guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Mantenimiento y revisión de equipos d...

Mantenimiento y revisión de equipos de protección

Prevención de riesgos laborales

Concepto

Según el Diccionario de la Real Academia Española, se entiende por mantenimiento el “conjunto de operaciones y cuidados necesarios para que instalaciones, edificios, industrias, etc., puedan seguir funcionando adecuadamente”; y la revisión la define como “someter algo a nuevo examen para corregirlo, enmendarlo o repararlo”.

De acuerdo con lo establecido en el artículo 17.1 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, el empresario deberá adoptar las medidas necesarias para que los trabajos de reparación, transformación o conservación sean realizados por trabajadores específicamente capacitados para ello, de forma que garanticen la seguridad y la salud de estos al utilizarlos.

Cuando la utilización de un equipo de trabajo pueda presentar un riesgo específico para la seguridad y la salud de los trabajadores, el empresario adoptará las medidas necesarias.

Los fabricantes, importadores y suministradores de elementos para la protección de los trabajadores están obligados a asegurar su efectividad siempre que sean instalados y usados en las condiciones y de la forma recomendada por ellos. Deberán suministrar la información que indique el tipo de riesgo al que van dirigidos, el nivel de protección frente al mismo y la forma correcta de su uso y mantenimiento.

El empresario debe proporcionar a sus trabajadores equipos de protección individual adecuados para el desempeño de sus funciones y velar por el uso efectivo de los mismos cuando, por la naturaleza de los trabajos realizados, sean necesarios (artículo 17.2 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales).

Los equipos de protección individual deberán utilizarse cuando los riesgos no se puedan evitar o no puedan limitarse suficientemente por medios técnicos de protección colectiva o mediante medidas, métodos o procedimientos de organización del trabajo.

Los trabajadores tienen la obligación de utilizar correctamente los equipos de protección que el empresario les facilita (artículo 29.2 apartado 2º de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales).

La revisión y el mantenimiento de los equipos de protección de los trabajadores deberán realizarse periódicamente, ya que la suciedad, el desgaste y el ataque de ciertos agentes provocan su deterioro.

Con el objeto de conservar la integridad de los equipos en el largo plazo es necesario observar las medidas que permitan un mantenimiento correcto y seguro. Esta labor debe ser dirigida y realizada por una persona cualificada.

Para la seguridad del usuario de los equipos de protección, es indispensable que los equipos sean inspeccionados con cierta periodicidad para verificar que están en condiciones de uso y que funcionan correctamente.

Factores que pueden afectar la integridad y mantenimiento

Existen muchos factores que potencialmente pueden afectar la integridad y el comportamiento del equipo:

  • El desgaste.
  • La suciedad.
  • Radiación ultravioleta.
  • La humedad.
  • La abrasión.
  • Los químicos, etc.

Dependiendo de la severidad con que estos factores estén presentes en el ambiente de trabajo, el modo de uso y el tiempo de exposición de los equipos a estas condiciones deberán ser considerados para definir la frecuencia con que se deba realizar la revisión.

Tipos de revisiones

Se recomienda llevar a cabo dos tipos de revisiones:

  • Revisión de tipo rutinaria, que la realiza el usuario previo a cada uso y que consiste en una inspección de:
    • a) Etiquetas u otras marcas que indiquen el estado de las revisiones periódicas anteriores al equipo.
    • b) Correas, costuras, fibras deshilachadas, quemaduras, desgaste y roturas.
    • c) Presencia y estado de partes metálicas, argollas en D, hebillas que puedan mostrar deformaciones, fracturas, corrosiones, bordes filosos o evidencias de exposición a químicos.
    • d) Presencia y estado de las piezas plásticas que puedan tener cortes, roturas, deformaciones, o mostrar evidencia de quemaduras con calor o degradación con químicos.
  • Revisión de tipo periódica, inspeccionando en profundidad los mismos puntos que la revisión rutinaria, pero que en este caso la realiza una persona cualificada y autorizada para realizar esta inspección. Dicha revisión periódica se registra en la ficha del equipo y el resultado de la revisión es la calificación final del equipo en “Aprobado” o “Rechazado”. La periodicidad recomendada para este tipo de revisión es de al menos seis meses, aunque en cada lugar se deberán considerar las condiciones ambientales, la frecuencia de uso y el tipo de equipo.

En los equipos de protección individual la revisión se divide en dos partes:

  • Control visual y/o dimensional del equipo.
  • Control del buen funcionamiento.

Todo equipo que haya sido utilizado para prevenir un riesgo deberá ser retirado inmediatamente de circulación para calificar el estado de los diferentes componentes.

Todo equipo con deterioro, o sobre el cual se tienen dudas respecto de su desempeño, debe ser retirado inmediatamente y no ser usado hasta que una persona calificada y autorizada por el fabricante haga la calificación final del equipo.

Cuando la complejidad del equipo o el modelo innovador de un equipo lo requiera necesario, la revisión deberá llevarla a cabo el propio fabricante o una persona autorizada y capacitada por este.

Todos los trabajadores tienen como obligación participar activamente en la evaluación de los equipos de forma que garanticen su uso durante todo el tiempo en que esté expuesto al riesgo, además de la identificación de eventuales molestias o daños al usuario.

En el momento en que un trabajador se percate que el equipo pueda haber sufrido un deterioro y su utilización sea peligrosa, debe informarlo.

Subir