guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Impuesto monofásico

Impuesto monofásico

Impuesto que recae, exclusivamente, sobre una de las fases del proceso de producción y/o distribución. En función de la fase sobre la que recaiga, existen tres tipos: impuesto sobre fabricantes, impuesto sobre mayoristas e impuesto sobre minoristas.

Derecho fiscal

Concepto

Se habla de impuesto monofásico cuando recae, exclusivamente, sobre una de las fases del proceso de producción y/o distribución.

En general, el concepto de impuesto monofásico nace vinculado al del impuesto sobre el volumen de ventas que son impuestos:

  • De carácter indirecto.
  • Que no tienen en cuenta las circunstancias personales de quien consume los productos gravados.

Aunque son varios los criterios que pueden emplearse para clasificar los impuestos generales sobre las ventas, uno de ellos los clasifica en función de la fase del proceso productivo que grava. En este sentido se pueden diferenciar:

  • Impuesto múltiple, plurifásico o en cascada: que grava todas las fases del proceso productivo, desde el inicio, con la fabricación del producto, hasta que este llega al consumidor final, pasando por los mayoristas o minoristas.
  • Impuesto monofásico o parcial: que grava una única etapa del proceso de producción y distribución. En este sentido cabe diferenciar tres tipos de impuestos monofásicos en función de la fase de producción o distribución sobre la que recaiga:
    • Impuesto sobre fabricantes (cuando el impuesto recae sobre la etapa de producción).
    • Impuesto sobre mayoristas (cuando el impuesto recae sobre la etapa de venta al por mayor).
    • Impuesto sobre minoristas (cuando el impuesto recae sobre la etapa de venta al por menor).

Junto a los impuestos monofásicos que gravan el consumo general, que se dividen -como acabamos de ver- en tres, nos encontramos con impuestos sobre consumos especiales siempre de carácter monofásico.

El cuadro siguiente recoge los diferentes tipos de impuestos sobre las ventas.

Clasificiación de los impuestos monofásicos

Como ya se ha indicado, los impuestos monofásicos sobre el volumen de ventas se clasifican, atendiendo a la fase de producción o distribución que se grave, en impuesto sobre fabricantes, impuesto sobre mayoristas o impuesto sobre minoristas. A continuación analizaremos cada uno de ellos, así como sus ventajas e inconvenientes.

Impuesto monofásico de fabricación

El impuesto monofásico de fabricación recae sobre la primera etapa del proceso productivo.

Su aplicación presenta una clara ventaja: su fácil recaudación y gestión al ser reducido el número de sujetos, así como una menor probabilidad de evasión fiscal.

Junto a esta ventaja, su utilización presenta ciertos inconvenientes entre los que deben destacarse:

  • Dificultad para acotar, dentro del total de las empresas del país, cuáles están dedicadas exclusivamente a la fabricación y deben por tanto ser gravadas, y cuáles no.
  • Necesidad de fijar tipos excesivamente altos para poder obtener el mismo nivel de recaudación que se obtendría con otros impuestos al ser reducido el valor del producto sobre el que se aplicarían aquéllos.
  • El efecto piramidación del impuesto, que tiende a aumentar el precio que finalmente soporta el consumidor final en mayor cuantía que la del impuesto recaudado. Veamos un ejemplo:

    Supongamos un fabricante que vende un artículo a una mayorista por 100 euros y que el margen del mayorista es del 20 %. Hasta llegar al consumidor final el artículo pasa por un minorista con un margen comercial del 50 % sobre los precios del mayorista. Si se tiene en cuenta que el margen comercial global es del 80 %, el precio de venta final al consumidor debería ser de 180 euros. Ahora bien, si se fija un impuesto monofásico sobre la fabricación del 10 %, entonces el precio final del consumidor pasará a ser de 198 euros tal y como se refleja a continuación. Luego el aumento del precio final es de 18 euros cuando el impuesto sólo lo es de 10 euros. Este efecto es el que se llama piramidación.

    Este efecto piramidación desincentiva los procesos de integración empresarial, pues el precio final de venta del producto al consumidor es mayor.

Impuesto monofásico sobre mayoristas

Como su propio nombre indica, este impuesto grava la fase de comercio al por mayor de los bienes. Su aplicación también presenta ventajas e inconvenientes a reseñar. Entre las primeras se destacan:

  • El número de sujetos pasivos sigue siendo todavía reducido, especialmente cuando se compara con el impuesto plurifásico o el impuesto monofásico sobre el minorista, lo que facilita su administración, aunque en menor medida de lo que lo hace el impuesto monofásico de fabricación.
  • El tipo impositivo se reduce frente al que habría que tener en el caso de un impuesto monofásico sobre la fabricación para mantener el nivel de recaudación debido a que la base imponible en la fase mayorista es mayor.
  • Se produce también el efecto piramidación, mayor incluso que el que se producía con un impuesto monofásico que grava la fase de fabricación.

