guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Agentes biológicos

Agentes biológicos

RRHH

I. CONCEPTO

Agente vivo microscópico presente en el ambiente que puede producir enfermedades comunes o de las consideradas como profesionales. Entre estos contaminantes se encuentran los microbios, los virus, las bacterias, los protozoos, los hongos, etc.

El papel relevante de la vigilancia de la salud de los trabajadores expuestos a tóxicos industriales va más allá de la confirmación de la aparición del daño. Actualmente es posible emplear métodos que detectan con la mayor rapidez una absorción excesiva o la aparición de efectos biológicos incipientes (mientras aún son reversibles y no producen deterioro de la salud).

Los microorganismos son los contaminantes biológicamente activos, y constituyen un grupo amplio y diverso de organismos que existen como células aisladas o agrupadas. En este aspecto las células microbianas se diferencian de las células de los animales y las plantas, ya que las segundas son incapaces de vivir de forma aislada en la naturaleza y sólo pueden existir como parte de organismos pluricelulares.

II. CLASES O TIPOS

Los cuatro microorganismos que pueden interactuar con los seres humanos son las bacterias, los hongos, los virus y los protozoos.

  • - La metodología aplicada para la medición de los contaminantes biológicos dependerá de su naturaleza y del medio en el cual se desean cuantificar o identificar.
  • - Una vez establecido el método de muestreo que se va a utilizar y los microorganismos (en superficie) que se desea aislar y cuantificar, será necesario determinar los lugares y la posición de muestreador, el número de muestras y su frecuencia.
  • - Cualquier comparación de resultados en la evaluación de riesgos ha de tener en cuenta los procedimientos de muestreo utilizados.
  • - El peligro de un agente biológico está determinado por su capacidad de producir una enfermedad, su posibilidad de contagio y la existencia de tratamiento eficaz.

III. LAS TÉCNICAS DE MUESTREO

Las técnicas de muestreo ambiental de microorganismos son:

  • - Sedimentación. Es el método más rudimentario; consiste en la exposición de placas de Petri al ambiente durante cierto tiempo.
  • - Recogida en medio líquido. Consiste en hacer pasar un volumen determinado de aire en forma de burbuja a través de un caldo de cultivo o de una solución isotónica, en los cuales quedan retenidos los microorganismos.
  • - Filtración. Se hace pasar un volumen determinado de aire a través de un filtro en el cual quedan retenidas las partículas portadoras de microorganismos.
  • - Impactación. Se impacta un volumen determinado de aire sobre un medio de cultivo sólido.

Las técnicas de muestreo en superficie de microorganismos son:

  • - Placa de contacto. Se añade a una placa RODAC un medio de cultivo sólido, en ligero exceso y seleccionado en función de los microorganismos buscados.
  • - Frotis. En este método se utilizan torundas estériles de algodón que permiten muestrear en zonas de difícil acceso para las placas de contacto.

IV. CRITERIOS DE VALORACIÓN

Para valorar los resultados obtenidos en la medición de agentes físicos o de contaminantes químicos nos basamos en la existencia de unos límites de referencia o criterios de valoración. Ahora bien, la dificultad para establecer límites fiables para este parámetro aparece como consecuencia de las características que confiere a estos agentes el hecho de ser organismos vivos, es decir:

  • - Son capaces de reproducirse en un medio y en unas condiciones adecuadas.
  • - Pueden adquirir formas de resistencia (esporas) que les permiten la supervivencia en medios adversos, durante largos periodos de tiempo.
  • - Hay diferencias en el grado de virulencia de las distintas capas, teniendo en cuenta, además, la diferencia en la capacidad de respuesta del sistema inmune de los organismos afectados.

