guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Impuesto plurifásico

Impuesto plurifásico

Impuesto que somete a tributación todas las fases por las que atraviesa un bien en su proceso de producción y comercialización hasta llegar al consumidor final. Dentro de los impuestos plurifásicos se identifican dos grandes tipos: el impuesto “en cascada” y la modalidad de impuesto sobre el valor añadido.

Derecho fiscal

Concepto

Los impuestos plurifásicos constituyen la forma más frecuente de imposición sobre las ventas. Se trata de aquellos impuestos que someten a tributación todas las fases por las que atraviesa un bien en su proceso de producción y comercialización hasta llegar al consumidor final. En contraste con los impuestos monofásicos (los que solo someten a gravamen una de las fases) aquellos resultan menos visibles ya que pueden utilizar tipos más reducidos o bien someter a gravamen un porcentaje más pequeño sobre el valor de transacción de los productos gravamen. Esto es lo que sucede en el caso del IVA, donde solo se somete a tributación el valor añadido que se ha generado en cada fase.

Tipos

Dentro de los impuestos plurifásicos se identifican dos grandes tipos: por un lado, el que se conoce como impuesto “en cascada” que grava todas las fases por las que atraviesa un bien por el valor total de transacción; por otro lado, la modalidad de impuestos sobre el valor añadido que grava todas las fases pero exclusivamente por el valor añadido generado en cada una de ellas. Los impuestos plurifásicos en cascada no son muy utilizados en la práctica dado que suponen un grave inconveniente para el tráfico internacional de bienes al no ser posible la determinación exacta del impuesto con que se ha gravado un bien, puesto que éste dependerá del número de fases por las que ha atravesado. Además, los impuestos en cascada favorecen la integración vertical de empresas con el fin de evitar las fases por las que atraviesa un producto y, con ello, la carga fiscal soportada. Por todo ello, la fórmula de impuesto plurifásico más utilizada es aquella que grava solo el valor añadido, modalidad vigente en España en la imposición de las ventas por medio del IVA.

El IVA, ejemplo de impuesto plurifásico

En el caso del Impuesto sobre el Valor Añadido, lo que se somete a tributación es el valor añadido que se ha generado en cada fase del proceso de producción o distribución de bienes y servicios, de manera que al final del mismo la suma de los valores añadidos gravados coincide con el valor final de los bienes y servicios objeto de las operaciones sujetas al impuesto.

Los empresarios o profesionales soportan inicialmente el impuesto en sus adquisiciones de bienes (de inversión o circulante) o servicios, pero lo recuperan, deduciéndolo del impuesto que, a su vez, repercute en las ventas de bienes o prestaciones de servicios que efectúan. Se traslada así el impuesto, de fase en fase, hasta el consumidor final, quien lo soporta definitivamente, siendo neutral para las fases intermedias.

Si bien el IVA es pagado de su bolsillo por el consumidor final cuando compra un bien o recibe un servicio, la estructura de liquidación del impuesto presenta una ventaja desde el punto de vista de la Administración Tributaria, porque anticipa la recaudación, ya que se comienza a recaudar desde la primera etapa de la cadena de valor, y no cuando se produce la entrega de bienes o prestación de servicios al consumidor final.

Se consideran consumidores finales las personas físicas que no tienen la condición de empresarios o profesionales; quienes, teniéndola, realizan operaciones al margen de dicha condición, en cuanto a las mismas, y los empresarios o profesionales que no pueden deducirse el impuesto soportado en sus adquisiciones de bienes o servicios por destinar éstos a operaciones exentas o no sujetas o no ser utilizados en la actividad empresarial o profesional.

Recuerde que...

  • El impuesto “en cascada” grava todas las fases por las que atraviesa un bien por el valor total de transacción.
  • La modalidad de impuestos sobre el valor añadido grava todas las fases, pero exclusivamente por el valor añadido generado en cada una de ellas.
  • La fórmula de impuesto plurifásico más utilizada es aquella que grava solo el valor añadido, modalidad vigente en España en la imposición de las entregas de bienes y prestaciones de servicios por medio del IVA.
Subir