Junto a estas ventajas, el impuesto monofásico sobre los mayoristas presenta también ciertos inconvenientes entre los que se destacan:

  • Es difícil definir los sujetos pasivos a los que se aplicaría el impuesto.
  • La determinación de la base imponible presenta dificultades, lo que genera problemas desde el punto de vista de la equidad y la eficiencia del impuesto.
  • La probabilidad de evasión fiscal se incrementa frente a la que existía en el caso del impuesto monofásico sobre la fabricación.

Impuesto monofásico sobre minoristas

También es posible acercar el impuesto lo máximo posible al consumidor final, en cuyo caso nos encontramos ante un impuesto monofásico sobre el minorista. En este caso las ventajas se multiplican, mientras se reducen los inconvenientes.

Como cualquier otro impuesto monofásico elimina los incentivos a la integración, pero además presenta las mismas ventajas que el impuesto sobre los mayoristas, multiplicándose sus efectos.

A estas ventajas hay que sumar la de la eliminación total de los problemas de evaluación de la base, ya que el impuesto recae sobre el precio final del bien que es fácilmente identificable.

Ahora bien, pese a estas ventajas, existe un gran inconveniente, el elevado número de sujetos pasivos, lo que dificulta la administración del impuesto y su recaudación, aumentándose las posibilidades de fraude fiscal y el mayor efecto piramidación que se produce.

Comparación del efecto sobre el precio final de un impuesto monofásico según la fase de la producción sobre la que recaiga

A continuación, mostraremos en una tabla resumen el efecto piramidación del impuesto monofásico en cada una de las fases.

Suponemos una economía sencilla con un fabricante, un mayorista y un minorista. El fabricante compra inputs por 100 unidades monetarias y tiene unos costes de producción de 50 unidades monetarias en salarios, siendo los beneficios el 20 % de la suma de compras y salarios. Por su parte, el mayorista adquiere los bienes que ponen en el mercado los fabricantes y pagan salarios equivalentes a 20 unidades monetarias. Al igual que en el caso anterior los beneficios del mayorista se sitúan en el 20 % de la suma de compras y salarios por él pagados. Del mismo modo actúa el minorista, siendo los salarios que él paga de 10 unidades monetarias. En cuanto al impuesto monofásico, este alcanza el 5 % del coste total de producción de la fase sobre la que se aplica.

Los resultados se recogen en la tabla siguiente, y de ella se deduce que los efectos del impuesto sobre el precio final de venta del producto son mayores cuando este se aplica sobre la fase minorista que cuando se hace sobre la de fabricación. Existe, por tanto, un mayor efecto piramidación a medida que nos alejamos del proceso de fabricación.

SIN IMPUESTOIMPUESTO FABRICACIÓNIMPUESTO MAYORISTAIMPUESTO MINORISTA
Fabricante
Compras100,0100,0100,0100,0
Salarios50,050,050,050,0
Beneficios30,030,030,030,0
Total180,0180,0180,0180,0
Impuesto 9,0
Precio venta180,0189,0180,0180,0
Mayorista
Compras180,0189,0180,0180,0
Salarios20,020,020,020,0
Beneficios40,041,840,040,0
Total240,0250,8240,0240,0
Impuesto 12,0
Precio venta240,0250,8252,0240,0
Minorista
Compras240,0250,8252,0240,0
Salarios10,010,010,010,0
Beneficios50,052,252,450,0
Total300,0313,0314,4300,0
Impuesto 15,0
Precio venta300,0313,0314,4315,0

Recuerde que...

  • El impuesto monofásico es de carácter indirecto y no tiene en cuenta las circunstancias personales de quien consume los productos gravados.
  • El concepto de impuesto monofásico nace vinculado al del impuesto sobre el volumen de ventas.
  • Existen tres tipos de impuestos monofásicos en función de la fase de producción o distribución sobre la que recaiga: impuesto sobre fabricantes, impuesto sobre mayoristas e impuesto sobre minoristas.
  • Además de los impuestos monofásicos que gravan el consumo general, existen impuestos sobre consumos especiales también de carácter monofásico.
  • Los efectos del impuesto sobre el precio final de venta del producto son mayores cuando este se aplica sobre la fase minorista que cuando se hace sobre la de fabricación.
Subir