guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Localización de la planta de producción

Localización de la planta de producción

Gestión empresarial

Concepto

La localización de la planta de producción hace referencia al lugar elegido por el empresario para situarla y desarrollar su actividad productiva, esto es, el emplazamiento al que se deben dirigir todos los factores de producción y dónde se obtienen los productos.

De esta manera, el objetivo general de la localización de la planta productiva es el de elegir el lugar óptimo para las instalaciones, de manera que se favorezca el desarrollo de la actividad de la empresa y se minimice el coste de producción.

Ahora bien, la selección del emplazamiento en el que se van a desarrollar las operaciones de la empresa es una decisión de gran importancia que viene justificada por dos razones principales que son:

  • 1. La decisión de la localización de la planta de producción implica una inmovilización de recursos financieros a largo plazo, sobre todo en el caso de empresa en las que se requiere de plantas de producción sofisticadas. Una vez construidas las plantas, no es sencillo volver al punto de partida sin incurrir en graves perjuicios económicos. Por tanto, se trata de una decisión que va a comprometer a la empresa durante un largo período de tiempo.
  • 2. Estas decisiones afectan a la capacidad competitiva de la empresa, de manera que, una buena elección sobre la localización de la planta de producción, puede permitir la elección de una distribución en planta que mejor se ajuste a los objetivos empresariales, lo que favorecerá el desarrollo, no solo de la función de Operaciones de la empresa, sino también del resto de las áreas.

Junto con la decisión de localización de la planta productiva, es necesario también definir los tipos de planta que se desean, así como las relaciones que puedan existir entre ellas. Con carácter general y según Machuca (1995), se pueden identificar cuatro opciones estratégicas principales que son:

  • Plantas orientadas al producto: una o pocas plantas producen un determinado producto o una línea de ellos. Esta estrategia implica un alto nivel de especialización y la fabricación de volúmenes importantes de producto aprovechándose con ello las economías de escala. En este tipo de plantas los costes de transporte de las materias primas y de los productos suele ser elevado.
  • Plantas orientadas al mercado: en una planta se producen la mayoría de los productos que la empresa vende a una determinada área. El coste de producción suele ser mayor, pero se reducen los costes de transporte.
  • Plantas orientadas al proceso: se caracterizan por la especialización en un segmento concreto del proceso de fabricación utilizando una tecnología bastante específica, lo que implica un elevado nivel de eficiencia así como la aparición de economías de escala. Sin embargo, se produce un incremento en las interrelaciones entre las distintas plantas y el producto final lo que aumenta el coste del transporte.
  • Plantas a propósito general: se trata de plantas que pueden dedicarse a distintas funciones (productos, procesos, mercados) y están orientadas a dotar de flexibilidad al sistema.

En general, las decisiones de localización son bastante infrecuentes, dado que se trata de una decisión que se toma en el momento de creación de la empresa. Sin embargo, pueden existir una serie de razones que motivan la necesidad de una nueva localización de la planta productiva. Según Miranda, F.J y Rubio S. (2005) algunas de estas razones son:

  • Insuficiente capacidad productiva: que conlleva a la necesidad de ampliar la fábrica actual o de construir una nueva, lo que llevaría a tomar una nueva decisión sobre la localización de la planta productiva.
  • Cambios en los materiales de producción: principalmente lo referente al coste o la disponibilidad de la mano de obra y de las materias primas.
  • Presión de la competencia: así, el incremento en la intensidad competitiva puede llevar a la relocalización de las instalaciones para prestar un mejor servicio o para huir de la competencia.
  • Desplazamiento geográfico de la demanda: con el fin de estar lo más cerca posible del cliente, si los mercados cambian de lugar, se hace necesario, en algunas ocasiones, trasladar las instalaciones.
  • Fusiones o adquisiciones de empresas: estos factores pueden provocar que algunas localizaciones resulten redundantes o se encuentren mal situadas en relación a las demás.

Ahora bien, con independencia de las razones que llevan a las empresas a plantearse una nueva localización de su planta productiva, las alternativas que se la pueden presentar, se pueden resumir en los siguientes apartados:

  • 1. Expandir una instalación existente: siempre que sea posible y siempre y cuando esa localización disponga de las características más adecuadas para la empresa.
  • 2. Añadir nuevas instalaciones en nuevos lugares. En este caso será necesario valorar cada una de las alternativas posibles de localización de la planta de producción.
  • 3. Cerrar instalaciones en algún lugar y abrir otra en otro lugar: esta sería la opción que, a priori, mayores costes supondría para la empresa, por lo que es necesario comparar los costes totales con los beneficios derivados de la nueva localización.

