guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Jubilación como extinción del contrato

Jubilación como extinción del contrato

La jubilación es el acto administrativo por el que el trabajador en activo pasa a una situación pasiva o de inactividad laboral tras haber alcanzado la edad máxima para trabajar o bien la edad a partir de la cual se le permite legalmente abandonar la vida laboral y obtener una retribución por el resto de su vida.

RRHH

¿Qué significa la jubilación para la relación contractual?

La palabra jubilación tiene origen en el término latino jubilatio, y hace referencia al resultado de jubilarse, es decir, dejar de trabajar por razones de edad, accediendo a una pensión. Es el acto administrativo por el que el trabajador en activo, ya sea por cuenta propia o por decisión ajena, pasa a una situación pasiva o de inactividad laboral tras haber alcanzado la edad máxima para trabajar o bien la edad a partir de la cual se le permite legalmente abandonar la vida laboral y obtener una retribución por el resto de su vida.

Al retirarse de su trabajo, el trabajador tiene el derecho legal de recibir las prestaciones correspondientes. La legislación laboral de cada país estipula condiciones diferentes al respecto.

¿Qué normativa es de aplicación a este hecho?

En el Capítulo XIII del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS) se regula la jubilación. En el artículo 204 de dicha Ley explica que “la prestación económica por causa de jubilación, en su modalidad contributiva, será única para cada beneficiario y consistirá en una pensión vitalicia que le será reconocida, en las condiciones, cuantía y forma que reglamentariamente se determinen, cuando, alcanzada la edad establecida, cese o haya cesado en el trabajo por cuenta ajena”.

El contrato de trabajo se puede extinguir por distintas causas, establecidas en el artículo 49.1 del Estatuto de los Trabajadores, que pueden sistematizarse de la siguiente forma:

  • - Por cumplimiento: Expiración del tiempo convenido o realización de la obra o servicio objeto del contrato, o por alguna causa válidamente consignada en el contrato (cumplimiento de alguna condición resolutoria; por ejemplo, condicionar la vigencia del contrato a la obtención de determinada titulación profesional, o a la obtención de determinados rendimientos determinados en el contrato).
  • - Por las causas consignadas válidamente en el contrato salvo que las mismas constituyan abuso de derecho manifiesto por parte del empresario.
  • - Por fuerza mayor que imposibilite definitivamente la prestación de trabajo, siempre que su existencia haya sido debidamente constatada conforme a lo dispuesto en el artículo 51.7.
  • - Por despido colectivo fundado en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.
  • - Por desaparición o incapacidad de las partes: Muerte, jubilación o incapacidad de trabajador o empresario (individual) o extinción de la personalidad jurídica del empresario (persona jurídica).
  • - Por voluntad del trabajador: Dimisión, abandono y extinción por causa justificada fundamentada en un incumplimiento contractual del empresario.
  • - Por voluntad unilateral del empresario: Despido.
  • - Por causas objetivas legalmente procedentes.
  • - Por decisión de la trabajadora que se vea obligada a abandonar definitivamente su puesto de trabajo como consecuencia de ser víctima de violencia de género.
  • - Por mutuo acuerdo de las partes.

Por lo tanto, la jubilación del trabajador es una decisión voluntaria.

Sí se admite, en cambio, que puedan pactarse edades obligatorias de jubilación en los convenios colectivos. Así, la disposición adicional 10ª del Estatuto de los Trabajadores dispone que en los convenios colectivos podrán establecerse cláusulas que posibiliten la extinción del contrato de trabajo por el incumplimiento por parte del trabajador de la edad ordinaria de jubilación fijada en la normativa de Seguridad Social (actualmente son 67 años o 65 años cuando se acrediten 38 años y 6 meses de cotización sin tener en cuenta la parte proporcional de las pagas extraordinarias, de acuerdo al artículo 205.1.a) del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social), siempre que esta medida esté vinculada a objetivos de política de empleo y el trabajador afectado tenga cubierto el período mínimo de cotización (o uno mayor si así se hubiera pactado en el convenio colectivo) y cumpla los demás requisitos para obtener la pensión de jubilación.

