guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Incertidumbre

Incertidumbre

Descripción del grado o tipo de conocimiento que surge allí donde es necesario actuar, pero que se dispone de información incompleta.

Contabilidad y finanzas

Concepto

Se puede entender la incertidumbre como la descripción del grado o tipo de conocimiento que surge allí donde es necesario actuar, pero que se dispone de información incompleta.

Las decisiones de política económica no se suelen adoptar en un contexto de certeza absoluta, en el que se supone que las relaciones estructurales entre variables exógenas y endógenas son deterministas, y que se conocen con seguridad los valores de los parámetros y las variables exógenas consideradas como datos, sino que se toman en un contexto de elevada incertidumbre sobre la relación entre instrumentos y objetivos.

Incertidumbre aditiva y multiplicativa

La incertidumbre que dificulta la elección de las políticas económicas óptimas en cada momento puede presentarse de distintas formas. Así, el primer problema al que se enfrentan los gobiernos es la elección del modelo representativo de la economía, ya que normalmente existirán varias alternativas, cada una de ellas construida probablemente a partir de un enfoque teórico o utilizando técnicas econométricas diferentes. Pero, incluso una vez elegido el modelo que se va a emplear para la toma de decisiones, existen otras fuentes de incertidumbre, como son la posibilidad de que se produzcan perturbaciones o shocks inesperados que alteren los resultados de las políticas económicas que se están aplicando, o el hecho de que el conocimiento de los parámetros del modelo que relacionan los instrumentos con las variables dista mucho de ser perfecto.

Una forma sencilla de introducir la incertidumbre, denominada aditiva, es la propuesta por Theil (1964) en la que se incluye una variable aleatoria en las relaciones estructurales, aunque esta incertidumbre no se asigna a ningún instrumento concreto. En este caso, la decisión óptima para el gobierno seguiría siendo la misma que en el modelo sin incertidumbre, aunque de ella podría derivarse una pérdida social mayor.

Concretamente, Theil introduce la incertidumbre incorporando una variable aleatoria en las relaciones estructurales, de forma que si llamamos Y al vector de objetivos y X al vector de instrumentos, el modelo representativo sería:

Y = a + bx + v, E(v) = 0; σ20 ≠ 0, donde la inclusión de esta variable, cuya media es igual a cero, pero que tiene una varianza positiva, supone en definitiva que los resultados de las políticas económicas pasarán de ser ciertos a convertirse en valores probables. Según este modelo, las autoridades deben minimizar el valor esperado de la función de pérdidas, más bien que su valor cierto. Sin embargo, en este caso no se alterarían los valores óptimos de los instrumentos, aumentándose únicamente el riesgo de que los resultados alcanzados no sean los que se persiguen.

La política económica sí se altera, no obstante, cuando consideramos que la incertidumbre está asociada a la utilización de algún instrumento concreto de política económica (Brainard, 1967). Este caso, que se denomina de incertidumbre multiplicativa, se representaría haciendo aleatorio el propio parámetro del instrumento correspondiente:

y = a + bx; σ2b ≠ 0

Cuando el problema al que se enfrenta el gobierno es de este tipo, sí se modifica la decisión óptima de política económica, debiéndose limitar la utilización del instrumento cuya relación con los objetivos presenta una varianza mayor. Esto es así, porque el riesgo de incurrir en desviaciones importantes respecto al objetivo, se incrementa con el propio tamaño de la intervención (por eso se dice que es multiplicativa). Por ejemplo, en el caso anterior de la expansión monetaria, cuanto mayor fuese la tasa de crecimiento de la oferta monetaria que finalmente se decidiese, mayor sería la franja de resultados posibles de las políticas económicas, y por tanto el riesgo de incurrir en pérdidas elevadas. Por el contrario, una utilización más cauta del instrumento —una expansión monetaria menor— haría que las posibles variaciones del objetivo tendiesen a hacerse cada vez más bajas.

Y una segunda consecuencia que se deriva de la introducción de la incertidumbre asociada a los instrumentos es que es deseable utilizar, para reducir el riesgo, el mayor número de instrumentos posibles, salvo que sus varianzas correspondientes estén correlacionadas, y no limitarse a las exigencias de la Regla de Tinbergen de que el número de instrumentos iguale al de objetivos.

Por último, un tercer caso sería el señalado por Culbertson (1968), en el que el decisor de política económica cuenta con distintos modelos explicativos, a cada uno de los cuales asigna una probabilidad distinta. Además, existen distintas estrategias de política económica, a cada una de las cuales les corresponde una “utilidad social” distinta según cual sea el modelo en que se aplique. Para escoger la mejor estrategia, el criterio propuesto por Culbertson es seleccionar aquella cuya “utilidad probable” —la suma de los productos de la utilidad obtenida en cada modelo por la probabilidad de que esste sea el ciert—— sea máxima.

Recuerde que...

  • Existen dos tipos de incertidumbre: la aditiva y la multiplicativa.
Subir