Factores determinantes de la localización de la planta de producción

Con carácter general, la decisión de localización trata de ubicar las instalaciones lo más cerca posible de las materias primas, de la mano de obra y de los mercados donde se van a vender los productos de la empresa. Sin embargo, existen otra serie de factores que deben ser considerados a la hora de seleccionar la ubicación más adecuada para una nueva instalación. Según Miranda, F.J y Rubio S. (2005), estos factores se pueden agrupar en las siguientes categorías:

Recursos Humanos

- Disponibilidad y cualificación de la mano de obra.

- Los costes laborales.

- La productividad de la mano de obra.

- La legislación laboral.

- Grado de sindicación.

- Disponibilidad de vivienda y la calidad de la vida.

Entorno Local

- Clima.

- Cultura e idioma.

- Barreras comerciales.

- Estabilidad política y de tipo de cambio.

- Legislación medioambiental.

Infraestructuras

- De comunicación.

- De transporte.

Recursos Materiales

- Disponibilidad y coste de las materias primas.

- Proveedores.

- Fuentes de energía.

- Terrenos.

Recursos Financieros

- Servicios bancarios.

- La existencia de inversores en la zona.

- Subvenciones e incentivos locales.

Factores vinculados al proceso

- Fuentes de datos.

- Servicios de informática y de consultoría.

- Investigación y Tecnología.

- Almacenamiento y servicios de mantenimiento.

Factores vinculados al producto

- Proximidad al mercado potencial.

- Actitud de la competencia.

Fuente: Elaboración propia

Recursos Humanos

  • a) Disponibilidad y cualificación del personal: a la hora de optar por una localización, es necesario hacer una valoración de si existe suficiente mano de obra para desarrollar la actividad y si esta mano de obra está o no cualificada.
  • b) Costes laborales: el coste de la mano de obra es probablemente uno de los factores más relevantes a la hora de optar por una localización concreta. Este coste, no solo incluye el sueldo base pagado al trabajador, sino también las cargas sociales que lo acompañan. Así, muchas empresas están trasladando sus actividades a países en vías de desarrollo buscando bajos costes laborales.
  • c) La productividad de la mano de obra: a la hora de decidir la localización no solo es importante valorar el coste de la mano de obra, sino también su productividad, dado que es preferible optar por una mano de obra productiva aunque ello implique mayores costes laborales.
  • d) Legislación laboral: hace referencia a las cargas sociales, la flexibilidad del mercado laboral, regulación de la jornada laboral, etc.
  • e) Grado de Sindicación: esto es, el mayor o el menor grado de conflictividad laboral. En este sentido, las empresas huyen de aquellas localizaciones donde la presión sindical sea mayor.
  • f) Disponibilidad de vivienda y la calidad de vida: es necesario hacer una valoración de la existencia o no de viviendas suficientes para alojar a los empleados, especialmente en aquellos casos en los que la planta de producción esté alejada de los núcleos urbanos. Paralelamente, la calidad de vida influye en la capacidad para atraer o retener a los trabajadores adquiriendo una especial relevancia en el caso de las empresas de alta tecnología o las dedicadas a la investigación dado que su personal está especialmente cualificado.

Entorno local

  • a) El clima: las regiones con condiciones climatológicas favorables representan un atractivo especial para la localización de las instalaciones.
  • b) La cultura y el idioma: en algunas ocasiones resulta difícil adaptarse a la cultura y costumbres de determinados países, así como a la necesidad de hablar otros idiomas, lo que dificulta el buen funcionamiento de la empresa.
  • c) Barreras Comerciales: estas barreras dificultan el comercio de determinados productos en algunos mercados, por ello, la mejor forma de introducirse en los mismos es mediante la localización una instalación productiva en ese país.
  • d) Estabilidad política y del tipo de cambio: algunas ubicaciones presentan un elevado riesgo por su inestabilidad política o la hostilidad de habitantes. También, las oscilaciones del tipo de cambio repercuten de forma notable sobre la rentabilidad de la empresa al alterar los costes de las materias primas, salarios, inversiones, etc.
  • e) Legislación medioambiental: algunas empresas trasladan sus actividades más contaminantes hacia países cuya legislación en este sentido es más permisiva.