La Administración informará a cada trabajador sobre su futuro derecho a la jubilación ordinaria prevista en el artículo 205.1 del texto refundido de la Ley General de Seguridad Social, a partir de la edad y con la periodicidad y contenido que reglamentariamente se determinen.

En el caso de que se acceda a la situación de jubilación parcial, no se produce la extinción del contrato de trabajo, compatibilizándose en tal caso la pensión de jubilación con el trabajo a tiempo parcial.

La jubilación del empresario individual también producirá la extinción de los contratos si otra persona no continúa con la actividad. El artículo 49.1.g) del Estatuto de los Trabajadores se refiere a la jubilación en los casos previstos en el régimen correspondiente de la Seguridad Social, lo que hace referencia a la regulación de la jubilación de los trabajadores autónomos. Ha de tenerse en cuenta que en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos se permite al trabajador autónomo mantener la titularidad del negocio confiando la gestión directa del mismo a otra persona; si así ocurre, no se producirá la extinción de los contratos de trabajo. En otro caso, el empresario podrá extinguir los contratos comunicándolo a los trabajadores.

¿Qué tipos de jubilación existen?

La jubilación puede ser:

  • - Total: Cuando cumpliendo los requisitos generales para el acceso a la pensión de jubilación el trabajador cese totalmente en su actividad laboral.
  • - Parcial: Posibilita la compatibilidad entre el percibo de una jubilación del sistema de la Seguridad Social y un puesto de trabajo a tiempo parcial. Es aquella que es solicitada por los trabajadores por cuenta ajena, integrados en cualquier Régimen de la Seguridad Social, así como los socios trabajadores o de trabajo de las cooperativas que tengan 60 años cumplidos y reúnan las demás condiciones exigidas para tener derecho a la pensión de jubilación contributiva de la Seguridad Social. Pueden estar contratados a jornada completa o parcial. Podrán acogerse a esta modalidad:
    • a) Trabajadores que hayan cumplido 67 años [artículo 205.1.a) de la Ley General de la Seguridad Social] y reúnan los requisitos para acceder a la misma, siempre que se reduzca su jornada de trabajo entre un mínimo de un 25% y un máximo de un 50%, sin necesidad de la celebración simultánea de un contrato de relevo. Estos porcentajes se entienden referidos a la jornada de un trabajador a tiempo completo comparable.
    • b) Los trabajadores a tiempo completo pueden acceder a la jubilación parcial cuando reúnan los siguientes requisitos y siempre que se celebre a la vez un contrato de relevo (de acuerdo con los términos previstos en el artículo 12.7 del Estatuto de los Trabajadores):
      • 1. Haber cumplido las siguientes edades sin que se tengan en cuenta las bonificaciones o anticipaciones de la edad de jubilación que pudieran aplicarse al interesado.

        Esta escala no será de aplicación a los trabajadores que tuvieran la condición de mutualista el 1 de enero de 1967 (norma 2ª del apartado 1 de la Disposición Transitoria 3ª), que se les exigirá haber cumplido 60 años sin que se tengan en cuenta las bonificaciones o anticipaciones de la edad de jubilación que pudieran ser de aplicación a los interesados.

