipos.
  • La distribución física es el último de los procesos logísticos que se encarga de la transmisión del producto fabricado a sus demandantes. Con este propósito, lo almacena temporalmente hasta que lleguen los pedidos, gestiona su volumen de existencias o stock para evitar que no se puedan atender estos pedidos, los prepara en el tiempo y forma que se requiere (productos en paleta completa, media paleta, cajas...) y los transporta para su entrega a los clientes de forma rápida y segura en los medios de transporte correspondientes. Junto a estas actividades, hay otras de naturaleza administrativa que se realizan como la preparación de la documentación que acompaña a la mercancía (albaranes y conformes de entrega) y otras relacionadas con la tramitación de las devoluciones y la logística inversa.

Partiendo de las necesidades del mercado, las actuaciones logísticas más relevantes que se incluyen en los tres procesos logísticos son (según su proximidad al consumo):

  • La distribución física.
    • - El procesamiento de pedidos.
    • - El transporte de productos al cliente.
    • - El control del stock de productos terminados.
    • - El almacenamiento.
    • - El transporte desde fábricas a la red de distribución.
    • - El dimensionamiento de la red de distribución.
  • La producción.
    • - El paletizado, el embalado y el envasado de la mercancía.
    • - El control de calidad y la identificación de los productos.
    • - La fabricación.
    • - La planificación de la producción.
    • - La localización de las plantas de fabricación.
  • El aprovisionamiento.
    • - El transporte de materias primas a fabricación.
    • - El control del stock de materias primas.
    • - El almacenamiento.
    • - La realización de las compras.
    • - La selección de los proveedores.

¿Cómo es el entorno logístico?

El entorno de la prestación logística está condicionado por el que afecta a la empresa que en la actualidad está dominado por la amplitud de los mercados, la rapidez de respuesta ante los cambios de mercado y la rentabilidad empresarial. En consecuencia, la logística ha de contribuir a la diferenciación de las empresas mediante políticas de valor añadido (entregas en horas de punta de tráfico, en paletas especiales, con frecuencia diaria; etc.). Y esto en un contexto de:

  • - Demanda dinámica (el mercado no pide lo mismo todos los días).
  • - Globalización de los mercados (hay que dar el mismo servicio a un cliente que viva en Valencia que a otro que viva en Montreal).
  • - Extrema preocupación por el cliente (que le convierte también en el centro de las decisiones logísticas).

Las redes logísticas, que están formadas por una serie de puntos de permanencia de las mercancías durante un tiempo (almacenes y plantas de producción) y de conexiones entre ellos (a través del transporte), tienden a centralizarse para tratar de reducir al máximo los costes, especialmente los que suponen la tenencia de stocks. Así, en la década de los ochenta era habitual encontrase con empresas multinacionales con dos o tres fábricas en Europa y un almacén en cada país europeo para atenderlo. Estas redes resultaban extremadamente caras por disponer de infraestructuras logísticas en cada país y, en consecuencia, un stock total muy elevado, a pesar de proporcionar un buen servicio debido a su proximidad a los mercados.

Ahora los sistemas logísticos han pasado a centralizarse de forma que las fábricas suministran a un solo almacén central situado en el centro de Europa (Holanda o norte de Francia, por ejemplo) desde el que se realizan todas las entregas al mercado europeo. Con este modelo se ha reducido drásticamente el stock y sus costes, si bien el empeoramiento del servicio en que se puede incurrir por las mayores distancias a recorrer se ha visto favorecido por las mejoras en las infraestructuras y vías de comunicación y en las prestaciones de los medios de transporte.

Recuerde que...

  • Se concibe como una actividad de apoyo de fabricación y ventas que mediante los subsistemas de aprovisionamiento y distribución física proporciona una serie de servicios.
  • La irrupción de la globalización obligan a una reingeniería de los procesos empresariales en los que la logística va a tener un desempeño determinante.
  • La logística determina la capacidad de servicio de la empresa al mercado, ya que define los plazos de respuesta/reacción de la misma tomando como única referencia a los clientes.
  • Las actuaciones logísticas más relevantes que se incluyen en los tres procesos logísticos son la distribución física, producción y aprovisionamiento.
  • El entorno de la prestación logística está condicionado por el que afecta a la empresa que en la actualidad está dominado por la amplitud de los mercados, la rapidez de respuesta ante los cambios de mercado y la rentabilidad empresarial.
Subir