guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Huecos

Huecos

Son áreas del gráfico en los que no se produce ninguna negociación o intercambio de títulos.

Contabilidad y finanzas

Concepto

Los huecos son áreas del gráfico en los que no se produce ninguna negociación o intercambio de títulos. Generalmente, se observan en gráficos diarios y suelen producirse por la ruptura de formaciones "chartistas" o ante noticias o hechos relevantes, operaciones corporativas, así como por rumores que producen movimientos bruscos en las cotizaciones. También se observan huecos como consecuencia de la baja liquidez de determinados valores.

En una tendencia al alza se produce un hueco cuando el precio mínimo de un período es superior al precio máximo del período anterior. Estos huecos nos informan de una tendencia fuerte en el valor o mercado, especialmente cuando el volumen de negociación es elevado, aspecto habitual en las tendencias alcistas.

En una tendencia a la baja se produce un hueco cuando el precio máximo de una sesión es inferior al precio mínimo de la sesión anterior. En estos casos, nos advierten de la debilidad en el valor o en el mercado, y en los cuales el volumen de negocio no es una característica imprescindible.

Tipos de huecos

Una vez descritas estas pautas gráficas, podemos establecer tres tipos de huecos, que se suelen producir en los valores o activos cotizados, según sea la causa de su origen y que proporcionan información sobre la evolución de los precios:

  • a) Huecos de ruptura: se producen cuando se completa una tendencia o formación gráfica, sea al alza o a la baja, es decir, se produce la ruptura de la tendencia, del soporte o resistencia o bien de una pauta gráfica (doble techo, triángulo, etc.). Estos Huecos dan mayor importancia a la ruptura y siempre debe ir apoyados por un incremento del volumen de negocio, especialmente, en las rupturas al alza.
  • b) Huecos de continuación, fuga o escape: se producen durante el movimiento al alza o a la baja. Puede formarse uno o varios huecos durante el movimiento, manifestando la fortaleza de una tendencia al alza y la debilidad de una tendencia bajista.
  • c) Huecos de agotamiento, estos se producen al final de una tendencia al alza o a la baja. Realmente es complejo diferenciar un hueco de continuación con un hueco de agotamiento, por ello, para su análisis utilizaremos otras herramientas que nos permitan diferenciarlo. En este sentido, un hueco de agotamiento se puede producir cuando ya se han producido dos o tres huecos de continuación, cuando los precios están a punto de alcanzar resistencias fuertes, o bien cuando la tendencia se acelera o es muy vertical, o cuando en niveles altos de la cotización el hueco se produce con un importante volumen de negociación; así como cuando se detecte debilidad en la tendencia, sea alcista o bajista; o bien cuando estos huecos "se cierren", es decir, los precios se muevan días después por el hueco.

Sin embargo, por otro lado, existen otros huecos que no tienen ninguna implicación técnica como los anteriores pero que suelen aparecer como consecuencia de muy diversas circunstancias que concurren en los valores cotizados. Estos casos son los que se exponen a continuación:

  • a) Reducida liquidez: la escasa liquidez de un valor provoca que las fluctuaciones de la cotización sean más bruscas y no se negocie a todos los precios; es decir, estos huecos se suelen producir por la existencia de amplias horquillas entre los precios de oferta y demanda de títulos (bid/ask); o bien debido a que para vender o comprar un determinado número de títulos, en un determinado día, haya que fijar precios bajos o altos para lograr la negociación de los mismos.
  • b) Pago de dividendos y devolución de aportaciones: las cotizaciones de los valores descuentan inmediatamente el pago del dividendo y las reducciones del valor nominal con devolución de aportaciones, de tal forma que el día que se abonan, el mercado descuenta el valor del dividendo o de la devolución en los precios, de forma que se puede producir un hueco correspondiente al importe del dividendo o devolución. Posteriormente, el precio en el mercado podrá seguir subiendo o bajando, incluso cerrar ese hueco. En numerosas ocasiones no se aprecia este pago por parte de la empresa en la cotización como consecuencia de la reducida cantidad abonada, en valores absolutos, en comparación con el precio de las acciones.
  • c) Ampliaciones de capital (con pago, liberada o parcialmente liberada) con derecho de suscripción preferente: las cotizaciones de los valores también descuentan el día que comienza la ampliación de capital, el valor teórico del derecho de suscripción, debido a que la acción antigua se divide entre la acción ex-cupón y el derecho. Una vez cotizados por separado la acción y los derechos pueden evolucionar al alza o a la baja según esté la situación del valor o mercado en ese momento.
  • d) Operaciones corporativas tales como Ofertas Publicas de Adquisición (OPAs), Ofertas Públicas de Exclusión (OPEs) y Ofertas Publicas de Canje. En el momento que se formula una oferta pública de adquisición de acciones a un precio superior al de mercado, este descontará inmediatamente el nuevo precio (salvo por circunstancias particulares de la operación, tales como en una OPA dirigida a un porcentaje pequeño de las acciones, ante una OPA que se estime que no tendrá éxito, etc.), produciéndose en estos casos un hueco desde la cotización última y el nuevo precio ofertado en la operación.
  • e) Noticias o hechos relevantes: en ocasiones se producen noticias que suponen una nueva situación en la empresa y, por tanto, en los gráficos se pueden producir huecos al alza o a la baja según la trascendencia de la noticia.

Recuerde que...

  • Huecos de ruptura: se producen cuando se produce la ruptura de la tendencia, del soporte o resistencia o bien de una pauta gráfica (doble techo, triángulo, etc.).
  • Huecos de continuación, fuga o escape: puede formarse uno o varios huecos durante el movimiento, manifestando la fortaleza de una tendencia al alza y la debilidad de una tendencia bajista.
  • Huecos de agotamiento: estos se producen al final de una tendencia al alza o a la baja. Se puede producir cuando ya se han producido dos o tres huecos de continuación, cuando los precios están a punto de alcanzar resistencias fuertes, o bien cuando la tendencia se acelera o es muy vertical, o cuando en niveles altos de la cotización el hueco se produce con un importante volumen de negociación.
  • Además de los tres huecos anteriores, existen otros huecos que no tienen ninguna implicación técnica, pero que suelen aparecer como consecuencia de muy diversas circunstancias que concurren en los valores cotizados.
Subir