Infraestructuras

  • a) De comunicación: cada vez es más necesario disponer de conexiones de cable y de vía satélite en calidades óptimas, por lo que es preciso tener en cuenta este factor, sobre todo en aquellas empresas que deciden localizar sus instalaciones en países en vías de desarrollo.
  • b) De transporte: se deben buscar localizaciones con buenas redes de transporte, tanto por carretera como ferroviario, marítimo o aéreo.

Recursos Materiales

  • a) Disponibilidad y coste de las materias primas: las empresas tienden a localizarse en aquellas áreas cercanas a las materias primas para evitar su transporte y con ello los costes. Además, también debe tenerse en cuenta que existen determinados materiales que, por su carácter perecedero o por experimentar una notable reducción en su volumen, no son susceptibles para ser transportados a grandes distancias, lo que lleva a delimitar mucho las opciones de localización de la planta de producción, situándose en estos casos, lo más próximo posible a la materia prima.
  • b) Los proveedores: es necesario valorar si existe o no un número suficiente y competitivo de proveedores que garanticen los suministros a bajo coste.
  • c) Fuentes de energía: es importante garantizar la fiabilidad del suministro energético para que la planta de producción pueda funcionar en condiciones óptimas.
  • d) El coste del Terreno: el coste del terreno puede variar en función del país elegido, en función de la localidad e incluso en función de la zona de la localidad elegida. Además, también es interesante hacer una valoración de los incentivos que aportan las autoridades locales o nacionales orientadas a favorecer el desarrollo de una localidad, junto con las normativas donde a menudo se establecen polígonos industriales.

Recursos Financieros

  • a) Servicios bancarios: la ausencia de servicios bancarios de calidad puede suponer un problema importante para aquellas empresas que se localizan en países que se encuentran en vías de desarrollo.
  • b) Existencia de inversores: la empresa para desarrollar su actividad necesita captar recursos por lo que tratará de ubicarse en aquellas zonas en las que existan inversores locales que puedan apoyar sus iniciativas de negocio.
  • c) Subvenciones e incentivos locales: concedidas por entidades locales con el fin de favorecer el desarrollo industrial de una determinada región.

Factores vinculados al proceso

  • a) Fuentes de datos: las empresas para su buen funcionamiento necesitan de información accesible. Por otra parte, y debido a los avances tecnológicos no es un factor clave, dado que, si existen buenas infraestructuras de comunicación, con internet se puede acceder a la información desde cualquier parte del mundo.
  • b) Servicios de informática y de consultoría: importante sobre todo para aquellas empresas que desean localizar su planta productiva en países en vías de desarrollo, dado que es difícil contar con este tipo de servicios y además, de hacerlo, el coste es muy elevado.
  • c) Investigación y tecnología: la investigación y la tecnología pueden suponer un aumento de la productividad de la mano de obra, así como una industria de vanguardia en las regiones en las que existen, por lo que pueden llegar a ser uno de los principales factores a valorar a la hora de tomar una decisión sobre la localización de la empresa.
  • d) Almacenes y servicios de mantenimiento: a la hora de localizar una planta de producción, la empresa ha de contar en los alrededores con una suficiente capacidad de almacenamiento o, en el caso de que no exista, debe crearla por sí misma.

Factores vinculados al producto

  • a) Proximidad al mercado potencial: una localización de la planta de producción cercana al cliente favorece, de manera significativa, la capacidad para atender en mejores condiciones sus necesidades, reduciendo el tiempo de entrega. También esta proximidad es vital para las empresas industriales cuando los costes de transporte son importantes o cuando se elaboran productos perecederos o frágiles.
  • b) Actitud de la competencia: por lo general, la empresa trata de buscar ubicaciones donde la intensidad de la competencia sea menor. Sin embargo, en algunos sectores, resulta de interés situarse en las proximidades de los competidores, produciéndose las denominadas “economías de aglomeración”, que son aquellas que se derivan al establecerse, en un mismo lugar o en un área geográfica reducida, muchas personas y actividades económicas.

Métodos cuantitativos para determinar la localización de la planta de producción

A la hora de decidir la localización más adecuada de una planta de producción pueden emplearse distintas herramientas cuantitativas de decisión, entre las que se pueden destacar:

  • 1. El modelo de la ponderación de factores.
  • 2. El análisis coste-volumen.
  • 3. Modelos de decisión en ambiente de incertidumbre.
  • 4. Modelos de decisión en ambiente de riesgo.

Modelo de la ponderación de factores o modelo de Fishbein

Se trata de un modelo básico para cuantificar la valoración de las distintas localizaciones en relación a una serie de factores que se han considerado principales o determinantes de la misma.