V. GRUPO DE RIESGO DEL AGENTE BIOLÓGICO

Según el riesgo de infección que generan para las personas expuestas, los agentes biológicos se clasifican en cuatro grandes grupos:

  • - Grupo 1. Agente biológico que difícilmente puede causar enfermedades en el hombre.
  • - Grupo 2. Agente biológico patógeno (causante de enfermedad), que puede causar enfermedad al hombre, pero que difícilmente se puede propagar a la colectividad, existen profilaxis o tratamientos eficaces.
  • - Grupo 3. Agente biológico patógeno que puede causar enfermedad grave al hombre, con riesgo a que se propague a la colectividad; existen profilaxis o tratamientos eficaces.
  • - Grupo 4. Agente biológico patógeno que causa enfermedad grave en el hombre; existen muchas posibilidades de que se propague a la colectividad; no existen, generalmente, una profilaxis o tratamiento eficaces.

El peligro de un agente biológico está determinado por su capacidad de producir una enfermedad, su posibilidad de contagio y la existencia de tratamiento eficaz.

El grupo de peligrosidad de un agente aumenta, en consecuencia, con el número del grupo al que pertenezca, desde el 1, en el que se encuentran aquellos agentes que muy difícilmente pueden causar enfermedades al hombre, hasta el 4, en el que se encuentran los más peligrosos. Está prevista la elaboración por parte de la CEE de una lista de los nombres de los agentes biológicos separados por categorías (parásitos, hongos, virus, bacterias y similares), con el número del grupo al que pertenece cada uno y la indicación de posibles efectos alérgicos en aquellos que los presenten.

VI. GRADO DE LA EXPOSICIÓN

En este sentido hay que distinguir dos situaciones básicas. Por una parte, se encuentran las actividades en las que, sin existir intención deliberada de manipular o utilizar agentes biológicos, éstos pueden encontrarse en el medio de trabajo, en las personas o animales o en las muestras manipuladas. Entre ellas se pueden destacar las actividades que implican contacto con animales y los trabajos de asistencia sanitaria.

Por otra parte encontramos aquellas situaciones en las que sí que existe una intención deliberada de manipular agentes biológicos. Entre ellas se puede citar el caso de los laboratorios de diagnóstico microbiológico o los procesos industriales en los que intervienen agentes biológicos.

El estudio de la presencia de agentes biológicos en un ambiente laboral implica tres fases bien diferenciadas:

  • 1º. Identificación del contaminante.
  • 2º. Medición del contaminante.
  • 3º. Valoración de la situación.

VII. ACCIONES Y MEDIDAS DE PREVENCIÓN DE CARÁCTER GENERAL

Entre la selección de las diferentes medidas de prevención y protección aplicables a las situaciones en las que pudieran estar presentes agentes biológicos, se deberán tener en cuenta los distintos elementos que conforman cualquier procedimiento de trabajo, es decir,: el foco de emisión del contaminante, el medio de propagación y el receptos del mismo. Es conveniente considerarlos en este orden de prioridad, habida cuenta que el mayor grado en prevención se consigue actuando sobre el foco de emisión del contaminante. Si se logra reducir la emisión se habrá conseguido reducir la recepción del contaminante por el individuo.

Basándose en estos principios, a continuación se describen algunas de las medidas preventivas de aplicación en las diversas situaciones de trabajo en las que existe o se sospecha que pueda existir exposición a agentes biológicos: Medidas de actuación sobre el receptor:

  • a) Formación e información. Esta medida presupone que una completa formación en materia de trabajo que ha de realizarse y en materia de prevención conlleva una actuación más segura por parte del trabajador.
  • b) Reducción del número de trabajadores expuestos.
  • c) Medidas de protección individual. Hace referencia al uso de equipos y prendas de protección personal. Estas medidas deberían ser empleadas siempre en último lugar y sólo durante operaciones concretas, por breves espacios de tiempo.
  • d) Vigilancia médica y sanitaria. Esta medida tiene por objeto detectar los trabajadores especialmente sensibles a la acción de los agentes biológicos y controlar la evolución de todos aquellos profesionalmente expuestos.
Subir