guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Libre movimiento de pagos y capitales

Libre movimiento de pagos y capitales

Posibilidad de realizar pagos transfronterizos entre Estados miembros, trasladar dinero en efectivo o realizar transferencias de dinero o inversiones entre Estados miembros de la Unión Europea.

La distribución y el comercio paralelo en la Unión Europea

Concepto

En áreas de integración económica como el Mercado común europeo, el libre movimiento de pagos y capitales es una de las libertades económicas fundamentales y se refiere esencialmente a la posibilidad de realizar pagos transfronterizos entre Estados miembros, trasladar dinero en efectivo o realizar transferencias de dinero o inversiones entre Estados miembros de la Unión Europea.

Este principio se encuentra recogido en el artículo 56 y ss. del Tratado de la Comunidad Europea. También se recogen en este capítulo algunas referencias a movimientos de pagos y capitales extracomunitarios.

La diferencia entre pagos y capitales no se basa tanto en el tipo de transferencia o en el modo de realizarla sino en la existencia o inexistencia de una transacción subyacente al movimiento. Será un pago si la causa del movimiento es pagar el precio de una mercancía o remunerar un servicio prestado. Será capital si no hay transacción subyacente y por lo tanto el movimiento se realiza para hacer una inversión o simplemente porque se quiere disponer de él en otro Estado (en efectivo, en depósito, etc).

Movimientos intracomunitarios

El movimiento de pagos o capitales será intracomunitario cuando se trate de una operación entre residentes comunitarios en relación con activos localizados en la Unión Europea o con títulos emitidos por un residente comunitario. También será intracomunitario cuando se trate de una transferencia líquida entre Estados miembros de la Unión Europea.

Principio general

El artículo 56 del Tratado CE ha establecido un claro y rotundo principio de liberalización de los movimientos de pagos y capitales intracomunitarios. Se prohíben en principio todas las restricciones a estos movimientos, sean o no discriminatorias (discriminaciones por razón de nacionalidad, residencia, lugar de colocación del capital, y todo el resto de obstáculos no discriminatorios —incluyendo los controles o autorizaciones—, que no estén justificados por algunas de las excepciones de interés general y siempre que además sean necesarias y proporcionales para la protección de dicho interés general).

Excepciones

El artículo 58 del Tratado CE recoge las excepciones generales al principio general de liberalización e incluye entre ellas: a) posibilidad de los Estados de distinguir el tratamiento fiscal en función del lugar de residencia o del lugar en que esté invertido su capital (ese diferente tratamiento raramente ha sido admitido en casos concretos por el tribunal europeo); b) posibilidad de los Estados de adoptar medidas razonables para impedir las infracciones al Derecho nacional, en particular en materia fiscal y de supervisión prudencial de entidades financieras (controles para evitar fraudes fiscales o para garantizar la solvencia y estabilidad de las entidades financieras y la consecuente protección de los clientes e inversores); c) posibilidad de los Estados de imponer a los operadores obligaciones de registro y/o declaración de los movimientos a efectos administrativos o estadísticos (se aceptan con facilidad sistemas de declaración a posteriori e incluso algunos supuestos de declaración previa; el Tribunal ha sido sin embargo muy reticente a aceptar sistemas de autorización administrativa previa en especial cuando la administración nacional no delimitaba de antemano, de modo muy transparente, los criterios en base a los cuales iba a aceptar o denegar su autorización, reservándose de este modo una amplia, y excesiva a juicio del Tribunal, discreción; d) posibilidad de los Estados de establecer controles o tomar medidas por razones de orden y seguridad pública (por ejemplo, para evitar el blanqueo de capitales).

Además, de acuerdo con el artículo 296.1, b) del Tratado CE, se pueden tomar medidas también para proteger intereses esenciales de seguridad y defensa (por ejemplo, controlar las inversiones en la industria militar). También aquellos Estados que no hayan entrado en la zona euro podrán tomar ciertas medidas en caso de problemas graves para su balanza de pagos (artículos 119 y 120 del Tratado CE).

En todos estos casos, no bastará con invocar el interés general correspondiente, sino que habrá de probarse la necesidad de la restricción y su proporcionalidad para conseguir dicho interés general.

Movimientos extracomunitarios

El movimiento de pagos o capitales será extracomunitario cuando se trate de una operación entre residentes comunitarios y no comunitarios, o se refiera a activos localizados fuera de la Unión Europea o con títulos emitidos por un no residente comunitario. También serán extracomunitarias las transferencias líquidas entre la Unión Europea y Estados terceros.

Principio general

El artículo 56 del Tratado CE ha establecido también un claro y rotundo principio de liberalización de los movimientos de pagos y capitales extracomunitarios. Se prohíben en principio todas las restricciones a estos movimientos, sean o no discriminatorias (discriminaciones por razón de nacionalidad, residencia, lugar de colocación del capital, y todo el resto de obstáculos no discriminatorios —incluyendo los controles o autorizaciones—, que no estén justificados por algunas de las excepciones de interés general y siempre que además sean necesarias y proporcionales para la protección de dicho interés general).

Excepciones

Son aplicables todas las excepciones que eran aplicables a los movimientos intracomunitarios. Adicionalmente hay otros supuestos exclusivamente aplicables a estos movimientos extracomunitarios, en particular: a) la posibilidad de mantener algunas restricciones a las inversiones directas (incluidas las inmobiliarias, el establecimiento, la prestación de servicios financieros o la admisión de valores en los mercados de capitales) que existieran a finales de 1993 (artículo 57.1 del Tratado CE); b) la posibilidad de establecer medidas de salvaguardia, en circunstancias excepcionales, en caso de dificultades graves para la Unión Económica y Monetaria (artículo 59 del Tratado CE); y c) la posibilidad de imponer las llamadas sanciones financieras con respecto a ciertos Estados terceros (artículo 60 del Tratado CE).

Recuerde que...

  • La diferencia entre pagos y capitales se basa en la existencia o inexistencia de una transacción subyacente al movimiento.
  • Movimientos intracomunitarios: operación entre residentes comunitarios en relación con activos localizados en la UE o con títulos emitidos por un residente comunitario.
  • Movimientos extracomunitarios: operación entre residentes comunitarios y no comunitarios, o se refiera a activos localizados fuera de la UE o con títulos emitidos por un no residente comunitario.
Subir