      • 2. Acreditar un período de antigüedad en la empresa de al menos 6 años inmediatamente anteriores a la fecha de jubilación parcial. Se computará la antigüedad acreditada en la empresa anterior si ha mediado una sucesión de empresa en los términos previstos en el artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores, o en empresas pertenecientes al mismo grupo.
      • 3. Que la reducción de su jornada de trabajo esté comprendida entre un mínimo de un 25% y un máximo del 50%, o del 75% si el trabajador relevista es contratado a jornada completa a través de un contrato de duración indefinida.
      • 4. Acreditar haber cotizado como mínimo 15 años, de los cuales 2 deberán estar incluidos dentro de los 15 años anteriores al hecho causante de la jubilación parcial. No se exige antigüedad en la empresa ni contrato de relevo. En el caso de personas con discapacidad de grado igual o superior al 33%, el período de cotización exigido será de 25 años.
      • 5. Que exista una correspondencia entre las bases de cotización del trabajador relevista y del jubilado parcial, de forma que la correspondiente al trabajador relevista no podrá ser inferior al 65% del promedio de las bases de cotización correspondientes a los 6 últimos meses del período de base reguladora de la pensión de jubilación parcial.
      • 6. Los contratos de relevo tendrán como mínimo una duración igual al tiempo que le falte al trabajador sustituido para alcanzar la edad de jubilación.
      • 7. Durante el período de disfrute de la jubilación parcial, empresa y trabajador cotizarán por la base de cotización que correspondería si estuviera trabajando este a jornada completa.
    • c) El disfrute de la pensión de jubilación parcial será compatible con un puesto de trabajo a tiempo parcial.
    • d) El régimen jurídico de la jubilación parcial será el que reglamentariamente se establezca.

      Deberán estar contratados a jornada completa (se asimilan los contratados a tiempo parcial cuyas jornadas, en conjunto, equivalgan en días teóricos a los de un trabajador a tiempo completo comparable, siempre que se reúnan en los distintos empleos los requisitos de antigüedad, reducción de jornada y contratación del relevista).

  • - Anticipada: Es aquella a la que se pueden acoger los trabajadores a partir de los 61 años y que cumplen unos requisitos de años de cotización efectiva mínima de 30 años, y que es anterior a la jubilación ordinaria, marcada por ley a los 67 años. También, deben encontrarse inscritos como demandantes de empleo en las oficinas del servicio público de empleo durante al menos 6 meses inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de jubilación. Debe cumplirse también, que el cese en el trabajo no se haya producido por causa imputable a la libre voluntad del trabajador. Se considera que el cese en la relación laboral se produce de forma involuntaria cuando la extinción se haya producido por alguna de las causas previstas en el artículo 267.1.1 de la Ley General de la Seguridad Social.

    Los trabajadores que se jubilan anticipadamente tienen derecho a percibir una pensión con una penalización porcentual del 8%, excepto en algunos casos particulares, pero muy minoritarios, por cada año que reste desde que decide jubilarse hasta cumplir los 65 años de edad.

  • - Flexible: Es la derivada de la posibilidad de compatibilizar, una vez causada, la pensión de jubilación con un trabajo a tiempo parcial. En este caso se minorará la pensión en proporción inversa a la reducción de la jornada de trabajo del pensionista en relación a la de un trabajador a tiempo completo comparable. Desde el 17 de marzo de 2013, el límite de reducción de jornada se sitúa entre un mínimo del 25% y un máximo del 50%. Consecuentemente, el jubilado debe realizar una jornada de entre el 75% y el 50% de la jornada de trabajo a tiempo completo.

    El derecho se extingue por fallecimiento del pensionista y se suspende por nueva incorporación laboral (excepto en el supuesto de jubilación flexible y de la jubilación parcial) o por sanción.

¿Quiénes son beneficiarios de la pensión de jubilación?

La jubilación genera una prestación -Véase: Jubilación (contributiva)-. Pueden ser beneficiarios de la pensión de jubilación, de acuerdo al artículo 205 del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social:

  • - Las personas incluidas en este Régimen General que, además de la general exigida en el artículo 165.1 (estar afiliadas y en alta en este Régimen o en situación asimilada al alta, al sobrevenir la contingencia o situación protegida, salvo disposición legal expresa en contrario), reúnan las siguientes condiciones:
    • a) Haber cumplido 67 años, o 65 cuando se acrediten 38 años y 6 meses de cotización, sin que se tenga en cuenta la parte proporcional que corresponde a las pagas extraordinarias. Para el cómputo de los períodos de cotización se toman años y meses completos, sin que se equiparen a ellos las fracciones de los mismos.
    • b) Tener cubierto un período mínimo de cotización de 15 años, de los cuales 2 deberán estar comprendidos dentro de los 15 años inmediatamente anteriores al momento de causar el derecho. A efectos del cómputo de los años cotizados no se tiene en cuenta la parte proporcional correspondiente a las pagas extraordinarias.

