guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Liquidez en Bolsa

Liquidez en bolsa

Es una de las características principales de los mercados financieros pero, a la vez, es uno de los principales aspectos que hay que considerar dentro de un mercado a la hora de elegir en qué activo o empresa invertir, puesto que no todos los títulos cotizados de las empresas tienen el mismo grado de liquidez.

Contabilidad y finanzas

Concepto

Los activos y mercados financieros, a diferencia de otras alternativas de inversión, gozan de una mayor liquidez que otras formas de inversión. Incluso la adquisición de vivienda, que en épocas de expansión económica es una inversión líquida, en épocas de recesión su conversión en liquidez puede ser muy dificultosa.

Pero también hay que tener en cuenta que ni todos los mercados, ni todos los activos financieros tienen el mismo grado de liquidez, es decir, ni todas las bolsas del mundo son igual de líquidas, ni todos los valores o activos financieros cotizados en ellas tienen el mismo grado de liquidez.

La liquidez es una de las características principales de los mercados financieros pero, a la vez, es uno de los principales aspectos que hay que considerar dentro de un mercado a la hora de elegir en qué activo o empresa invertir, puesto que no todos los títulos cotizados de las empresas tienen el mismo grado de liquidez. Por ejemplo, el grado de liquidez de las acciones dependerá del free float o capital que fluctúa libremente en el mercado, es decir, aquel que no tiene en cuenta las participaciones significativas y del número de acciones emitidas por la empresa para su negociación.

En este sentido, por ejemplo, los títulos de Telefónica gozan de elevada liquidez. Concretamente, en los últimos años, se han negociado una media de 45.000.000 acciones al día que tomando como precio medio, durante este período de tiempo, 14 euros por acción, supone una contratación diaria de 630.000.000 de euros. En consecuencia, esta sociedad proporciona elevada liquidez y suele ser objeto para el destino de la inversión tanto para pequeños inversores como para los inversores institucionales (fondos de inversión, fondos de pensiones, etc.).

En el caso de las acciones del Banco Santander son negociadas por un volumen medio diario de 450 millones de euros, correspondiéndose a una media de 60 millones de acciones contratadas diariamente a un precio medio de 7,5 euros por acción. En el caso de Repsol-YPF, sobre la cual se negocian una media de 7 millones de títulos diarios, implica, tomando un precio medio en los últimos dos años de 16 euros por acción, un volumen de negociación diaria de 112 millones de euros.

En consecuencia, este tipo de valores de elevada liquidez son los habitualmente recomendados por los analistas para todo tipo de inversores y forman parte de las carteras de valores institucionales nacionales e internacionales.

Pero si estudiamos el grado de liquidez de valores de menor dimensión y capitalización, se observa que el volumen de títulos negociados disminuye considerablemente.

Por ejemplo, en el caso de Azkoyen sobre la que se negocia una media de 60.000 títulos diarios correspondiéndose a un importe de 390.000 euros negociados al día —a un precio medio de los dos últimos años de 6,5 euros por acción— se observa que el grado de liquidez es significativamente inferior a los valores anteriores de alta capitalización.

Igualmente ocurre en el caso de las acciones de Campofrio, el cual con una negociación media de 50.000 títulos al día, el importe negociado en una sesión bursátil es de 700.000 euros —a una media de 14 euros por acción—.

Otra compañía con reducido nivel de liquidez en el mercado de valores es Adolfo Domínguez, que negociando una media de 10.000 títulos diarios supone no más de 200.000 euros negociados en una sesión bursátil —a un precio medio de 20 euros durante los dos últimos años—.

Consecuentemente, la inversión en estos valores está, en parte, limitada a los grandes inversores y a los inversores institucionales al no satisfacer, en numerosos momentos, sus exigencias de liquidez. Pero también hay que tener en consideración el momento del ciclo bursátil del valor o del mercado, puesto que normalmente en mercados o valores en tendencia bajista el volumen de negocio es sustancialmente reducido frente a las épocas en las que los mercados o valores se mueven al alza.

En conclusión, el estudio de los niveles de liquidez de los valores es una materia fundamental para los inversores institucionales, puesto que son estos los que disponen de elevadas cantidades de dinero, y deben colocar sus recursos en inversiones que en un momento determinado puedan ser fácilmente realizables; si bien, también es relevante para un pequeño inversor, el cual exige el mismo requisito expuesto, aunque en menor grado, debiendo adaptar su inversión al nivel de liquidez del valor, y nunca deben tomarse posiciones de inversión superiores a su capacidad de realización en los mercados con cierta rapidez.

Recuerde que...

  • Hay que tener en cuenta que ni todos los mercados, ni todos los activos financieros tienen el mismo grado de liquidez.
  • El estudio de los niveles de liquidez de los valores es una materia fundamental para los inversores institucionales, puesto que son estos los que disponen de elevadas cantidades de dinero, y deben colocar sus recursos en inversiones que en un momento determinado puedan ser fácilmente realizables.
Subir