guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Libre comercio

Libre comercio

Contabilidad y finanzas

Concepto

El término libre comercio, o librecambio, se aplica en el ámbito de las relaciones comerciales entre países para referirse a una política comercial caracterizada por la existencia de un comercio internacional sin trabas arancelarias ni de ningún otro tipo. Por tanto, el libre comercio supondría que el intercambio de bienes y servicios que se realiza entre países no estaría sometido ni a aranceles ni a otras barreras comerciales no arancelarios, como son los contingentes, subsidios, etc.

La existencia de una situación de libre comercio supone que en la práctica las diferencias entre transacciones económicas nacionales y transacciones económicas internacionales prácticamente se diluyen, especialmente, cuando los costes de transporte son cada vez menores.

Aunque teóricamente el libre comercio implica tanto la liberalización del intercambio comercial de bienes como de servicios, en la práctica las políticas aplicadas de liberalización comercial no se han aplicado de la misma forma para ambos, habiéndose considerado en primer lugar el comercio internacional de bienes y, posteriormente, el intercambio de servicios.

El término libre comercio habitualmente se opone al término proteccionismo y la defensa de uno u otro da lugar a las posturas librecambistas frente a las posturas proteccionistas.

Si la idea de las ganancias del comercio constituye, muy probablemente, el aspecto más relevante de la teoría económica internacional, la polémica entre el libre comercio y el proteccionismo constituye el tema más importante desde el punto de vista de la política económica internacional.

La postura de los economistas sobre el libre comercio

Si bien es cierto que entre los economistas son pocos los temas en los que exista un acuerdo más o menos generalizado, uno de los pocos en los que existe un amplio consenso es respecto a las ventajas que reporta el dejar que las naciones comercien libremente, estableciendo los mínimos aranceles u otras barreras al comercio. De hecho, otros colectivos se muestran más críticos en cuanto a las bondades de los procesos de liberalización comercial.

El cierto consenso que existe entre economistas a favor del libre comercio se fundamenta en un cuerpo teórico que demuestra que, normalmente, existen ganancias netas con un comercio más libre, tanto para los países como para el conjunto de la economía mundial.

El libre comercio es, en general, mejor que el establecimiento de restricciones parciales al comercio, aunque en algunos casos existen excepciones que pueden aconsejar el establecimiento de algún tipo de barrera comercial.

El convencimiento de los economistas respecto a las bondades del libre comercio no es algo nuevo dentro de la economía. Por el contrario, desde los tiempos de Adam Smith los economistas han defendido el libre comercio como el ideal hacia el que debe tender la política comercial.

Argumentos a favor del libre comercio

Los argumentos habitualmente utilizados a favor del libre comercio son los siguientes:

La eficiencia como justificación del libre comercio

La justificación en términos de eficiencia de las ventajas del libre comercio es simplemente el reverso del análisis coste-beneficio que habitualmente se realiza del establecimiento de un arancel. El establecimiento de un arancel por parte de un país pequeño provoca una pérdida neta en la economía, como consecuencia de la distorsión de los incentivos económicos de productores y consumidores. Por tanto, podemos realizar el análisis inverso y establecer que los avances que se produzcan hacia el libre comercio eliminarán estas distorsiones y aumentarán el bienestar nacional.

Los costes totales de las distorsiones asociados a la existencia de barreras comerciales y, por tanto, los beneficios de su eliminación van a ser tanto mayores cuanto mayores sean las barreras inicialmente existentes y cuanto más abiertas sean las economías.

Los beneficios adicionales del libre comercio

Muchos economistas consideran que el libre comercio reporta ganancias adicionales que no se contabilizan en el análisis estático coste-beneficio que habitualmente se utiliza a la hora de evaluar los efectos de las barreras arancelarias.

Un tipo de ganancia adicional del libre comercio sería la aparición de economías de escala. Cuando existen mercados nacionales muy protegidos de la competencia exterior no solamente se produce una fragmentación de la producción internacional, sino que al reducirse la competencia y existir la posibilidad de obtener mayores beneficios, un número elevado de empresas son atraídas a formar parte de la industria protegida. El hecho de que haya un número elevado de empresas participando en mercados reducidos, hace que las empresas no alcancen la escala de producción y el tamaño mínimo para poder ser eficientes. Por tanto, el libre comercio reporta ganancias en la medida en que contribuirá a detener la excesiva entrada de empresas a la industria —porque no serán rentables cuando se enfrentan a la competencia exterior— y las resultantes tendrán una escala mayor y más eficiente.

Otro argumento a favor del libre comercio es que la competencia exterior, tanto en el mercado nacional como en los mercados internacionales, va a incentivar a los empresarios a buscar nuevas vías para exportar o competir con las importaciones, ofreciendo más oportunidades para el aprendizaje y la innovación que si se produce en un sistema cerrado a la competencia exterior.

Aunque la mayor parte de los argumentos adicionales a favor del libre comercio no han sido cuantificados, algunos estudios empíricos muestran que las ganancias que podrían reportar son notablemente mayores que los beneficios que se obtienen cuando se tiene en cuenta solo las ganancias en términos de eficiencia.

El argumento político a favor del libre comercio

En teoría, hay circunstancias en las que el establecimiento de algún tipo de barrera comercial puede permitir obtener una ganancia en términos de bienestar nacional. Sin embargo, esta “sofisticada” política comercial muy probablemente en la práctica va a estar dominada por intereses políticos más que por la consideración de los costes y beneficios nacionales, de tal forma que lo que realmente se perseguirá es redistribuir la renta a favor de aquellos grupos que tengan la capacidad de ejercer presión política.

Por tanto, si se acepta el argumento anterior, la conclusión a la que muchos economistas llegan es que, a pesar de que en el terreno teórico la política comercial óptima no es siempre el libre comercio, en la práctica, es preferible el libre comercio sin restricciones.

Los obstáculos al libre comercio

A pesar de los avances que se han conseguido para aproximarse a unas relaciones comerciales internacionales de libre comercio, en el mundo real el proteccionismo ha tenido una gran importancia histórica, e incluso en la actualidad el comercio internacional está muy lejos de lo que sería una situación de libre comercio de bienes y servicios entre países.

A la hora de buscar una explicación de por qué son tan grandes las dificultades para alcanzar el libre comercio debemos tener en cuenta quién sale beneficiado y quién sale perjudicado del establecimiento de barreras comerciales. Y en este sentido la reflexión clave es que aunque el avance hacia el libre comercio beneficie al conjunto de un país, probablemente se va a producir un conflicto de intereses entre aquellos grupos que salen beneficiados y aquellos que salen perjudicados y es precisamente este conflicto de intereses dentro de las naciones un obstáculo mucho mayor hacia el libre comercio que los conflictos de intereses que se pueda producir entre naciones.

En definitiva, el poder relativo de los diferentes grupos de presión dentro de los países, en mayor medida que el interés nacional global, en muchas ocasiones va a determinar las políticas gubernamentales con respecto al comercio internacional; de ahí las trabas que en la práctica se producen para avanzar hacia el libre comercio.

Recuerde que...

  • El término libre comercio se opone al término proteccionismo y la defensa de uno u otro da lugar a las posturas librecambistas frente a las posturas proteccionistas.
  • Argumentos a favor: eficiencia, beneficios adicionales y argumentaciones políticas.
  • Los obstáculos al libre comercio se deben en gran medida a las políticas proteccionistas de algunos países.
  • El poder relativo de los diferentes grupos de presión dentro de los países va a determinar las políticas gubernamentales con respecto al comercio internacional.
Subir