La hipótesis de este modelo se centra en que la valoración de una localización viene determinada por la suma de los valores que poseen cada uno de los factores determinantes, ponderados por la importancia relativa que tiene cada uno de ellos.

Esta valoración se recoge a través de la fórmula siguiente:

V1 = Wi x Pi

donde:

  • Vl = Valoración global de una determinada localización de la planta de producción.
  • Wi = Ponderación de cada uno de los factores claves para la localización concreta de una determinada planta productiva.
  • Pi = Puntuación que se le concede a cada uno de los factores para cada una de las alternativas de localización.

Siguiendo esta fórmula el autor afirma que cuanto mejor será la localización de la planta de producción.

Análisis coste-volumen

Este modelo es aplicable para aquellos casos en los que la empresa pueda estimar con un cierto grado de fiabilidad los costes fijos y variables en los que se incurre con cada una de las distintas alternativas de localización de la planta de producción. A través de este análisis (tanto gráfico como matemático), se puede realizar una comparativa entre las distintas localizaciones posibles de localización. El procedimiento para el desarrollo de este análisis es el siguiente:

Modelos de decisión en ambiente de incertidumbre

Se trata de modelos estáticos en donde no son conocidos los valores que tendrán las variables no controlables de la empresa ni tan siquiera en términos de probabilidad.

Los modelos más representativos son:

  • Criterio de Wald (MAXMIN o pesimista): Consiste en elegir el máximo resultado entre los mínimos.
  • Criterio de MAXMAX u optimista: consiste en elegir el máximo de los máximos.
  • Criterio de Laplace o de equiprobabilidad: se consideran igualmente probables los distintos estados de la naturaleza, se elige la localización cuyo resultado sea el mayor.

Modelos de decisión en ambiente de riesgo

Se trata de modelos estáticos en donde se dan los siguientes valores:

  • Un conjunto de alternativas de localización para la planta de producción.
  • Una relación que asigna a cada alternativa un conjunto de resultados que se establecen con base a unas probabilidades conocidas.

Con ello se busca aquella alternativa que da valor extremo a la función objetivo.

Uno de los modelos que se utilizan para las decisiones en ambiente de riesgo son los árboles de decisión.

Los árboles de decisión (basados en las técnicas de grafos y redes) recogen sintetizada la información para aquellos procesos en los que el decidor debe adoptar una secuencia de decisiones.

Aplicación práctica de cada uno de los métodos cuantitativos de localización de la planta de producción

Una empresa con el fin de poder incrementar su capacidad productiva, se está planteando la localización de una nueva planta de producción en tres localizaciones distintas con las cuales trabaja de manera continuada que son: Bilbao, Sevilla y Barcelona. A continuación se procede a valorar la localización óptima en función de la información que se disponga aplicando los distintos métodos cuantitativos de localización.

Modelo de la ponderación de factores

En primer lugar ha determinado, dada su situación actual y el mercado en que actúa que los factores claves a tener en cuenta son:

  • Coste de la mano de obra y su productividad (A).
  • Infraestructuras de transporte (B).
  • Proximidad a los clientes/mercado (C).
  • Disponibilidad y coste de las materias primas, incluyendo el coste del transporte (D).
  • Legislación Vigente en cada una de las tres Comunidades Autónomas (E).
  • Otros. (F)

La ponderación y puntuación (comprendida en el intervalo 1-5 siendo 1 la peor puntuación y 5 la mejor) para cada uno de estos factores en las distintas localizaciones se recoge en la siguiente tabla:

FactoresPonderaciónBilbaoSevillaBarcelona
A30414
B10234
C20333
D25242
E10322
F5322

En función de la ponderación de cada uno de los factores y de la puntuación que tienen cada uno de ellos en las distintas localizaciones, se determina la localización óptima mediante la suma de las puntuaciones de cada localización ponderadas por su importancia.

Valoración de Bilbao

VBilbao = (30 x 4) + (10 x 2) + (20 x 3) + (25 x 2) + (10 x 3) + (5 x 3) = 295

Valoración de Sevilla

VSevilla = (30 x 1) + (10 x 3) + (20 x 3) + (25 x 4) + (10 x 2) + (5 x 2) = 250

Valoración de Barcelona

VBarcelona = (30 x 4) + (10 x 4) + (20 x 3) + (25 x 2) + (10 x 2) + (5 x 2) = 300

De acuerdo con este modelo, la localización óptima para la nueva planta productiva sería Barcelona dado que es la localización que obtiene una mayor puntuación.