    En los casos en que se acceda a la pensión de jubilación desde una situación de alta o asimilada a la de alta, sin obligación de cotizar, el período de 2 años (apartado b del párrafo anterior) deberá estar comprendido dentro de los 15 años inmediatamente anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar. En estas situaciones, la determinación de la base reguladora de la pensión será el cociente que resulte de dividir por 350, las bases de cotización del interesado durante los 300 meses anteriores al mes previo al hecho causante (artículo 209.1 del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social).

  • - Quienes se encuentren en situación de prolongación de efectos económicos de la incapacidad temporal y reúnan las condiciones establecidas en el apartado anterior.
  • - La pensión de jubilación podrá causarse, aunque los interesados no se encuentren en el momento del hecho causante en alta o situación asimilada a la de alta, siempre que reúnan los requisitos de edad y cotización descritos en el primer punto.
  • - Para causar pensión en el Régimen General y en otro/s del sistema de la Seguridad Social, en el supuesto descrito en el párrafo anterior, será necesario que las cotizaciones acreditadas en cada uno de ellos se superpongan, al menos, durante 15 años.

De acuerdo a lo establecido en el artículo 206 del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, la edad mínima de jubilación podrá ser rebajada por Real Decreto, a propuesta del Ministro de Trabajo y Economía Social, en aquellos grupos o actividades profesionales cuyos trabajos sean de naturaleza excepcionalmente penosa, tóxica, peligrosa o insalubre y acusen elevados índices de morbilidad o mortalidad, siempre que los trabajadores afectados acrediten en la respectiva profesión o trabajo el mínimo de actividad que se establezca.

A tales efectos, se establecerá reglamentariamente el procedimiento general que debe observarse para rebajar la edad de jubilación, que incluirá la realización previa de estudios sobre siniestralidad en el sector, penosidad, peligrosidad y toxicidad de las condiciones de trabajo, su incidencia en los procesos de incapacidad laboral de los trabajadores y los requerimientos físicos exigidos para el desarrollo de la actividad.

El establecimiento de coeficientes reductores de la edad de jubilación solo procederá cuando no sea posible la modificación de las condiciones de trabajo y conllevará los ajustes necesarios en la cotización para garantizar el equilibrio financiero.

También podrá ser reducida en el caso de personas con discapacidad con un grado de discapacidad igual o superior al 65%, en los términos contenidos en el correspondiente Real Decreto acordado a propuesta del Ministerio de Trabajo y Economía Social, o también en un grado de discapacidad igual o superior al 45%, siempre que, en este último supuesto, se trate de discapacidades determinadas respecto de las que existan evidencias de que determinan de forma generalizada y apreciable una reducción de la esperanza de vida.

La aplicación de los coeficientes correctores de la edad en ningún caso dará lugar a que el interesado pueda acceder a la pensión de jubilación con una edad inferior a la de 52 años. Esta limitación no afectó a los trabajadores de los regímenes especiales (de la minería del carbón y trabajadores del mar) que, en 1 de enero de 2008, tenían reconocidos coeficientes reductores de la edad de jubilación, a los que se aplicó la normativa anterior.

Estos coeficientes reductores de la edad de jubilación no serán tenidos en cuenta para acreditar la exigida para acceder a la jubilación parcial, a los beneficios establecidos en el apartado 2 del artículo 210.

La edad mínima puede ser rebajada o anticipada, solo para trabajadores en alta o en situación asimilada al alta, en los supuestos especiales siguientes:

  • - Jubilación anticipada a partir de los 60 años por tener la condición de mutualista.
  • - Jubilación anticipada a partir de los 61 años sin tener la condición de mutualista.
  • - Jubilación parcial.
  • - Jubilación del personal del Estatuto minero, personal de vuelo de trabajos aéreos, artistas, profesionales taurinos, bomberos y miembros del cuerpo de la Ertzaintza.
  • - Jubilación flexible.
  • - Jubilación de trabajadores afectados por una discapacidad igual o superior al 45 o 65%.
Subir