Análisis coste-volumen

También ha estimado los costes (fijos y variables) en los que incurría en cada una de las localizaciones de la nueva planta de producción (datos expresados en €):

CostesBilbaoSevillaBarcelona
Fijos400.000500.000300.000
Variables2019,520,5

El coste total de producción para cada una de las localizaciones en función del volumen de producción (x) sería:

CTBilbao = 400.000 + 20x

CTSevilla = 500.000 + 19,5x

CTBarcelona = 300.000 + 20,5X

Representamos gráficamente las tres funciones de costes calculando el punto de corte de las mismas que toma un valor de 200.000 unidades. Esto significa que para ese volumen de producción, sería indiferente cualquiera de las tres localizaciones dado que el coste total sería el mismo en los tres casos (4.400.000 €).

La decisión de la empresa será:

  • Si el volumen de producción para la nueva planta productiva es inferior a 200.000 unidades, la localización óptima sería Barcelona pues es la que minimiza los costes.
  • Si el volumen de producción para la nueva planta es igual a 200.000 unidades, las tres localizaciones serían óptimas pues el coste total es el mismo.
  • Si el volumen de producción para la nueva planta es superior a 200.000 unidades, la localización óptima sería Sevilla pues es la localización que minimiza el valor del coste total.

Modelos de decisión en ambiente de incertidumbre

La empresa, ha podido estimar, mediante la elaboración de distintos escenarios los beneficios que podría obtener en cada una de las distintas localizaciones en función de la demanda esperada, obteniendo los siguientes resultados (Expresados en €):

DemandaBilbaoSevillaBarcelona
Alta500.000350.000725.000
Media300.000200.000400.000
Baja-11.00077.000-126.000
  • Criterio de Wald (Pesimista): Suponiendo que tiene lugar el peor de los escenarios previstos (demanda baja), se optaría por la localización de la planta productiva en Sevilla dado que se obtendría un resultado positivo de 77.00 €.
  • Criterio Optimista: Suponiendo que tiene lugar el mejor de los escenarios previstos (demanda alta), se optaría por la localización de la planta productiva en Barcelona dado que se obtendría un resultado positivo de 725.000 €.
  • Criterio de Laplace: de acuerdo con este método todos los escenarios (demanda alta, media y baja) tienen la misma probabilidad, por tanto el resultado posible para cada una de las localizaciones sería Barcelona puesto que es la localización que mejores resultados obtiene:

Bilbao

Sevilla

Barcelona

Modelos de decisión en ambiente de riesgo

Posteriormente, la empresa ha podido estimar la probabilidad de los distintos escenarios de demanda. Así, la probabilidad de que la demanda sea alta es del 40 %, la probabilidad de que la demanda sea media es del 25 % y que la demanda sea baja del 35 %.

DemandaProbabilidadBilbaoSevillaBarcelona
Alta40 %500.000350.000725.000
Media25 %300.000200.000400.000
Baja35 %-11.00077.000-126.000

A partir del conocimiento de las probabilidades, se determina el valor de cada una de las localizaciones en función de las mismas:

Bilbao

LBilbao = (500.000 x 0,4) + (300.000 x 0,25) — (11.000 x 0,35) = 271.150 €

Sevilla

LSevilla = (350.000 x 0,4) + (200.000 x 0,25) + (77.000 x 0,35) = 216.950 €

Barcelona

LBarcelona = (725.000 x 0,4) + (400.000 x 0,25) — (126.000 x 0,35) = 345.900 €

En función de la probabilidad estimada la mejor localización sería Barcelona.

Recuerde que...

  • El objetivo general de la localización de la planta productiva es elegir un lugar óptimo para las instalaciones que se favorezca el desarrollo de la actividad y minimice el coste de producción.
  • Tipos de planta productiva: plantas orientadas al producto, plantas orientadas al mercado, plantas orientadas al proceso o plantas a propósito general.
  • Con carácter general, la decisión de localización trata de ubicar las instalaciones lo más cerca posible de las materias primas, de la mano de obra y de los mercados donde se van a vender los productos de la empresa.
  • Se puede expandir una instalación existente, añadir nuevas instalaciones en nuevos lugares o cerrar instalaciones en algún lugar y abrir otra en otro.
  • Al decidir la localización más adecuada de una planta de producción existen herramientas cuantitativas de decisión como: el modelo de la ponderación de factores, el análisis coste-volumen, modelos de decisión en ambiente de incertidumbre y modelos de decisión en ambiente de riesgo.
Subir